El derbi de la concordia

Belmonte y Martínez Abarca en un encuentro entre presidentes organizado por 'La Verdad' antes del derbi de octubre de 2016. / martínez bueso
Belmonte y Martínez Abarca en un encuentro entre presidentes organizado por 'La Verdad' antes del derbi de octubre de 2016. / martínez bueso

Belmonte y Breis participan hoy en el Casino de Murcia en un acto conjunto con el nuevo Consejo grana para presentar todos los detalles del partido

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

cartagena. La marcha del controvertido Víctor Gálvez y la llegada a la presidencia del Real Murcia de Chema Almela y su equipo de trabajo ha cambiado -para bien- la historia del derbi que se jugará en Nueva Condomina dentro de diez días. En cuestión de horas, el nuevo Consejo grana y la directiva del Cartagena han estrechado lazos que ya existían previamente y con unas cuantas llamadas telefónicas se han coordinado para ir de la mano en todo lo referente al partido que enfrentará al Real Murcia y al Cartagena la semana que viene.

La antigua amistad entre ambos presidentes hace que el hielo de los dos últimos años se derrita en cuestión de horas y se vuelva a la cordialidad de la etapa de Abarca

Así, hoy, a partir de las 13.00 horas en el Casino de Murcia, Almela y el resto de miembros de su Consejo compartirán mesa con Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis para presentar públicamente todos los detalles de un derbi que se jugará el domingo 18 de noviembre, casi con total probabilidad a primera hora de la tarde, entre las cuatro y las cinco. «Vamos a ir de la mano, porque nos lo han pedido y hay buen rollo. Nos conocemos de antes. En el caso de Almela, es amigo desde hace muchos años de un hermano de Paco [Belmonte] y hay muy buena relación. Yo también la tengo con Higinio Pérez y conozco a Stefan Settels. Más allá de la relación personal, está el ánimo de todos de que un Murcia-Cartagena sea lo que tiene que ser: una fiesta deportiva, con un ambiente sano y donde haya solamente rivalidad futbolística», contó ayer a 'La Verdad' el mánager general del Efesé, Manuel Sánchez Breis.

Avanzó que «los precios de las entradas van a ser bastante económicos y las dos aficiones se van a ver favorecidas en los dos partidos, el de Nueva Condomina y el del Cartagonova». Almela aseguró el martes a este periódico que «nuestra relación con el Cartagena es muy buena y estrecha y ellos [Manuel Sánchez Breis y Paco Belmonte] nos quieren echar una mano». Sánchez Breis precisó que «estamos dispuestos a asesorarles con dudas que puedan tener en temas federativos y, sobre todo, a facilitar las cosas para que en los dos derbis salgan ganando las dos aficiones».

Sánchez Breis: «Los precios serán económicos y las dos aficiones se van a ver favorecidas»

Este ambiente de cordialidad convierte la cita de dentro de diez días en el derbi de la amistad, lo que contrasta con lo sucedido en las últimas temporadas. Siempre hubo convulsiones y, de hecho, las relaciones entre los dos clubes han estado rotas desde la marcha de Martínez Abarca de la presidencia del Murcia, hace ahora dos años.

Con Víctor Alonso como gerente, el Murcia vetó la presencia de aficionados cartageneros en la parte baja de la grada lateral. Y hubo lío. Belmonte y Breis no fueron al palco y vieron el partido mezclados con la afición visitante. El año pasado, Deseado Flores y Miguel Martínez no quisieron pactar un precio fijo para los dos derbis porque el Cartagena no le cedía el fondo norte alto del Cartagonova. Y siguió el lío. Ahora, con Almela, ha llegado la paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos