Fútbol | Segunda B

Demasiado castigo para el Jumilla

Migue Marín se queja de una entrada por detrás de Pedro Ríos./J. O.
Migue Marín se queja de una entrada por detrás de Pedro Ríos. / J. O.

La mayor eficacia del San Fernando decide el encuentro en el Uva Monastrell

JOSÉ ORTEGAJumilla

Mereció al menos un punto el Jumilla, que llegó más veces y con mayor claridad al área del San Fernando, pero un gol de Colo en la primera mitad resolvió el encuentro en el Uva Monastrell.

0 FC Jumilla

Simón, Mario Marín, Edu Luna, Leak, Migue Marín, Manolo, Stevenson, Peque, Óscar Rico, Donovan Wilson, y Carlos Álvarez.

1 San Fernando

Rubén Gálvez, Nano Cavilla, Juanje, Gabi Ramos, Colo, Raúl Palma, Pedro Ríos, Manu Ramírez, Pau Franch, Carri, y Pablo Sánchez.

Gol:
0-1, Colo, minuto 24.
Árbitro:
Caparrós Hernández (valenciano). Amonestó Gabi Ramos y Carri.
Estadio:
Municipal Uva Monastrell, ante 400 aficionados.

No obstante no se puede hablar de injusticia, sino de solvencia. Esa es la palabra que mejor define el partido realizado por el conjunto gaditano, que supo apretar cuando tuvo que hacerlo para después, con ventaja en el marcador, replegarse y salir a la contra, logrando cortocircuitar los engranajes vinícolas.

El San Fernando comenzó con una presión alta, impidiendo la salida con balón jugado de los de Leonel Pontes, que en numerosas ocasiones tuvo que recurrir al balón largo para salir del embudo y conectar con sus delanteros. Sin embargo, el equipo visitante no llegaba a inquietar a un Jumilla que, poco a poco y con el paso de los minutos, se fue asentando en el terreno de juego, con Peque y Óscar Rico atacando por las bandas, y con un Carlos Álvarez muy peleón, tratando de liberar lo máximo posible a Donovan Wilson de la lucha con los centrales. El choque se equilibró, y la primera ocasión manifiesta de gol fue para el Jumilla. Peque no acertó y dio pie a que el San Fernando encontrara su premio pocos minutos después, tras el saque de un córner. El balón se sacó en corto al primer palo. El balón llegó al corazón del área, donde Colo disparó cruzado para anotar el único tanto del encuentro.

Enfado de Pontes

El tanto hizo crecer en confianza al San Fernando, que supo cerrar filas para mantener la ventaja al descanso sin que ocurriera mucho más. Lo más reseñable antes del paso por vestuarios fue la lesión muscular de Donovan Wilson, que a cuatro minutos del intermedio abandonó el terreno de juego. Pontes, al final del partido, se mostró perplejo por esta circunstancia. Se refirió a unas supuestas sesiones de entrenamiento extra que, según dejó entrever, algunos jugadores realizan por su cuenta en el gimnasio. «Ayer estaba un poco cargado muscularmente. Los jugadores tienen que trabajar solo durante la semana, y no fuera. Los músculos se cargan de más y después no están preparados para este ritmo del juego».

El cambio condicionó el resto del partido. Diego Sánchez, que apenas ha disputado unos cuantos minutos este curso, saltó al campo y demostró que está listo para aportar cosas positivas. Su brega con los centrales le hizo robar algún balón cerca del área rival, y su buen juego aéreo le convirtió en el mayor generador de juego durante la segunda mitad, bajando balones para dar continuidad a las jugadas ofensivas, y permitiendo la incorporación de jugadores desde la segunda línea. Un segundo periodo en el que también Pontes regresó al 3-4-3 que ya dispuso sobre el césped en la última jornada, lo que dio libertad a Migue Marín en sus subidas por la banda, y concedió superioridad al Jumilla en la medular.

Con el paso de los minutos los vinícolas se volcaron más en ataque, y el San Fernando se encomendó a las contras. Diego Sánchez lo intentaba. Tuvo un mano a mano con Rubén Gálvez, que le sacó el balón con el pie. En el tiempo añadido conectó una volea que acabó en las manos del portero. Fue la última jugada de un encuentro, que se saldó con la segunda derrota de los vinícolas en su feudo en lo que va de temporada. La primera fue ante el Cartagena.