Comida entre 'amigos' antes de un partido determinante

Juanfe Serrano, José Botella, José Luis Mendoza, Francisco Tornel, Samuel Mendoza (detrás), Francisco Hernández, Francisco Miró y Juan Nicolás, ayer, camino del Rincón de Pepe para la comida. / edu botella / agm
Juanfe Serrano, José Botella, José Luis Mendoza, Francisco Tornel, Samuel Mendoza (detrás), Francisco Hernández, Francisco Miró y Juan Nicolás, ayer, camino del Rincón de Pepe para la comida. / edu botella / agm

Las directivas del UCAM y el Real Murcia muestran su buena sintonía y expresan un deseo: «Seguir de la mano, porque ambos representamos a la ciudad»

SERGIO CONESAMURCIA

El Real Murcia ha dado un giro de 180 grados en todos los aspectos desde que en noviembre del año pasado aterrizara en los despachos de Nueva Condomina el grupo de murcianos y murcianistas que actualmente dirigen el club, en un primer momento presidido por José María Almela y desde finales de julio por Francisco Tornel. Su figura y la del resto de consejeros y de personas que colaboran con la nueva directiva han sido claves para ese proceso de transformación que ha vivido la entidad en este periodo de tiempo que se acerca al año.

El primer y principal paso fue que los jugadores y el resto de trabajadores empezaran a cobrar la montaña de nóminas que tenían acumuladas, además de comprometerse a firmar los contratos con responsabilidad y con el convencimiento de que fueran asumibles en una situación tan complicada. También hay que destacar el hecho de pagar a la Seguridad Social y a Hacienda, una costumbre poco habitual en el club años atrás, y el de buscar un plan de viabilidad para el Real Murcia que garantizara la supervivencia de una entidad que, sin ese cambio, estaba abocada a la desaparición.

Sin embargo, también ha cambiado la imagen del Real Murcia a nivel social, con detalles con su afición y, especialmente, en el trato con las directivas de equipos como el UCAM Murcia y el Cartagena, con los que se enfrenta cada año en las últimas temporadas. Un claro ejemplo es la comida que tuvo lugar ayer entre los dirigentes universitarios y granas en el Rincón de Pepe, facilitada por la empresa Vive la Suerte, patrocinadora de ambos clubes. José Luis Mendoza García, Francisco Tornel, Samuel Mendoza, Francisco Miró, José Botella, José María Almela, Juanfe Serrano, Francisco Hernández y Juan Nicolás compartieron mesa para hablar de fútbol, de negocios y de diversos temas que les unen con total cordialidad y dando ejemplo a ambas aficiones antes del encuentro en La Condomina.

Los dirigentes esperan un lleno en La Condomina y confían en que haya cordialidad en la grada

Francisco Tornel explicó después de ese encuentro, que se extendió hasta pasadas las seis de la tarde, que no está nervioso, «pero sí con mucha ilusión y esperando que hagamos un buen partido, que haya cordialidad entre las aficiones y que veamos un buen espectáculo». El presidente grana se estrena en un derbi en el que reconoce que «hay expectación por parte de la afición, pero hay que ser realistas, ni antes éramos tan malos ni ahora tan buenos. Hay que tener los pies en el suelo y jugar como lo estamos haciendo últimamente, si bien es cierto que los últimos resultados favorables ayudan a que vaya más gente y que la ilusión sea alta».

«Sería un placer ver La Condomina a tope, como ocurría en otros tiempos»

Tornel considera que entre ambas entidades solo puede haber buena relación: «Somos murcianos, desarrollamos nuestra actividad aquí y, aunque haya rivalidad deportiva, institucionalmente tenemos que ir de la mano. Las rivalidades muchas veces son artificiales, nosotros no tenemos ningún problema con el UCAM y creo que ellos tampoco con nosotros. Ambos representamos a la ciudad de Murcia y es importante que no haya conflictos. A los peñistas se lo dije el otro día: 'Vamos a comportarnos como somos y a llevarnos bien en un ambiente cordial y con respeto'». De hecho, para el presidente grana «supondría una gran ilusión que Real Murcia, UCAM y Cartagena estuvieran siempre en la misma categoría y, si es en Segunda, mejor porque ayudaría a la Región en el aspecto deportivo».

«Tenemos que ser realistas, ni antes éramos tan malos ni ahora somos tan buenos»

«Sería una gran ilusión que Murcia, UCAM y Cartagena estuvieran siempre juntos y, si es en Segunda, mejor» Francisco Tornel. Presidente del Real Murcia

José Luis Mendoza García, directivo del UCAM y director de Relaciones Institucionales de la Universidad Católica, desea que «se llene el estadio. Sería un placer ver La Condomina a tope como en otros tiempos». Mendoza quiso «dar la enhorabuena a los actuales dirigentes del Real Murcia por la labor que están haciendo de rescate del club. Nuestro deseo es poder ayudar a generar una industria del fútbol en la Región que nos permita crecer». No obstante, el directivo del club universitario no olvida que «en el terreno de juego ya es otro tema, se trata de un deporte en el que compiten once contra once y hay que ir a por todas». Un detalle que refleja la cercanía entre ambas partes es que el consejero delegado grana, Francisco Miró, ha sido auditor de la UCAM, por lo que conoce bien todos sus entresijos desde dentro.

Acuerdo por las entradas

Cuando se anunciaron las entradas para el derbi hace un par de semanas con sus condiciones, precios y demás detalles de venta también se pudo ver la buena sintonía que existe entre ambas aficiones. El UCAM puso a disposición del Real Murcia 1.800 entradas de la grada lateral para que sus aficionados pudieran disfrutar del encuentro; además, ambas directivas llegaron a un acuerdo para fijar el precio en 15 euros para la entrada visitante en los partidos de la primera y segunda vuelta. De esta manera buscan facilitar que el máximo número de seguidores de cada equipo pueda ver el partido en el estadio del rival a un precio más moderado que en ocasiones anteriores, cuando el precio ascendía hasta los 20 euros, una cifra excesiva a todas luces para un partido de Segunda B. Precisamente a ese acuerdo llegaron en la anterior comida de directivas, que se celebró antes del partido de abril en Nueva Condomina y que acabó con ese compromiso entre ambas partes que ahora han cumplido.

Una situación similar ocurre con el Cartagena. Pimentoneros y albinegros han tenido algunos desencuentros años atrás, como en la época de Raúl Moro y Deseado Flores en Nueva Condomina, enfrentados con Belmonte y Breis, pero desde el cambio en los despachos no ha habido ningún tipo de desencuentro entre unos y otros. Así, solo se puede hablar ahora de buenas relaciones, comunicación fluida y un ejemplo para que los partidos no se calienten en exceso antes de que ruede el balón sobre el terreno de juego.

Más