Fútbol sala

Jiménez Bosque: «Nadie duda de André, y el vestuario está fuerte y muy unido»

Miguel Ángel Jiménez Bosque charla con Juanpi, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / agm
Miguel Ángel Jiménez Bosque charla con Juanpi, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / agm

El dueño del Jimbee dice que «el partido del Barça fue un golpe muy duro y hemos estado sonados estas dos semanas, pero la cosa va a cambiar ya»

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El presidente y dueño del Jimbee Cartagena, Miguel Ángel Jiménez Bosque, ratificó ayer a su entrenador, André Brocanelo, quien tiene toda su confianza, a pesar de que el equipo todavía no ha ganado y es penúltimo, con un solo punto. «Nadie duda de André. Ni en la directiva ni en el vestuario. Si yo viera fisuras, seguro que actuaría. Pero es que es justo al revés. El vestuario está fuerte y muy unido, deseando que llegue el partido del sábado en Pamplona para empezar a darle la vuelta a esta situación», aseguró ayer Jiménez Bosque, contestando a preguntas de 'La Verdad'.

Por la mañana estuvo hablando con los capitanes y con jugadores de peso en la plantilla. A mediodía compartió almuerzo con el propio entrenador. Jiménez Bosque no está preocupado. «André es un trabajador incansable y una persona comprometida y sacrificada. Hemos intercambiado impresiones y él sabe que tiene nuestro respaldo absoluto. Confiamos en su trabajo. Nuestro nivel de duda con André es cero. Él es nuestro líder y será el entrenador que nos lleve a hacer grandes cosas esta temporada», indicó el dueño del club, en la línea que viene siguiendo desde hace meses. Desde que apostó por él para sustituir a Juan Carlos Guillamón, el presidente y dueño de la entidad siempre ha elogiado la labor de André Brocanelo.

¿Una nueva derrota este sábado ante Osasuna quebraría esa confianza en el técnico brasileño? «Para nada. Esto va más allá de una derrota en un partido puntual. El propio Osasuna no ganó ni un partido el año pasado en las cinco primeras jornadas y terminó la Liga en tercera posición. Tenemos un proyecto sólido, a medio y largo plazo. Y no hay nada que nos haga pensar que las cosas no van a mejorar. El grupo es sano, está comprometido y nadie está fuera de la dinámica del equipo. Con André al frente vamos a salir adelante», insistió.

«Como los boxeadores»

En el proceso de análisis que han llevado a cabo en la directiva del Jimbee en las últimas horas, todos concluyen en que la principal causa de este mal arranque de temporada hay que buscarla en el duelo ante el Barça, el primero de la Liga. «Lo habíamos preparado durante semanas y lo teníamos todo bajo control. Sabíamos de qué manera podíamos hacerles daño. Pero cometimos dos fallos tontos al principio y le regalamos el partido. Fue un golpe inesperado y muy duro».

Explicó Jiménez Bosque que «nos ha pasado como a los boxeadores cuando reciben un revés brutal que no ven venir». Y añadió que «hemos estado sonados [por ese golpe que les dio el Barça] durante estas dos semanas, en las que el equipo ha estado por debajo de su nivel. Pero tenemos una plantilla muy buena y la cosa va a cambiar ya», prometió el dueño de Jimbee.

«En los malos momentos, todos debemos sumar»

El dueño del Jimbee resta importancia a los pitos que un sector de la afición dedicó al equipo y al banquillo al finalizar el encuentro del domingo ante el Zaragoza, saldado con derrota (2-3). «Hubo alguna gente que silbó, pero tampoco fue algo genneralizado en el Palacio. Todos somos cartageneros y queremos lo mejor para nuestro equipo. En los malos momentos, todos debemos sumar. Soy de los que piensa que de nada sirve tirarse los trastos a la cabeza cuando vienen mal dadas. Si todos remamos juntos y tenemos mentalidad positiva, saldremos antes de esta dinámica de malos resultados», apuntó Miguel Ángel Jiménez Bosque.

Pidió además paciencia a una afición que «es muy entendida y que lleva muchos años viendo fútbol sala, ya que Cartagena es cuna nacional de este deporte». Alegó que «estamos en proceso de encajar piezas y de formar un equipo, ya que Lukaian viene de Italia y allí se juega de un modo distinto, por ejemplo». Además, disculpó el bajo rendimiento de Thalles y Cobarro, porque «son gente joven que poco a poco se tiene que acoplar a la dinámica del equipo».