Otro tropiezo para olvidarse del 'play-off'

Jesús se lleva las manos a la cara, con Juanpi cabizbajo, tras una ocasión del Jimbee, ayer en el Palacio. /José María Rodríguez / AGM
Jesús se lleva las manos a la cara, con Juanpi cabizbajo, tras una ocasión del Jimbee, ayer en el Palacio. / José María Rodríguez / AGM

El Jimbee no pasa del 1-1 ante el Peñíscola y la octava plaza queda a 5 puntos, con 12 en juego y un calendario muy complicado. Los de Brocanelo llevaron el peso en la primera parte, pero perdieron fuelle con el gol en propia de Bateria, regalaron atrás y pagaron la falta de acierto arriba

RUBÉN SERRANOCartagena

Es imposible. Al Jimbee Cartagena no le da la maquinaria para codearse con los ocho mejores equipos de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Está un peldaño por debajo. Claramente. Es un buen equipo de mitad de tabla, eso sí, que a veces saca orgullo, menea la campana y gana en el Palau al Barcelona. O le mete cinco a Palma. Pero no es constante y esa irregularidad le ha hecho perder prácticamente todas sus opciones de añadirle picante a la recta final de la temporada. El equipo de André Brocanelo, décimo en la clasificación, tampoco pudo superar ayer al Peñíscola, noveno, en una final para apurar las opciones por la octava plaza, en manos de Aspil Vidal. Con el insípido empate en el Palacio (1-1), esa plaza pudo quedar a 3 puntos y ahora está a 5. Todavía hay en juego 12, pero la pelota está en el tejado de los navarros, con un calendario más sencillo por delante. A los cartageneros les toca Jaén, ElPozo, Zaragoza y Palma. Hasta el propio entrenador, renovado hasta 2022 pese a todo, reconoció que es «muy difícil». El curso aparenta ir al garete.

1 Jimbee Cartagena

Raúl Jerez, Jesús Izquierdo, Franklin, Juanpi e Ique. También jugaron Raúl Canto, Bateria, Mellado, Fernández y Eka.

1 Peñíscola RehabMedic

Molina, Isi, Xavi Cols, Raúl Gómez y Dani Montes. También jugaron Gava, Iván Rumbo, Hugo, Claudino, Peiró y Orzáez.

GOLES
1-0, Juanpi (minuto 15). 1-1, Bateria (minuto 24, en propia puerta).
ÁRBITRO
Moreno Reina y Peña Gómez (colegio andaluz). Amarillas a los locales Ique y Raúl Canto; y a los visitantes Isi e Iván Rumbo.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la jornada 26 de la Liga Nacional de Fútbol Sala, disputado en el Palacio de Deportes ante unos 1.500 espectadores.

No es nuevo. El Jimbee ha desaprovechado infinidad de oportunidades para colarse entre los ocho primeros. Pero todo han sido derrapes desde aquel inesperado triunfo en el Palau. Hubo bochorno en Segovia (5-1), error en Valencia (4-3) y un nuevo patinazo ante Peñíscola. Los de Brocanelo no pierden en casa desde finales de noviembre. Es cierto. Pero también lo es que en los seis partidos contra Levante, Aspil Vidal y el cuadro peñiscolano, séptimo, octavo y noveno [rivales directos por el 'play-off', por tanto], los chicos de Brocanelo solo han conseguido 2 puntos de 18 posibles. Si hincarle el diente a ellos, difícil saltar ese escalón que les separa.

Lo cierto es que el Jimbee lo intentó ayer. Sobre todo, en la primera parte. Manejó la pelota, disfrutó de las mejores ocasiones y mantuvo alejado al Peñíscola de la portería de Raúl. Los visitantes solo asomaron la cabeza en momentos puntuales, en alguna acción a balón parado y algún que otro intento de Dani Montes. Solo migajas. Los locales, en cambio, probaron a Molina varias veces, con disparos cruzados de Raúl Canto y un par de Fernández, con la portería entre ceja y ceja. El equipo obtuvo el premio al cuarto de hora, con dejada de quilates de Eka: con una bajada y un ligero toque, creó un pasillo para que Juanpi pudiera definir al palo largo. Acto seguido, al filo del descanso, el pívot brasileño pudo hacer el segundo. En boca de gol, Molina tiró de intuición para impedir el remate.

Tras el asueto, Juanpi soltó un latigazo desde mitad de pista y Eka, en un disparo muy mordido, lanzó la pelota suave a la base del palo derecho de Molina. El Jimbee fue el equipo que más buscó el gol, el que dominó la posesión y merodeó más el área. Pero las fuerzas se igualaron en una jugada desgraciada, en el minuto 24: Orzáez fue al galope por la derecha, tiró el centro y Raúl y Bateria coincidieron a la hora de despejar. La pelota dio en el brasileño. Gol en propia.

Franklin juega con fuego

Desde ese momento, los de Brocanelo se desinflaron: bajaron el pistón en ataque, el Peñíscola salió del caparazón y provocó errores en la salida de balón. Casi todos, de un desatinado Franklin, que juega con fuego. La más clara fue de Peiró: cazó un rechace y no entró de milagro. Tampoco estuvo acertado Ique, un pívot que lucha mucho y remata poco. Rahali ni saltó a la pista. Con Juanpi de portero-jugador, a falta de cuatro minutos, pudo llegar la victoria. En el último segundo, Mellado lanzó un disparo que pegó en el larguero.