Temporada 2018-2019

Rubiales revoluciona la Supercopa de España

Sevilla y Barcelona, en la última final de Copa del Rey. /Efe
Sevilla y Barcelona, en la última final de Copa del Rey. / Efe

Barcelona y Sevilla disputarán el primer título de la próxima temporada el 12 de agosto, a partido único, y «muy probablemente en Tánger»

COLPISAMadrid

Luis Rubiales no será únicamente el primer presidente en despedir a un seleccionador a dos días del Mundial. Desde este jueves, también puede añadir a su corta hoja de servicios al frente de la Federación Española de Fútbol el haberle dado dos vueltas de tuerca a la Supercopa de España. Por primera vez en la historia se disputará a partido único y, «muy probablemente» según el propio dirigente, en el extranjero.

La temporada 2018/19 en España dará el pistoletazo de salida, pues, el 12 de agosto. Una decisión tomada «por unanimidad de la Junta, aprobada por AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) y por LaLiga», y que responde más que a un espíritu de revolución por parte de la nueva directiva a un asunto de imposibilidad de calendario.

LaLiga había planteado la posibilidad de mantener la Supercopa a doble partido, con fechas de 5 y 12 de agosto, mientras que la FEF había contemplado la opción de que se disputase en esa última fecha el encuentro de ida y siete días después, el 19, el de vuelta.

«Hay un convenio colectivo firmado entre AFE y LaLiga que habla de una jornada de descanso y haría inviable la celebración del compromiso a doble partido el 5 y el 12. El 5 los jugadores o no llegarían o llegarían con el mínimo rodaje y no podrían participar», explicó Rubiales respecto al primer supuesto.

Evita un conflicto entre LaLiga y Federación

Con el segundo, el del 12 y el 19, el problema es con LaLiga. «Se ha encargado de comunicarnos por escrito, ya que entienden que se ataca a la primera jornada, que es una jornada fundamental», informó Rubiales. «Si fuera otra se podría ver, pero que la competición no empiece con todos sus participantes les generaría un problema de consecuencias económicas graves. Eso generaría un conflicto entre LaLiga y la Federación que queremos evitar», añadió el presidente.

Además, la primera Supercopa de España a partido único podría estrenar también la fórmula de jugarse en el extranjero, algo común en otros países como Italia. «Muy probablemente será en Tánger, pero tenemos que pedir permiso a la FIFA y permiso también a nivel de administración en España para que se hagan las gestiones oportunas», indicó Rubiales en la rueda de prensa.

Detrás de la previsible sede en Marruecos se esconden motivos de salud para los jugadores, y por supuesto, también económicos. «La AFE nos plantea que debemos buscar un sitio donde celebrarlo a una hora no sea una olla de calor. Todos conocéis las condiciones climatológicas de Tánger y si viene una ola de calor lo sentimos y será algo que no podremos explicar. Sabemos que a partir de las siete o las ocho bajan las temperaturas, siempre por debajo de los treinta grados», explicó el presidente de la FEF.

6.000 entradas por equipo

Respecto a las cuestiones monetarias, Rubiales desveló que Javier Tebas le había trasladado la petición de uno de los dos clubes (Sevilla o Barcelona) «pedía una compensación económica en torno a 950.000 euros», cantidad que, jugándose en Tánger, y siempre según las estimaciones de la Federación, «va a ser superior». Además, el presidente reveló que los clubes no tendrán que costearse ni el viaje ni la estancia en la ciudad marroquí, y que contarán con 6.000 entradas cada uno para distribuir entre sus aficionados. El resto de entradas se podrán comprar online «hasta los días anteriores, quizás la semana o diez días anteriores a que se pongan a disposición».

Rubiales valoró también la posibilidad de no llevarse la Supercopa lejos de las fronteras españolas, «pero en cuanto a la cuestión económica no había esa capacidad de compensación». Así, el presidente habló de Madrid y Valencia como alternativas, aunque sufriendo «un riesgo» de que no siendo en casa de ambos clubes no se dotase a la Supercopa «de un buen ambiente y de un lleno». El problema se subsanaba jugando en un campo más pequeño, pero la manta o tapaba la cabeza o tapaba los pies. «No llegábamos al asunto económico», reconoció Rubiales, mientras que «jugar en Barcelona o en Sevilla no era aceptado por el otro club».

 

Fotos

Vídeos