Fútbol | Segunda B

El «derbi del sentido común» contará con precios asequibles para abarrotar la Nueva Condomina

El director general del FC Cartagena, Manuel Sánchez Breis, el presidente del Real Murcia, Chema Almela, el director deportivo del Cartagena, Paco Belmonte, y Gabriel Torregrosa, miembro de la directiva del club grana, en la presentación del derbi en el Real Casino de Murcia./JAVIER CARRIÓN / AGM
El director general del FC Cartagena, Manuel Sánchez Breis, el presidente del Real Murcia, Chema Almela, el director deportivo del Cartagena, Paco Belmonte, y Gabriel Torregrosa, miembro de la directiva del club grana, en la presentación del derbi en el Real Casino de Murcia. / JAVIER CARRIÓN / AGM

El encuentro entre el Real Murcia y el FC Cartagena, que se disputará el domingo 18 de noviembre, a las 17.00 horas, ofrecerá entradas a 10 euros para la afición visitante, mientras que los abonados granas tendrán que pasar por taquilla

SERGIO NAVARRO

Aunque apenas han transcurrido cuatro días desde que el equipo presidido por Chema Almela se hizo cargo del Consejo de Administración del Real Murcia, la nueva directiva sigue dando pasos de gigante para lavar la imagen del club, a pesar de su crítica situación económica. Después de dos años de tensión en las relaciones entre la entidad grana y el FC Cartagena, ambos equipos se dieron la mano este viernes al mediodía, en el Real Casino de Murcia, para presentar «el derbi del sentido común», que se celebrará el domingo 18 de noviembre, a las 17 horas, y para el que han pactado precios asequibles.

En un acto al que acudieron José María Almela y Gabriel Torregrosa, por parte de la nueva directiva grana, y los dirigentes albinegros Paco Belmonte y Manolo Sánchez Breis, el partido entre pimentoneros y albinegros se presentó bajo el lema 'Siempre eternos', con un cartel que hermana la ciudad de Murcia con Cartagena. Para esta cita tan señalada, ambos clubes acordaron un pacto de reciprocidad que establece los mismos precios para el partido de ida y de vuelta, y que fija en 10 euros el precio de las entradas para los visitantes, la mitad respecto a la pasada campaña.

Dentro de este acuerdo, la directiva grana calificó la jornada del derbi como 'medio día del club', por lo que los abonados tendrán que pasar por caja y pagar 10 euros para ver el encuentro en ambos fondos y en la grada lateral, mientras que el precio asciende a 20 euros en el caso de la tribuna preferente. Las entradas para el público en general estarán disponibles por 15 euros, en los fondos y en la grada lateral, y 40 euros en la tribuna preferente.

Además, ambos clubes también solucionaron otro de los principales motivos de discordia en anteriores temporadas: la localización de la afición visitante y el número de entradas. En el partido de la Nueva Condomina, los seguidores albinegros contarán con 4.000 localidades, que se pueden ampliar en función del ritmo de venta, situadas desde el córner del fondo norte hasta la grada lateral superior e inferior. En el encuentro que se disputará en el Cartagonova, los granas dispondrán de 1.000 entradas en el fondo norte superior en inferior, ya que se dividirá este sector del estadio por la mitad. Las entradas se podrán adquirir a partir de mañana en las taquillas de la Nueva Condomina, aunque el club se está planteando habilitar un punto de venta en la plaza de Santo Domingo, mientras que el Efesé tiene la intención de comenzar a vender sus entradas este domingo, antes del encuentro ante el CD Badajoz.

Tras anunciar estos acuerdos, el presidente del Real Murcia, Chema Almela, hizo un llamamiento a la afición para que acuda al estadio, ya que la entrada de este encuentro es vital para «ayudar al club a salir de su situación». Y es que la nueva directiva tiene pendiente una reunión con Hacienda para intentar destinar la taquilla del partido a pagar las nóminas atrasadas de los futbolistas, según aseguró Almela. De esta forma, espera que la Nueva Condomina registre una entrada de entre «20.000 y 25.000 aficionados».

Aunque no quiso dar muchos detalles sobre la situación institucional del club y el comunicado emitido este jueves, en el que el Consejo grana se niega a inscribir a Mauricio García de la Vega como propietario del club, Almela aseguró que este encuentro es «una oportunidad para que los aficionados demuestren que este es el Real Murcia de los murcianistas», al tiempo que garantizó que el terreno de juego estará «en perfectas condiciones» y no habrá ningún problema relacionado con la seguridad o la limpieza del estadio.

Por su parte, Paco Belmonte destacó que ambos clubes hicieron «un gran esfuerzo para alcanzar un acuerdo magnífico para las aficiones» y que haya «el mejor ambiente posible». Así, el dirigente albinegro no descarto la posibilidad de organizar un acto conjunto con los peñistas de ambas aficiones para que haya una «fiesta» en los aledaños del estadio. Del mismo modo, confesó que «ya era hora» de que terminaran las malas relaciones entre clubes «con el prestigio, el nivel y la historia del FC Cartagena y el Real Murcia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos