Fútbol | Segunda B

Aketxe aleja las nubes

Lance del partido disputado entre el Jumilla y el Efesé./JAVIER CARRIÓN / AGM
Lance del partido disputado entre el Jumilla y el Efesé. / JAVIER CARRIÓN / AGM

Suma su primer triunfo de la Liga con un doblete de Aketxe y un tanto de Santi Jara

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

«Era un partido a vida o muerte». Lo confesó su principal protagonista, Isaac Aketxe, después de anotar dos goles y dar un tercero a Santi Jara en el infierno de Jumilla, del que no obstante un año más salió indemne un Cartagena aún con mucho margen de mejora por delante. Las caras, los gestos y las actitudes de los albinegros desde que pisaron el horno jumillano ya dejaban muy claro que la cosa iba en serio y que lo único que se podía hacer en el Uva Monastrell era ganar el partido. Lo consiguió el equipo de Gustavo Munúa y al final hubo caras de alivio. Incluso tuvimos tiempo para poder disfrutar durante unos pocos minutos de una preciosa luna llena, que asomaba imponente, como colgada de la sierra del Carche. Y cuando el árbitro pitó el final del partido, a pesar del sudor y de una tarde de calor por momentos insoportable, los 150 aficionados cartageneros desplazados a tierras jumillanas ya solo tenían ganas de aplaudir y festejar un éxito que ha tardado demasiado en llegar. Pero ya ha venido. Ya está. Roto el corsé.

1 FC Jumilla

Simón Ballester; Mario Marín, Robles (Koyo, minuto 69), Leak, Salvi; Stevenson, Manolo; Óscar Rico (Peque, minuto 20), Donovan, Ming (Bouba, minuto 62); y Carlos Álvarez.

3 FC Cartagena

Mario; Orfila, Moisés (Luis Mata, minuto 46), Ayala, Jesús Álvaro; Vitolo, Rui Moreira; Fito Miranda (Paim, minuto 70), Rubén Cruz, Santi Jara; y Aketxe (Moyita, minuto 83).

Goles:
0-1, Aketxe (minuto 15). 1-1, Donovan (minuto 36). 1-2, Santi Jara (minuto 52). 1-3, Aketxe (minuto 61).
El árbitro:
Sánchez Villalobos (andaluz). Amarillas a los locales Mario Marín, Simón Ballester, Robles y Salvi; y a los visitantes Rui Moreira, Aketxe, Jesús Álvaro y Vitolo.
El estadio:
Uva Monastrell. Unos 300 espectadores, 150 de ellos llegados desde Cartagena.
El público
La tarde fue muy calurosa y hubo muy poco ambiente en el Uva Monastrell. Solo los aficionados desplazados desde Cartagena se animaron de vez en cuando y cantaron desde la pequeña grada del recinto, que ni siquiera se llenó completamente.
El detalle
Paco Belmonte, por motivos estrictamente personales, no estuvo ayer en el Uva Monastrell y no hubo representación del Cartagena en el palco del campo jumillano. Manuel Sánchez Breis, mánager general del club, lideró la expedición, pero siguió el desarrollo del juego en un extremo de la grada, de pie junto a una barandilla.

Porque el Cartagena sumó por fin su primer triunfo de la Liga. Ya era hora. Sí. Y eso, aunque haya sido en la quinta jornada y ante un rival que está a años luz en lo económico, en lo deportivo y en lo social, había que celebrarlo. Son tres puntos que deben servir para empezar a crecer a pasos agigantados, escalar puestos en la tabla a todo trapo y enterrar para siempre las dudas de un primer mes de competición que había sido ciertamente decepcionante. Todo está por andar, eso sí. Hay muchas cosas por mejorar y algunos de los errores que se vieron en semanas anteriores se repitieron ayer en Jumilla. Pero obviamente se corregirán mejor desde la victoria.

Buen arranque

El primer triunfo en Liga de la era Munúa llegó gracias al instinto de Aketxe y a dos errores muy groseros de un Jumilla que tiró por la borda el trabajo que había hecho en el primer acto. Regaló la victoria, además, cuando menos sufría. El campo estaba en pésimas condiciones, pero en esta ocasión, a diferencia de lo que sucedió en Don Benito, sí supo adaptarse desde el primer momento el equipo de Munúa. Mejor incluso que el conjunto local, que entró muy mal al partido, se dejó dominar y lo pagó con el gol de Aketxe al cuarto de hora.

Jesús Álvaro, desatado desde la primera jugada y recordando al gran lateral que fue y seguirá siendo, puso un buen centro en el segundo palo y el ariete vasco estrenó su cuenta en este curso son un soberbio testarazo, marca de la casa. Fue uno de esos remates llenos de vigor, inteligencia y precisión. De los que se aprenden jugando en el parque o en la playa. O en el recreo. Le ha costado más que nunca abrir la lata al ariete vasco y ya sabemos que si él no marca, la cosa se complica. Ayer, muy bien escoltado por Rubén Cruz, se lo pasó pipa. Y si él disfruta, las nubes se alejan.

Munúa no utilizó a Cordero, Gracia, Elady ni Óscar Ramírez. Y Moyita entró en el 83

Moisés se resintió de su lesión en el tobillo y el luso Luis Mata entró por él tras el descanso

Después le anularon un gol a Rubén Cruz, también de cabeza, y un par de contragolpes visitantes acabaron en nada porque ni Aketxe ni Santa Jara supieron dar el último pase. Munúa hizo tres cambios en el equipo y lo cierto es que el plan le salió bien. Orfila mejoró a Óscar Ramírez en el lateral derecho, Rui Moreira no desentonó haciendo las labores de Cordero y Aketxe, con sus dos goles, arruinó cualquier posibilidad de abrir un debate por la suplencia de Moyita, quien había sido el mejor ante el UCAM.

Se lesionó Óscar Rico muy pronto, tras un buen centro que Robles no conectó bien. Y empató Donovan, el mejor de los locales, después de un nuevo fallo difícil de entender de la zaga albinegra. El atacante del Jumilla aprovechó la falta de entendimiento de Moisés y Ayala y superó a Mario, petrificado bajo palos primero y saliendo mal luego, con un tiro cruzado. Acusó el golpe el Cartagena, que de nuevo veía cómo le hacían el gol en el primer disparo. Moisés salvó in extremis un remate de Peque tras una fulgurante internada de Donovan y en esa jugada se resintió de su lesión en el tobillo. Y no siguió. Aketxe casi marca con un libre directo desde el borde del área que obligó a Simón Ballester a hacer una gran parada.

Rápida sentencia

Volvió el Efesé del descanso con nuevos bríos y muy pronto dejó el choque sentenciado. Y eso que el Jumilla ganó en confianza y comenzaba a dar síntomas de clara mejoría. Un centro de Peque desde la derecha se pasó por boca de gol sin que nadie rematara a la red. Luego vimos un disparo lejano y con intención de Santi Jara. Y después, otro de Rubén Cruz, desde dentro del área. Pero no sufría el Jumilla. Lo que pasa es que el equipo de Pontes regaló dos goles con dos errores de alevines y eso se paga muy caro en cualquier categoría. Más aún si delante tienes a un formidable ariete de Segunda B como es Aketxe. Así, el cuadro vinícola acabó perdiendo por primera vez ante su afición.

En el primero, se equivocó el juez de línea al marcar un saque de banda y el árbitro lo corrigió. Tenía que sacar el Cartagena, pero el asistente le daba la pelota al cuadro local. Dos defensas del Jumilla se quedaron parados, Rubén Cruz sacó rápido y dejó solo a Aketxe, quien corrió totalmente desmarcado en dirección al área y la puso en el segundo palo. Y Santi Jara empujó el balón a la red. El 1-3 llegó tras un fallo clamoroso de Robles y Simón Ballester, que no se entendieron después de un envío de Rubén Cruz al área pequeña y acabaron regalando el tanto a Aketxe, quien solo tuvo que acompañar la pelota en su camino hacia la portería local. Tiene el Jumilla futbolistas para hacer cosas interesantes, pero estos errores no se pueden cometer. Ni ante el Cartagena ni ante nadie.

Quedaba media hora y para el equipo de Munúa era cuestión de dormir el partido y dejar que pasaran los minutos. El Uva Monastrell es incómodo y no permite ni un solo momento para la relajación. Y como el Jumilla tiró de orgullo y no desfalleció, los visitantes pudieron haberse complicado la vida en el tramo final. Porque el cuadro local tuvo dos o tres llegadas claras para acortar distancias y meterse en el choque. El meta Mario salvó la más clara con una gran salida a los pies de Carlos Álvarez. Antes se había tirado como un león a los de Donovan para impedir que el británico marcara. Así, el meta cántabro se redimió de su error en el tanto local.

Más