Jornada 37

Valverde: «Estamos tocados, no lo voy a negar»

Ernesto Valverde. / AFP I Atlas

El técnico azulgrana evitó entrar al trapo de las dudas sobre su continuidad en el Barça aunque reconoció en la previa del partido ante el Getafe que está como «en una celda de castigo»

P. RÍOSBarcelona

Tal y como se esperaba, el partido liguero ante el Getafe, que cerrará la temporada del Barça en el Camp Nou, pasó de puntillas por la rueda de prensa de Ernesto Valverde previa al duelo. Todas las miradas estaban en el ánimo del técnico azulgrana tras la debacle de la vuelta de las semifinales de Champions ante el Liverpool en Anfield, aunque el 'Txingurri' fue fiel a su estilo y se mostró entero y reflexivo. «No he visto el partido del Liverpool, aunque lo tengo bien en la cabeza y claro. Estuvimos en el partido como para poder marcar. Así como en el comienzo sabíamos que iban a salir fuertes a por el gol y lo hicieron, en la segunda parte nos rehicimos, pero los dos goles en dos minutos nos enviaron a la lona. Si hubiésemos hecho un gol en el primer tiempo todo hubiera sido diferente. En estas situaciones los análisis siempre se van al lado negativo», explicó sobre el duelo, que echó por tierra todas las esperanzas de un triplete culé y con ellas parte del crédito del entrenador.

«Estoy como en la celda de castigo y estaré ahí hasta que se pase esto. No dejas de pensar en lo que ha pasado y por qué ha pasado. La afición se puede manifestar como crea conveniente aunque creo que es una oportunidad para levantarnos, porque lo que esperan nuestros enemigos es que nos peguemos entre nosotros», señaló gráficamente sobre su estado de ánimo en los últimos días.

«Es una suposición, por el momento no tengo nada que entender. Ya veremos, pero nuestra idea es ganar la Copa. Siempre me he sentido respaldado por el club, sé que hay muchos comentarios al respecto porque un golpe de este tipo sabemos lo que es en este deporte, o mejor dicho, en este espectáculo. Hay que romper todo, como en una papeleta, y luego rehacerlo todo», señaló sobre la posibilidad de que no continúe al frente del Barça la próxima temporada pese a haber renovado recientemente.

«Debemos dar un paso al frente y enfrentarnos a la situación, no escondernos debajo de una piedra. Es duro porque las piernas no funcionan del mismo modo y estamos tocados, no lo voy a negar. Más que nada porque tenemos una responsabilidad no solo con nostros mismos sino también con la afición», dijo apelando al orgullo de su plantilla para los dos partidos ligueros restantes y especialmente de cara a la final de Copa ante el Valencia del próximo 25 de mayo.

Ya respecto al partido ante el Getafe, Valverde valoró las similitudes entre el equipo madrileño y el Valencia para explicar la importancia del encuentro como piedra de toque previa a la final copera: «El Getafe juega de forma parecida al Valencia y además se juega la Champions con ellos, por lo tanto sí es una buena piedra de toque, más después de una semana durísima, con un palo tremendo para la afición, los jugadores y todos nosotros».

«Lo veremos mañana, pero tengo la sensación de que los jugadores están con la misma idea que yo», señaló sin despejar incógnita alguna sobre su posible alineación ante el Getafe.

«No nos precipitemos, todavía no ha acabado la temporada y tenemos por delante un partido en el que nos jugamos un título que esperemos que Coutinho nos ayude a ganar», dijo sobre la situación del brasileño, con pie y medio fuera del Barça.

«No soy médico, Luis está jugando mermado desde hace tiempo, está aguantando porque tiene ese carácter de ir hacia adelante, pero si está lesionado y se tiene que operar, qué le vamos a hacer», opinó respecto a la operación del delantero uruguayo, que ha dicho adiós a la temporada con su club pero que aún podría llegar para la Copa América.

«Rakitic es un profesional de primer nivel, se fue a Sevilla con su familia. Puede salir a la calle y me parece bien que lo haga», se limitó a señalar Valverde sobre la polémica del croata, que posó sonriente en la Feria de Abril de Sevilla el día siguiente a la eliminación del Barça en la Champions.