Bundesliga

El Bayern se encomienda a sus 'mosqueteros'

Coman pugna con Jailson en una acción del partido que midió al Bayern con el Fenerbahçe en la Audi Cup. /Ronald Wittek (Efe)
Coman pugna con Jailson en una acción del partido que midió al Bayern con el Fenerbahçe en la Audi Cup. / Ronald Wittek (Efe)

Coman, Tolisso, Pavard y Lucas Hernández componen la legión francesa de un coloso del fútbol europeo que busca escribir la primera página de una nueva historia ganando el sábado la Supercopa de Alemania

BRUNO KALOUAZ (COLPISA / AFP)DORTMUND

Franck Ribéry se ha marchado, pero el Bayern de Múnich se enfrenta el sábado (18:30 horas) al Borussia Dortmund en la Supercopa de Alemania para escribir la primera página de una nueva historia, con un acento muy francés con sus cuatro 'mosqueteros': Kingsley Coman, Corentin Tolisso, Benjamin Pavard y Lucas Hernández.

Si bien no todos jugarán el sábado, Kingsley Coman y los tres campeones del mundo, Tolisso, Pavard y Lucas Hernández, encarnan el futuro del club bávaro, fuertemente rejuvenecido pero al que puso en aprietos la pasada temporada el Borussia Dortmund en la Bundesliga y que fue eliminado en octavos de final de la Liga de Campeones.

«El fútbol francés se ha distinguido estos últimos años por su excelente formación técnica y táctica», comenta el director deportivo Hasan Salihamidzic, que trabajó para fichar a Pavard (Stuttgart) y Lucas Hernández (Atlético de Madrid), ambos de 23 años.

Antes de ellos, cinco franceses habían defendido los colores del Bayern: Jean-Pierre Papin, Bixente Lizarazu, Willy Sagnol, Valerien Ismaël y Ribéry, convertido tras doce temporadas en un ídolo del Allianz Arena.

Historia de amor con los 'bleus'

El club bávaro continúa por tanto su historia de amor con los 'bleus', invirtiendo 135 millones en el dúo Pavard-Hernández, de los cuales 80 los desembolsó por el exjugador del Atlético, ahora el futbolista más caro en la historia del club. Un récord que tenía hasta la fecha Corentin Tolisso (41 millones).

«Soy yo el que debo demostrar a los dirigentes y a los aficionados que estos 80 millones de euros están bien invertidos», declaró Lucas Hernández en su presentación a principios de julio. El club ya le ha honrado ofreciéndole el número '21', el que llevaba el legendario Philippe Lahm, que ha quedado vacante tras la retirada del defensa en 2017. El exjugador del Atlético, operado a finales de marzo de la rodilla derecha, se perderá el inicio de la temporada.

«Es rápido, robusto, juega de forma agresiva y gana muchos duelos. De alguna forma es como Bixente Lizarazu, que podía jugar como defensa central o lateral», analiza Willy Sagnol en la revista 'Kicker'.

Benjamin Pavard, aunque afirma no tener miedo de jugar en el Bayern, debe confirmar su buen nivel tras una temporada complicada y el descenso de su anterior club, el Stuttgart, a la segunda división.

Su capacidad de poder jugar en defensa en «cualquier posición», como su compañero Lucas Hernández, ofrece al entrenador Nico Kovac un amplio panel de posibilidades para componer su defensa. «Benjamin va a aportar su voluntad de hierro y su sed de títulos», asegura Salihamidzic. Importante para un club que persigue la Liga de Campeones desde 2013 y cuya hegemonía nacional no esconde su relativo declive en la escena europea.

En el centro del centro del campo, Kovac podrá contar con Tolisso, que festeja el sábado sus 25 años e inicia su tercera temporada en el Bayern, pero que se perdió casi toda la campaña pasada debido a una lesión del ligamento cruzado en una de sus rodillas. El exjugador del Lyon deberá luchar en el centro del campo por un puesto de titular con el internacional alemán Leon Goretzka.

En cuanto a Coman, es el más antiguo de los franceses en el Bayern, pese a sus 23 años, en su quinta temporada. Considerado como el sucesor natural de Ribéry, ha visto su carrera minada hasta ahora por las repetidas lesiones y debe todavía imponerse al más alto nivel europeo. Tras estar nueve meses casi sin jugar en 2018, debido a dos lesiones en el tobillo izquierdo, el parisino dejó el terreno de juego el miércoles tras un golpe en una rodilla en partido de preparación contra el Tottenham, pero estaría disponible el sábado para el duelo en Dortmund.