Conflicto Liga-Federación

El juez Sánchez Magro decidirá «en unos días» sobre los partidos de los viernes y lunes

El juez Sánchez Magro, durante la vista de medidas cautelares por el contencioso Liga-FEF por los horarios. / EFE I EP

Una vez celebrada la vista de medidas cautelares, en la que escuchó las versiones de los letrados de LaLiga y de la Federación, así como a sus respectivos testigos, se tomará un plazo para la reflexión ante la complejidad del asunto

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El suspense continúa a poco más de una semana para el inicio de la Liga, que si se mantiene el guión previsto debería comenzar el viernes 16 de agosto en San Mamés con el duelo entre Athletic y Barcelona. La guerra entre LaLiga y la Federación Española de Fútbol (FEF) todavía no ha escrito su último capítulo, al menos en la batalla por los partidos de viernes y lunes y la potestad para fijar los horarios de la competición liguera.

Tras la celebración de la vista de medidas cautelares, en la que los letrados de LaLiga y de la Federación, así como a sus respectivos testigos, dieron sus versiones de los hechos durante cuatro horas, el juez Andrés Sánchez Magro, del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, decidirá en el plazo de «unos días» a quién otorga esa competencia.

En función de la resolución, el juez dará luz verde o no a la disputa de encuentros más allá de la franja de los sábados y domingos que la Federación pretende establecer después de que la Juez de Competición del organismo presidido por Luis Rubiales rechazase el calendario liguero. Una postura que fue posteriormente ratificada en la Comisión Delegada de la FEF e incluida en las bases de competición para la temporada.

El auto de medidas cautelares podría conocerse el próximo viernes como pronto, aunque también a comienzos de la próxima semana. Ante la resolución cabría recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid, aunque si el juez acaba concediendo las cautelares a LaLiga el campeonato comenzaría según lo previsto.

En la vista, la letrada de LaLiga, María José López Lorenzo, denunció el conflicto como un caso de «competencia desleal y de abuso de posición de dominio por parte de la Federación». Asimismo, se remitió al informe suscrito en marzo por la Subdirección General de Régimen Jurídico del Consejo Superior de Deportes (CSD), que señala que la fijación de los horarios de los partidos comercializados no puede ser ajena a la propia comercialización, facultad exclusiva del organismo que dirige Tebas. Asimismo, insistió en la diferenciación entre la elaboración del calendario y la fijación de las fechas y horarios concretos.

Por su parte, el abogado de la Federación, Tomás González Cueto, cargó contra LaLiga y los medios de comunicación por poner en duda que el ente federativo esté dispuesto a aceptar una resolución desfavorable a sus intereses, extremo que descartó absolutamente. También apeló a la Ley del Deporte y aunque reconoció las funciones de organización de LaLiga en referencia al campeonato, señaló que estas deben estar sujetas al convenio de coordinación con la Federación.

Asimismo, aseguró que corresponde al presidente de la Federación, Luis Rubiales, dar el visto bueno al calendario acordado por LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), que en caso de rechazo y en última instancia dependería del CSD, y que el calendario implica también los horarios.

Señaló por último que no se puede saber qué se ha pactado en los contratos con los operadores porque LaLiga no ha mostrado documento alguno e insistió en vincular calendario y horarios.

Testificales

No acudieron Javier Tebas ni Luis Rubiales y comparecieron en calidad de testigos llamados por LaLiga Jaume Roures, presidente de Mediapro, y Juan Andrés García Ropero, director de Deportes de Movistar Plus.

Roures aseguró que este conflicto se trata de «una polémica un poco falsa, pues se vienen disputando desde siempre encuentros entre semana, ya sean de Liga, Champions, Europa League o Copa», y recordó el desarrollo del fútbol español como producto audiovisual de alcance global en los últimos años. Advirtió además del daño económico y de imagen que puede suponer la supresión de los partidos de viernes y lunes.

Por parte de la Federación, compareció como testigo Andreu Camps, secretario general del ente federativo, que manifestó la «falta de voluntad de acuerdo de LaLiga» en este asunto, consideró «razonable» el dictamen de la juez de Competición que suprimió los partidos de viernes y lunes y aseguró que la UEFA «ha manifestado su preocupación por el estado de la cuestión». Asimismo, insistió en «la facultad de la FEF para elaborar el calendario de competición, más allá de que la comercialización de los derechos audiovisuales le corresponda a LaLiga», de la que aseguró que «se ha negado a facilitar a la Federación el valor económico que atribuye a los viernes y los lunes».

También Carlos Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), fue llamado como testigo por la Federación para negar que le conste que el ente federativo se haya planteado no designar árbitros para los partidos de los viernes y los lunes en caso de que finalmente se de luz verde a su disputa.

Para concluir con las testificales y antes de las conclusiones finales de las partes, compareció en la sala Juan Antonio Calle, un perito contratado por la Federación para documentar una grabación de radio en la que Tebas defendería una postura diferente a la actual.

LaLiga se querellará contra la Federación por falsear una prueba documental

LaLiga presentará una querella contra la Federación Española de Fútbol por incluir como prueba documental en la vista una grabación de radio en la que según la versión federativa, Javier Tebas defiende una postura diferente a la actual. De hecho, para concluir con las testificales y antes de las conclusiones finales de las partes, compareció en la sala Juan Antonio Calle, un perito contratado por la Federación para documentar el audio, que LaLiga considera cortado a medida para manipular la intencionalidad de la declaración y por lo tanto falseado. A su vez, la FEF también presentará una querella contra Javier Tebas por calumnias.

Por otra parte, según desvelaron fuentes federativas tras la vista de medidas cautelares, LaLiga pidió al Consejo Superior de Deportes (CSD) la inhabilitación de Luis Rubiales, presidente del ente federativo, Andreu Camps, secretario general, y Carmen Pérez, la Juez de Competición de la FEF que el pasado 26 de julio determinó la supresión de los partidos de viernes y lunes. Precisamente esta resolución desembocó en la posterior denuncia del organismo presidido por Javier Tebas por lo que consideran un abuso de autoridad.

Al CSD, concretamente en la figura de su presidenta, María José Rienda, ya le correspondió el papel de mediador en un conflicto entre LaLiga y la Federación que a punto estuvo de dar al traste con el sorteo del calendario de Primera y Segunda, celebrado el pasado 4 de julio en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas después de que ambos organismos llegasen 'in extremis' a un acuerdo de mínimos que ante la imposibilidad de alcanzar un entendimiento dejó de lado el asunto de los viernes y los lunes, que ha acabado en la justicia ordinaria.

El futuro de los contratos

En juego está nada más y nada menos que el futuro de los contratos firmados con varios operadores para la venta de los derechos televisivos de la competición, que suponen un montante de más de 2.000 millones de euros de ingresos para el organismo que preside Javier Tebas y que a su vez repartió más de 1.500 millones entre los 42 clubes del fútbol profesional en la temporada 2017-18, siendo con diferencia el principal sustento de las ganancias del fútbol español.

Por esta razón, todos los clubes se han decantado a favor de LaLiga en este conflicto, una postura unánime hecha pública a través de una foto en la sede de la patronal después de la asamblea del organismo. Entienden que la posición de la Federación supone una «invasión de competencias» que puede suponer además «un grave perjuicio a la estabilidad económica del fútbol español», puesto que sin fútbol de viernes y lunes las condiciones de los contratos firmados cambiarían sustancialmente, poniendo en entredicho los acuerdos suscritos y el compromiso de los clubes para cumplir con lo acordado.

De hecho, advierten que el perjuicio económico derivado de una resolución adversa a los intereses de LaLiga podría tener su repercusión en aspectos como el precio de los abonos y entradas, en un intento por compensar una partida de ingresos que se vería afectada, complicando de esta manera las garantías de pago a jugadores y empleados.

En función de la resolución de Sánchez Magro se mantendrá o no el guión previsto para la primera jornada de Liga, que según el calendario debería comenzar en apenas nueve días, el viernes 16 de agosto con el duelo entre Athletic y Barça en San Mamés, y que fija los partidos entre Mallorca y Eibar y Betis y Valladolid para el lunes 19.