Andrés Carrasco: «No me importa haber vuelto a Tercera División; aquí estoy feliz»

Andrés Carrasco, esta semana, en el gimnasio del centro de voley playa de Lorca. / Jaime Insa / AGM
Andrés Carrasco, esta semana, en el gimnasio del centro de voley playa de Lorca. / Jaime Insa / AGM

El delantero de 31 años vive su segunda etapa en el equipo, al que ha regresado tras pasar por el Villanovense

PEDRO RELORCA

Andrés Carrasco es sinónimo de gol, por lo menos en Tercera y en el Lorca Deportiva. El jugador murciano ha vuelto al equipo de la Ciudad del Sol después de una temporada en Segunda B con el Villanovense. Ahora tratará de volver a ser el ídolo de antaño para la afición. A sus 31 años, aún le queda fútbol, pero ya mira con el rabillo del ojo otros objetivos laborales. Eso sí, por ahora se ha unido a un proyecto ganador con el objetivo de ser campeón y ascender a Segunda B.

-¿Se considera un clásico del Lorca Deportiva?

-Un clásico no. Para ser clásico tienes que llevar más años en el mismo club. En el Lorca Deportiva solo llevo tres años en dos etapas, ya que esta es mi cuarta temporada en este club. Eso sí, he vuelto porque aquí soy feliz y estuve muy a gusto.

-¿Cómo califica su experiencia en Segunda B?

-Una experiencia con la que aprendí. Hubo cosas negativas como el descenso a Tercera y positivas como la clasificación para la Copa del Rey, casi eliminamos al Sevilla. Conocí gente y otra tierra, siempre se sacan cosas positivas.

-¿Hubo una oferta del Lorca para volver en la segunda vuelta?

-Es verdad que me llamó Joaquín Flores para ver mi situación, pero le dije que hablara con el Villanovense, aunque le comenté que por mi parte no había problema.

-¿Le ha importado mucho volver a Tercera?

-No. Este es un proyecto ganador, a veces no se sabe si es mejor ser cabeza de ratón o cola de león. Por motivos de estudios, creí que lo mejor era volver a la Región a jugar en el Lorca Deportiva y sé que entrar en un equipo de Segunda B en la Región es complicado.

-¿Qué sabe de los nuevos dueños?

-Me han preguntado por los nuevos inversores y no sé qué decirles. Solo espero que cumplan en lo institucional y económico y que nosotros lo hagamos en lo deportivo.

-¿Qué le parece la plantilla?

-Es bastante amplia, ya que hay tres jugadores por puesto. Eso va en beneficio del grupo, mientras que la temporada pasada no se pudieron completar los 18 jugadores necesarios.

-¿Cuál es el objetivo del equipo?

-Lo tengo claro, tenemos que exigirnos el máximo, y no es otro que quedar campeón. Sabemos que la temporada va a ser muy larga, pero tenemos que exigirnos todo, ya que tenemos plantilla para ello.

-¿Su reto para esta temporada?

-Desde que llegué a Lorca nunca me planteé una cifra de goles, aunque hay que ser consciente de que, cuando juegas en un equipo que fabrica muchas ocasiones, que siempre tiene el balón, al final vas a disponer de más oportunidades. Yo soy exigente, eso me ha llevado los últimos años a llegar a buenas cifras.

-¿Qué le parece que haya dos equipos en Lorca?

-Es un dilema que ya dura varias temporadas. Este año veía cerca la fusión, pero, si han decidido que no es el momento, los dirigentes sabrán por qué no se puede hacer.

Su vecino

-¿Qué le parece el Lorca FC?

-No sé cuál es la filosofía del club de Roberto. Sé que dijo que ningún jugador iba a cobrar y no entiendo cómo puede sobrevivir un equipo así, pero no soy dirigente ni gestor. Es llamativo que haya 16 nacionalidades diferentes y jugadores de los cinco continentes.

-Tiene 31 años, ¿hasta cuándo quiere seguir jugando?

-Bromeamos mucho en el vestuario, tal y como aprietan las nuevas generaciones, pero todavía nos quedan unos cuantos años. Sí que es verdad que las pretemporadas se hacen más duras, nos va costando más ser profesionales y tenemos que sacrificar algunas cosas como no estar en la playa con los amigos. Creo que dos o tres años más, nunca se sabe.

-¿Le gustaría terminar jugando en Lorca?

-Sí. El contrato que firmé con Joaquín Flores es de dos años con opción a otro. Yo aquí soy muy feliz, estoy muy cómodo, muy a gusto y soy muy querido. No se necesita más para rendir al máximo.

-¿Se siente titular indiscutible?

-No. Ni en este ni en los demás años que he estado en Lorca. Y menos en este, que están Javi Bolo y Paquito Miñarro. Hay mucha competitividad, con tres jugadores por puesto. Cuando uno se siente titular indiscutible al final baja el nivel, eso va en perjuicio de uno mismo. Hay que pensar que cada semana hay un reto nuevo, hay que dar el máximo en el entrenamiento y en el partido.

-¿Se siente querido por la afición?

-Sí, muchísimo, es una de las razones por las cuales he decidido volver. El segundo año que estuve aquí tuve ofertas de Segunda B y me quedé. El año que ascendimos, también, porque aquí soy feliz.

Más