Tambores de guerra en el Jimbee

Los hermanos Sergio y Miguel Ángel Jiménez Bosque, dueños del Jimbee Cartagena, siguen un entrenamiento de su equipo en el Palacio de Deportes. / j. m. rodríguez / agm
Los hermanos Sergio y Miguel Ángel Jiménez Bosque, dueños del Jimbee Cartagena, siguen un entrenamiento de su equipo en el Palacio de Deportes. / j. m. rodríguez / agm

Brocanelo se juega mañana el puesto ante O Parrulo en un ambiente de división alrededor del equipo

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

La crisis que no cesa. La temporada ha comenzado absolutamente torcida para el Jimbee Cartagena, que aspiraba a estar entre los seis mejores pero ocupa plaza de descenso tras la disputa de las primeras cuatro jornadas. Un empate y tres derrotas en Liga y un doloroso descalabro ante ElPozo en la final de la Copa Presidente han encedido todas las alarmas. Así, los problemas se amontonan de nuevo en un club que ya el año pasado vivió momentos delicados. Todo el mundo, no obstante, se dio una tregua en un verano de cuatro meses, tan eterno como balsámico. No hubo competición y las aguas fueron volviendo a su cauce por sí solas. Pero el lamentable inicio de temporada del equipo entrenado por André Brocanelo ha reabierto viejas heridas.

El club niega que esté buscando entrenador y respalda a su técnico, mientras se agranda la grieta entre las peñas y la directiva

Esta semana ha sido dura en la entidad presidida por Miguel Ángel Jiménez Bosque. Pero es que todo podría saltar por los aires mañana, si el equipo es incapaz de ganar ante su gente al O Parrulo (Palacio de Deportes, 18.00 horas). En el club cierran filas, defienden que la semana pasada en Pamplona el equipo ya exhibió «una clara mejoría» y alegan que los árbitros evitaron que el Jimbee sumara, al menos un punto, en Anaitasuna, al anular un gol de legal de Mellado en la última jugada del primer tiempo. Era el 1-1 provisional y el encuentro terminó 3-1. Aseguran además en la entidad cartagenera, por activa y por pasiva, que la confianza en el técnico, André Brocanelo, sigue siendo absoluta y que ni siquiera una nueva derrota mañana ante el O Parrulo (sexto clasificado con seis puntos) haría peligrar su puesto.

En cifras

1
punto ha sumado el Jimbee en las cuatro primeras jornadas, el del empate ante Santa Coloma.
16
tantos ha encajado ya el equipo de Brocanelo, lo que le convierte en el segundo más goleado de la Liga.

Sin embargo, otras fuentes consultadas por 'La Verdad' sostienen que la directiva del Jimbee habría tanteado ya a algunos entrenadores en paro, por si fuera necesario llevar a cabo un relevo en el banquillo la semana que viene. Los ofrecimientos, además, son continuos. El banquillo del Jimbee, un club que paga bien y que cuenta con el respaldo de una gran empresa que ha llegado al fútbol sala para quedarse, es muy goloso. Es obvio. En el club repiten de forma mecánica que Brocanelo, que tiene contrato hasta 2022, es el entrenador que sacará al Jimbee de esta crisis y conseguirá grandes cosas en el futuro. De ahí no se sale nadie.

En la entidad se agarran a la mejoría exhibida en Pamplona, donde los árbitros perjudicaron al Jimbee

A la gresca

Más allá de lo que pueda suceder con Brocanelo si mañana no llega la primera victoria del curso, hay otros focos de conflicto en el entorno del club. El dueño y presidente, Miguel Ángel Jiménez Bosque, tuvo hace unos días un feo encontronazo en Twitter con un miembro del programa '5 en pista', una tertulia que la web 'Efesista' dedica cada semana a analizar la actualidad del club de fútbol sala de la ciudad. Además, hubo muchas críticas por parte de aficionados al brasileño Eka, por unas declaraciones a 'Onda 24', en las que dijo que «no sería un fracaso» quedarse fuera de la Copa y recordó que antes de la llegada de Jimbee al club, cuando él venía con otros equipos a Cartagena, «solo había 300 personas en el pabellón». Calificó de «resultadistas» a los aficionados del conjunto cartagenero.

Un sector mayoritario de peñistas, antes siempre escuchados, se sienten ignorados por Jiménez Bosque

Las palabras de Eka, en un escenario ciertamente tóxico, acabaron finalmente convertidas en más gasolina para un fuego que no se apaga. La grieta entre un sector mayoritario de las peñas y la directiva de Jiménez Bosque, evidente desde hace un año, se agranda por momentos. Ocurre que antes, en la etapa de Plásticos Romero, este grupo de aficionados más fieles sentían que su voz siempre era escuchada por Roberto Sánchez y Juan Fernando Romero. Los que mandaban los tenían en cuenta. Ahora, sin embargo, se quejan de que los directivos del Jimbee son completamente ajenos a sus reivindicaciones. Se sienten ignorados por Jiménez Bosque.

En el vestuario, mientras tanto, quieren cerrar filas y nadie ha hablado esta semana. Hoy lo harán el entrenador, André Brocanelo, y el cierre brasileño Attos, quien la temporada pasada defendió la camiseta del O Parrulo. Se ha perdido los dos últimos partidos por un problema en el tobillo y lo normal es que mañana reaparezca ante su exequipo.

Bateria, con dolor en una rodilla, es duda para mañana

Al Jimbee Cartagena se le acumulan los problemas en este inicio liguero. Es penúltimo y necesita ganar mañana al O Parrulo, partido para el que tiene la seria duda por lesión del ala brasileño Bateria, de 28 años y que es uno de sus jugadores referencia. Sufre una leve irritación en el menisco externo de su rodilla izquierda, según informó ayer el club cartagenero.

El de Palmitos, ex de Inter Movistar y Barça, está recibiendo tratamiento de recuperación y conservación y se está pendiente de su evolución para saber si estará disponible para el duelo de mañana. Lo normal es que sea baja. Bateria, como casi todos sus compañeros, no está dando el rendimiento esperado en unos primeros encuentros de los que tan solo se puede salvar a Mellado, Juanpi y Franklin.

Por otra parte, el duelo de mañana supondrá el reencuentro con el pachequero Rahali Mohammed, de 28 años y quien salió en verano del club tras seis temporadas en él. Terminaba contrato y André Brocanelo no contaba con sus servicios. Apostó por el O Parrulo y ha empezado a buen nivel con el equipo ferrolano, haciendo dos goles y siendo protagonista en los esquemas de Héctor Souto. También milita en O Parrulo el pívot unionense Alberto Saura, quien pasó por el Plásticos Romero en la temporada 2016-17.

Duda, deseado desde hace un año, quiere quedarse en Italia

El nombre del entrenador brasileño Eduardo Sao Thiago Lentz, Duda, quien fue entrenador de ElPozo Murcia durante 17 temporadas (entre 2001 y 2018), siempre ha estado ligado al proyecto del Jimbee. Desde que se supo que los hermanos Jiménez Bosque entraban en el fútbol sala cartagenero se vinculó su nombre con el club de la ciudad portuaria. Pero primero se fue a Kuwait, donde entrenó al Al-Yarmouk. Y actualmente está en Italia, dirigiendo al Real Rieti en la Serie A.

Pese a ello, con André Brocanelo en el alambre, el nombre de Duda vuelve ahora a sonar con fuerza en el entorno del club cartagenero. En sus tiempos en Murcia, Duda era un asiduo a los partidos que el Jimbee Roldán femenino jugaba en el pabellón Gabriel Pérez. Y tiene cierta relación con los directivos del Jimbee. Pero no parece que Duda sea una opción a corto plazo para el equipo cartagenero, ya que en varias ocasiones ha expresado su deseo de quedarse varios años en Italia, liderando un proyecto a largo plazo en Rieti, ciudad de 47.000 habitantes situada en el Lacio.