Gómez López toma el silbato

Homenaje con Belda, Meseguer, Gómez López y la alcaldesa de Fortuna en el centro./ Javier Carrión / AGM
Homenaje con Belda, Meseguer, Gómez López y la alcaldesa de Fortuna en el centro. / Javier Carrión / AGM

RUBÉN SERRANOCartagena

Las botas bien sujetas, las calcetas hasta las rodillas y en guardia con el silbato en la boca. A Alonso Gómez López (Cartagena, 1952) no se le quita el gusanillo del arbitraje, que abandonó en 1996 después de una contrastada carrera de 27 años (8 de ellos en Primera), y ayer mismo volvió a pisar el césped para dirigir el partido amistoso entre el Villa de Fortuna, de Preferente, y el Cartagena FC, de Tercera. Lo hizo «con una ilusión tremenda», como si fuera la primera vez.

Gómez López ultima el fin de su carrera política y «a finales de agosto o principios de septiembre» dejará de ser el director general de Deportes de la Comunidad, que es cuando está previsto que anuncien a su «sucesor», tras cuatro años en el cargo. El cartagenero, el único que ha arbitrado partidos en Primera División, aceptó ayer la propuesta para dirigir el encuentro. Lo hizo por su amigo y expresidente del Efesé entre 1990 y 1993 José Luis Belda, fortunero y dueño de un complejo turístico en su tierra. De ahora en adelante, el estadio El Saladar llevará su nombre. También se lo pidió el Ayuntamiento de Fortuna.

Gómez López, que de 1996 a 2015 fue edil de Deportes en Cartagena, pidió permiso a la Federación Murciana de Fútbol y al Colegio de Árbitros, y ambos organismos dieron el visto bueno. Porque camino de los 67 años (los cumplirá en diciembre), el exárbitro cartagenero sigue haciendo sus pinitos en el fútbol. «Me cuido, continúo haciendo deporte y voy a seguir arbitrando de vez en cuando, hasta que el cuerpo aguante», explicó ayer a 'La Verdad'.

El político no había vuelto a vestirse de corto para arbitrar desde Semana Santa, cuando dirigió en el Polígono de Santa Ana uno de los partidos del memorial José Manuel Aroca, exalbinegro que murió hace 27 años.