Fútbol | Segunda B

Remontada para la tranquilidad del Jumilla en la tabla

Los jugadores del FC Jumilla celebran uno de los dos goles./Abdías Simón
Los jugadores del FC Jumilla celebran uno de los dos goles. / Abdías Simón

El penalti, ejecutado por Álvarez y una falta, muy bien lanzada por Miquel, sirvieron para remontar el adverso marcador de 0-1 que favorecía al Linense

ABDÍAS SIMÓNJumilla.

Casi un mes después del encuentro frente al San Fernando correspondiente a la jornada 18 del calendario, y que se saldó con derrota por la mínima para los vinícolas, el Uva Monastrell volvía a acoger una jornada de liga y lo hacía en un día gris, de tiempo muy frío, nuboso y hasta en ocasiones lluvioso, que no impidió la disputa de este partido que en la jornada 21, enfrentaba a un FC Jumilla necesitado de puntos para huir de la zona baja de la clasificación, ante una Balona, que ha comenzado la segunda vuelta enlazando una racha de derrotas, que les ha sacado del playoff.

2 Jumilla

Simón, Miguel Marín, Leak, Robles, Mario Marín, Manolo, Manu Miquel, Ming Yang (Silvayn, min.89), Peque, Oscar Rico (Bouba, min. 87) y Carlos Álvarez (Diego Sánchez, min. 84).

1 R. B. Linense

Montoya, Abel Moreno (Mai Marín, min. 60), Pierre, Joe, Carrasco, Tarsi (Juampe, min. 70), Gato, Sana, Cellerino, Pirulo y Ahmed.

Goles:
0-1, Pirulo (min. 10). 1-1, Carlos Álvarez (min. 29). 2-1, Manu Miquel (min. 34).
Árbitro:
Yuste Querol (Colegio Valenciano), mostró amarillas a Miquel, Mario Marín y Diego Sánchez por parte local y a Abel Moreno, Ahmed y Joe, por parte visitante.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 21ª de liga de 2ª División B Grupo IV, disputado en el Municipal Uva Monastrell ante 300 aficionados.

Con estas premisas y con las ideas claras, los linenses se plantaban sobre el césped jumillano, -algo seco por las últimas heladas-, realizando unos primeros 20 minutos frenéticos, en los que ejercieron una presión asfixiante, muy bien posicionados en defensa y sin dejar respirar a los blanquiazules. 20 minutos que les sirvieron también a los andaluces para ponerse por delante en el marcador, gracias a que en el 10, una internada por banda derecha y un centro lateral de Cellerino, provocaba las dudas en Simón, que no logró blocar el esférico, llegando su rechace a los pies de Pirulo, que solo tuvo que remacharlo a la red.

Tras el frenesí linense, los jumillanos por fin llegaron al partido, el rocoso centro del campo vinícola, formado por Manolo, Ming y Miquel, comenzó a robar balones y a distribuirlos con criterio en ataque; Peque y Rico permutaron sus bandas para dar espacio a los carrileros, y los Marín, Miguel y Mario, captaron la orden de Pontes y pasaron al ataque, siendo precisamente Miguel Marín, que cuajó un excelente encuentro, el que se plantaba en el área de Montoya, recibiendo una dura entrada de Abel Moreno y provocando el penalti, que perfectamente ejecutado por Carlos Álvarez ponía las tablas en el marcador en el minuto 29.

Y no se hizo esperar el 2-1, ya que apenas cinco minutos más tarde, y en una falta peligrosa en la frontal del área, Manu Miquel sacó un latigazo pegado al palo derecho de la portería defendida por Montoya, ante el que nada pudo hacer el cancerbero linense. Con un FC Jumilla mucho más metido en el partido y un Linense replegado, finalizaba la primera mitad.

La segunda parte, a pesar de no tener goles, fue un monólogo vinícola; la presencia de los hombres del centro del campo jumillano y una férrea línea defensiva se dejaron notar, para que el Linense dispusiera apenas, de un par de ocasiones en todos los segundos 45 minutos. Ocasiones que por otra parte, no inquietaron a Simón.

Si lo hizo Oscar Rico ya en el minuto 74, en el que dispuso de la mejor ocasión de la segunda parte, con otra gran jugada de estrategia, made in Pontes y en otra falta en la frontal del área linense, en la que el ilicitano buscó otra vez el palo derecho de Montoya, que detuvo el cuero con una gran estirada. Y con estos mimbres, el colegiado puso fin al partido.

El FC Jumilla sigue dando pasos hacía el objetivo de la salvación y gracias a su victoria por 2-1 frente a la Real Balompédica Linense, pone nueve puntos de distancia con el descenso. Algo que Pontes aseguró en rueda de prensa que, «nos aporta tranquilidad, ya que estar cerca de la zona de descenso nos genera nervios, y más en este grupo, en el que bastantes jugadores son jóvenes».