Fútbol sala | Jimbee

El mejor Jimbee choca contra el gigante Álex

Jugadores del Jimbee y el Inter en un lance del encuentro/J. M. Rodríguez / AGM
Jugadores del Jimbee y el Inter en un lance del encuentro / J. M. Rodríguez / AGM

Los de Guillamón someten al Movistar Inter con casi una veintena de claras ocasiones; a los madrileños les basta con su pegada (1-6) y con protegerse al abrigo de su enorme portero, que lo paró todo

RUBÉN SERRANOCartagena

Hay días en los que la portería parece más pequeña y los porteros, gigantes. El mejor Jimbee Cartagena de la temporada lo experimentó este domingo en el Palacio de Deportes. Los chicos de Juan Carlos Guillamón tuvieron hasta una veintena de claras ocasiones de gol, ante un Movistar Inter mustio, protegido al abrigo del guardián de su fortín: Álex González las paró de todas las formas y colores, hasta desesperar al Jimbee. Con cuatro apaños en ataque, y mucho cobijo en defensa, los interistas se llevaron los tres puntos con un abultadísmo 1-6, un marcador engañoso a tenor del número de llegadas locales.

1 Jimbee Cartagena

Raúl Jerez, Raúl Canto, Bateria, Fernández y Eka. También jugaron Jesús Izquierdo, Juanpi, Rahali y Mellado.

6 Movistar Inter

Álex González, Ortiz, Daniel, Ricardinho y Humberto. También jugaron Bebe, Borja, Elisandro y Solano.

GOLES:
0-1, Humberto (minuto 3); 0-2, Borja (minuto 6); 0-3, Borja (minuto 18); 0-4, Bebe (minuto 33); 1-4, Eka (minuto 37); 1-5, Humberto (minuto 39); 1-6, Daniel (minuto 39).
árbitros:
Moreno Reina y Peña Gómez (comité andaluz).
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 6 de la Liga Nacional de Fútbol Sala, disputado en el Palacio de Deportes ante unos 1.600 espectadores.

El Jimbee puede estar muy satisfecho e ir con la cabeza alta, porque maniató al Movistar Inter, un campeón en horas bajas, durante prácticamente todo el partido: sobró entrega y faltó suerte. Todo lo contrario que al cuadro madrileño, ganador de cinco ligas consecutivas que tiró de pegada para luego meterse en el caparazón. Lo peor que pudo hacer el Jimbee fue salir a la pista agarrotado: no hubo efervescencia, agitación, en un Palacio de nuevo semivacío, y eso dio alas a que el Inter, repleto de artistas, pusiera tierra de por medio con un 0-2 a los cinco minutos. Los de Jesús Velasco se quitaron un peso de encima. Tanto, que dieron dos pasos a atrás y vivieron de la renta hasta casi entrado el descanso.

Los de Guillamón reaccionaron tarde, pero empezaron a enseñar el colmillo con Bateria, Eka, Fernández y Canto en la pista. El Jimbee más dicharachero se vino arriba, con más ímpetu que ideas, eso sí, con jugadas ensayadas y disparos desde fuera del área. Por esa insistencia, por ese empeño en darlo todo, los locales merecieron al menos recortar distancias. Cosieron a tiros al portero Álex, que se ganó un aumento de sueldo respondiendo a los intentos de Eka, Juanpi, Rahali y compañía. Esa escasez de acierto lo penalizó el Inter, que sobrevivió gracias al oficio de Álex, Daniel y Ricardinho; formaron un muro y de la nada, Borja recogió un rechace de Raúl Jerez, al borde del descanso, para poner el 0-3. Los de Velasco hicieron lo justo para ganar.

No cambió el guion en la segunda parte, un auténtico monólogo del Jimbee. Solo Álex, en una actuación memorable, evitó que los de Guillamón lograran obrar el milagro. Bateria, en su mejor partido, probó varias veces, y en dos ellas estuvo realmente cerca: un disparo envenenado, que se le escurrió al guardameta del Inter bajo las piernas y dio en el palo, y con un zapatazo que se estrelló en el larguero. Con la que ya entró en cólera Eka, que lo intentó hasta el final, fue con una estirada sorprendente de Álex: el balón iba dentro, con él vendido, pero de repente estiró la pierna desde el suelo para despejarlo. Ver para creer.

Mellado, un veterano más

Hasta el joven canterano Mellado se vino arriba. El chico, como si llevara toda la vida en esto, fue un cerrojo perfecto en los escasos asomos del Inter por el área; mantuvo a raya al bigardo Elisandro y no le temblaron las piernas para frenar en carrera a Ricardinho, probablemente el mejor jugador del mundo. El murciano, de 19 años, hasta protagonizó la jugada del único tanto local, cuando inició una cabalgada por su cuenta y soltó un latigazo a la escuadra; por si acaso también aparecía Álex, Eka metió la cabeza en línea de gol. Para entonces ya era el minuto 37 y el marcador ya estaba muy cuesta arriba, con 1-4. Un rato antes, Bebe inventó una genialidad: agazapado como el resto de sus compañeros, levantó la mirada, vio a Raúl adelantado y lanzó un misil desde su rancho.

Los de Guillamón continuaron insistiendo, con un Álex desatado que sacó dos tiros de Fernández y de Jesús Izquierdo y otro de Eka a la media vuelta. Con portero-jugador, el Inter hizo el 1-5, obra de Humberto, en una contra, y Daniel puso la guinda con el 1-6, en el último minuto, con la portería vacía. Pese al abultado marcador, al Jimbee le honra haber mostrado esa imagen. Desde luego, parece el camino más indicado para competir con los pesos pesados, e intentar sacar tajada en los dos próximos compromisos: los 'huesos' Aspil Vidal y Barcelona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos