El Jumilla no tira la toalla

Un lance del encuentro./FC Jumilla
Un lance del encuentro. / FC Jumilla

Un gol de Antonio Marín en propia puerta da los tres puntos al equipo de Leonel Pontes

ANTONIO NAVARRO

El Jumilla aguanta en la zona tranquila de la tabla. Los de Pontes sumaron ayer tres puntos en Granada ante un rival que enlazó su sexta derrota consecutiva. Los del Altiplano fueron superiores en la primera mitad. El filial rojiblanco atraviesa su peor momento de la temporada y eso se nota en el rendimiento de los futbolistas de Pedro Morilla, que estuvieron tremendamente imprecisos en la primera mitad y poco afortunados en la segunda, en la que casi todas las llegadas morían cerca del área murciana, pero sin llegar a chutar entre los tres palos en parte por la falta de acierto local y en parte también por el buen trabajo realizado por la zaga del Jumilla.

0 Recreativo Granada

Lejárraga, Antonio Marín, Héctor (Ontiveros, m.56), Carlos Neva, Fran Serrano, Yael, Adri Rivas (Jean Carlos, m.78), Andrés García, Rubén Sánchez, Juancho y Caio (Víctor Morillo, m.64).

1 FC Jumilla

Simón, Mario Marín, Migue Marín, Edu Luna, Leak, Manolo, Peque, Manu Miquel, Carlos Álvarez (Diego Sánchez, m.82), Ming Yang (Gregori, m.88) y Óscar Rico (Bouba, m.70).

Goles
0-1, m.23: Antonio Marín (en propia puerta).
Árbitro
Del Río Lozano (colegio extremeño). Amonestó a los locales Héctor y Fran Serrano así como al visitante Mario Marín.
Incidencias
Partido de Liga disputado en la Ciudad deportiva del Granada ante algo más de 400 espectadores.

El Recreativo no disparó entre los tres palos en todo el encuentro. El equipo rojiblanco saltó al césped animado, intentando llevar el peso del partido, pero fue el visitante Manolo el primero en rozar el gol con un disparo desde la frontal que salió desviado por poco (minuto 1). Manolo se empeñó en ser protagonista y pocos minutos después ejecutó a la perfección un lanzamiento de falta escorado a la derecha, obligando al guardameta Lejárraga a volar para desviar a córner un balón que parecía destinado a entrar por la escuadra.

La precipitación en los últimos metros y la 'obligación' de ganar provocaron que el Recreativo cada vez estuviese más impreciso y ese estado de ánimo empeoró cuando el Jumilla se adelantó en el marcador en una jugada en la que Juancho quiso montar una contra por la izquierda, perdió el balón ante Migue Marín y éste recorrió el camino inverso con el balón en los pies, poniendo un buen centro al área para que Leak adelantara a su equipo con la involuntaria ayuda de Antonio Marín, que quiso despejar el balón pero lo desvió hacia su portería. Lejos de mejorar, los siguientes minutos fueron catastróficos para el filial, que abusó de los balones largos hacia sus dos delanteros, por lo que sus futbolistas de banda -Adri Rivas y Caio- apenas intervinieron, mientras que el Jumilla rozó el 0-2 con un disparo de Peque que salvó Lejárraga con los pies. Los murcianos también reclamaron un posible penalti que el árbitro no vio, por lo que se marcharon a la caseta con la sensación de haber cumplido a medias su misión de dejar encarrilado el encuentro.

En la segunda mitad el Recreativo Granada mejoró, pero no lo suficiente. No le sirvió dominar el juego ni disponer de las dos ocasiones más claras del segundo tiempo.

Temas

Fútbol