El Yeclano es de Segunda B

El Yeclano celebra el ascenso./Inma Azorín / YeclaSport
El Yeclano celebra el ascenso. / Inma Azorín / YeclaSport

Los de Sandroni consiguen el ascenso gracias al 6-0 de la ida en una tarde tranquila pese a la derrota ante la UM Escobedo. El conjunto del Altiplano volverá a jugar en la tercera categoría del fútbol español seis años después

JOSÉ RAMÓN MARTÍNEZEscobedo

Cantabria ya forma parte de la historia del Yeclano. La justicia estuvo del lado azulgrana, que vuelve a la categoría de bronce con letras de oro. El buen fútbol, la humildad, el saber estar, la experiencia, la magia y la creatividad se h unieron en una temporada histórica que culmina con el mayor botín posible para un equipo y una afición que tuvo que celebrar la gloria desde la distancia.

1 Escobedo

Rafa, Bubu, Fonso (Adrián, 87), Víctor (Rojas, 70), Mario, Berto, Gonzalo, Pepin, Vitali (Isuardi, 63), Carlos y Dani.

0 Yeclano

Serna, Mario, Marcos, Fran Martínez, Chino, Rafa, Víctor Fenoll, Vivanco (Rumbo, 85), Iker Torre, Alayeto (Tonete , 76) y Javi Muñoz (Carlos Felipe, 66).

Goles:
1-0, min. 27, Dani.
Árbitro:
Diaz Méndez (C. Vasco). Amonestó a los locales Víctor, Carlos y Rojas, y a los visitantes Mario, Fran Martínez y Rafa.
Incidencias:
Campo Eusebio Arce de Escobedo, ante 1.000 espectadores

Más de 100 yeclanos vivieron en vivo, en el Eusebio Arce, el ascenso de los del Altiplano a Segunda B tras siete temporadas consecutivas en Tercera y después de conquistar dos títulos consecutivos. Cuando el colegiado Díaz Méndez pitó el final, el césped se convirtió en una fiesta del conjunto azulgrana donde los abrazos, los cánticos y las lágrimas hicieron aparición en la totalidad de la plantilla, el cuerpo técnico y hasta el presidente Pedro Romero, que vivió su tercer ascenso en las 14 temporadas que lleva al frente del club.

Los azulgranas solo tuvieron que rematar la faena de un ascenso que estaba en su mano después de lograr una cómoda goleada en la ida. Lo que tenían que hacer los de Sandroni era mostrar solidez, buscar la puerta contraria y evitar que los cántabros lograsen tener esperanzas. Y lo consiguieron con brillantez.

Desde el inicio, el Yeclano saló con mucha intensidad, teniendo más el balón que su rival. Buscaron con más energía la puerta de Rafa, aunque estuvieron faltos de profundidad. El Escobedo estaba fuera del partido y de la eliminatoria.

El encuentro cambió en el minuto 27 con el gol de Dani, que le ganó la espalda a los defensores y batió a Miguel Serna. Un tanto que envalentonó a los locales y que dejó con dudas a los visitantes, que pasaron en este tramo final de la primera parte su peor fase. Incluso marcaron un segundo gol en el minuto 44 que el colegiado anuló por falta al guardameta. Pero el Escobedo nunca creyó en la remontada porque el equipo de Yecla no les dejó.

El paso de los vestuarios sirvió para templar los nervios en los murcianos, que tuvieron más paciencia para jugar, tener el balón y conseguir su objetivo: que pasasen los minutos. Y es que tras el receso todas las ocasiones peligrosas tuvieron lugar en la portería cántabra. De hecho, la gran ocasión del partido fue para Pablo Vivanco, que envió su disparo a la madera.

Los aficionados del Yeclano celebran el ascenso en la Plaza Mayor.
Los aficionados del Yeclano celebran el ascenso en la Plaza Mayor. / Quintanilla / 7Días

No quiso entrar el balón para un Yeclano que fue mejor con el paso de los minutos y que dejó, con mucha solvencia, pasar los minutos para preparar la gran celebración de un ascenso merecido. La diferencia de cinco goles hacia imposible la remontada, pero aún así el Yeclano fue un equipo riguroso y serio, que no salió del partido hasta el pitido final. Cuando este llegó, fue el momento del éxtasis, de la recompensa a un trabajo que comenzó hace tres años y que ha culminado en Cantabria con un ascenso histórico.

Las lágrimas de Romero

El presidente no pudo esconder las lágrimas y visiblemente emocionado agradeció a la afición su gran apoyo. Se enorgulleció de que Yecla vuelva a ser de Segunda B. Sandroni sacó la mejor de sus sonrisas para brindar por el salto a la categoría de bronce. Recibió un huevazo de sus pupilos y fue manteado después. Es el gran artífice de este logro colectivo y consigue su segundo ascenso con el club.

Los aficionados que viajaron desde Yecla sacaron una camiseta conmemorativa de esta cita histórica y celebraron junto a los futbolistas el ascenso. Mientras, Yecla vibró desde la distancia por el éxito de su equipo y miles de aficionados se reunieron en la Plaza Mayor. Yecla vuelve a ser de Segunda B un 2 de Junio que ya está enmarcado con letras de oro en la historia de un equipo con su propio sello de identidad.