Fútbol Sala

Jimbee, llega el año de la ilusión

Lukaian Baptista, fichaje estrella del verano, saluda a Raúl Canto y Marcao en la presentación del equipo en el Palacio de Deportes de Cartagena, el pasado 21 de agosto./A. Gil / AGM
Lukaian Baptista, fichaje estrella del verano, saluda a Raúl Canto y Marcao en la presentación del equipo en el Palacio de Deportes de Cartagena, el pasado 21 de agosto. / A. Gil / AGM

El equipo cartagenero, que quiere pelear con los mejores, prepara su exigente debut ante el Barça con el objetivo de instalarse en la cumbre desde el principio

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

«Hemos entrado en el fútbol sala para ganar la Liga». Eso dijo Miguel Ángel Jiménez Bosque (Cartagena, 1974), dueño de Jimbofresh, hace poco más de un año. Fue cuando se anunció la entrada de su empresa, la 17ª más importante de la Región y la 80ª del país en el sector de la agricultura, en el fútbol sala cartagenero. Todo el mundo reía. «También se reían cuando lo dije al entrar en el equipo femenino de Roldán y en la tercera temporada ganamos la Liga», apuntó divertido Jiménez Bosque, el artífice del milagro de los melones de Jimbee.

«Solo hacemos melones con sabor. Solo eso, tan sencillo. Pero es justamente lo que todos los productores habían olvidado: el sabor», ha dicho en varias ocasiones el propietario de una compañía cuya sede principal está en La Puebla (Cartagena) y que esta temporada ha vuelto a mover cerca de 60.000 toneladas de melones por Alemania, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Italia, Reino Unido, Portugal, España, Bélgica, Holanda, Singapur y parte de Oriente medio.

Apostó muy fuerte Jiménez Bosque desde el primer día. «La Liga masculina es otra cosa», le recordaron siempre los que son conscientes de que el Jimbee lo tiene muy crudo para repetir en Cartagena la gesta que lograron las chicas de Roldán. «Obviamente aún no estamos preparados para ganar la Liga. Pero ese sigue siendo nuestro objetivo a largo plazo. ¿En cuántos años? No lo sé. Sería una temeridad decir si dentro de tres, de cinco o de diez. Lo que sí sabemos es que el proyecto va a ir creciendo cada año», precisó el dueño y presidente del Jimbee en su última intervención pública, cuando presentó el proyecto de esta nueva campaña.

Attos y Lukaian tienen que darle al equipo la firmeza defensiva y el gol que le faltó la pasada campaña

Y este curso ya está aquí. Es evidente que el Jimbee todavía está muy lejos de Barça, ElPozo e Inter, los tres grandes clubes del país. Ellos parten como favoritos a ganar todos los títulos. Como siempre. Habrá que ver, por tanto, si los equipos del siguiente escalón, formado por Palma, Jaén, Navarra y Levante, son aún inalcanzables para el cuadro cartagenero o si, por el contrario, esa distancia se acorta. Ese es el primer objetivo del Jimbee: estar con los que pelean por la cuarta plaza. Ser uno más en esa zona que siempre ha sido un balcón por el que asomarse a la gloria. Que se lo pregunten al Jaén, sorprendente campeón de Copa en 2015 y 2018.

Los 1.100 abonados del club no pagan este domingo

Los 1.100 abonados del Jimbee Cartagena FS tienen acceso gratuito al partido de este domingo ante el Barça (Palacio de Deportes, 13.00 horas). Las entradas libres cuestan 10 euros (general) y 5 (infantil). El objetivo del club es superar los 3.000 espectadores en un recinto con capacidad para 4.200 personas.

Así las cosas, la ilusión se palpa en este mejorado Jimbee, que se estrena este domingo ante su afición (13.00 horas) a lo grande. Recibe al Barça, el equipo que ganó el curso pasado la Liga, la Copa y la Copa del Rey. En su plantilla están algunos de los mejores jugadores del planeta, como Ferrao, Daniel, Esquerdinha, Marcenio, Dyego, Sergio Lozano o Aicardo. En el recuerdo de todos está la histórica remontada del encuentro del año pasado, de 1-5 a 5-5 en el debut de André Brocanelo en el banquillo del Jimbee. Y también, la increíble victoria de los cartageneros en el Palau Blaugrana, con un gol de Fran Fernández en el último segundo (4-5). Eso fue en febrero. Después, el Barça lo ganó todo y el Jimbee se quedó fuera de las eliminatorias por el título, al igual que antes se había quedado fuera de la Copa. Fue una campaña muy decepcionante.

Cinco refuerzos

André Brocanelo dispone ahora de una plantilla larguísima, de 16 jugadores, y mucho más compensada que la del pasado campeonato. De los cinco fichajes que este verano ha cerrado el club destacan los del cierre Attos y el pívot Lukaian Baptista, ambos brasileños. El primero vuelve a Cartagena tras completar un año sobresaliente en O Parrulo, donde recuperó el nivel que tenía antes de lesionarse de gravedad en Palma. Él tiene que aportar esa firmeza defensiva que el equipo nunca tuvo la pasada Liga.

El segundo lleva toda la vida haciendo muchos goles y aquí, pese a sus 36 años, está llamado a marcar las diferencias. Pasó hace años por Segovia y Navarra y viene de ganar la Liga y la Copa en Italia con el Acqua e Sapone, donde el último curso anotó 23 goles. Más despacio habrá que ir con Thalles Henrique Lima, una promesa brasileña de 20 años por el que el Jimbee ha pagado 50.000 euros (su cláusula) al Santa Coloma. Ha firmado hasta 2025 y, junto a Mellado, es la gran apuesta de futuro de la entidad cartagenera.

También habrá que tener paciencia con el meta cartagenero Chispi Guillamón y el ala ciezano Fernando Cobarro, ambos de 21 años y los dos procedentes del filial de ElPozo. Sobre el papel, lo tendrán complicado para tener minutos. Pero en el club entienden que su llegada, tras ser descartados por ElPozo para su primer equipo, servirá para dar un plus de competitividad a los entrenamientos. De la plantilla del año pasado se mantienen todos, salvo el pachequero Rahali, quien ha encontrado acomodo en O Parrulo. Siguen, por tanto, Raúl Jerez, Marcao, Raúl Canto, Mellado, Jesús Izquierdo, Juanpi, Franklin, Fernández, Bateria, Ique y Eka.

Brocanelo: «La apuesta del club es muy grande y estamos preparados»

El brasileño André Brocanelo (Sao Paulo, 1972) es el hombre elegido por los hermanos Jiménez Bosque para pilotar el ambicioso proyecto del Jimbee Cartagena. Relevó el pasado mes de noviembre al murciano Juan Carlos Guillamón, la persona de confianza de Juan Fernando Romero -anterior propietario del club- durante toda la etapa de Plásticos Romero. La nueva directiva nunca creyó en Guillamón, quien por cierto ahora está en el banquillo del Elche, y muy pronto le dio todo el poder a Brocanelo, quien partió la pasada temporada con el rol de segundo entrenador.

A pesar de que los resultados no fueron los esperados y a que el equipo no jugó ni Copa ni 'playoff' por el título, el presidente del Jimbee Cartagena, Miguel Ángel Jiménez Bosque, siempre mantuvo su confianza en Brocanelo, quien lleva toda la vida en el fútbol sala y desde que colgó las zapatillas, en el Pinatar en el año 2008, ha estado preparándose para una ocasión como esta. Entrenó al Horadada entre 2013 y 2017. Afincado en Cartagena desde que se retiró -jugó en el GMI Cartagena entre 2000 y 2002-, su contrato es de tres años. Expira en 2022, aunque a los hermanos Jiménez Bosque les gusta decir que se trata de un acuerdo «vitalicio» y que su intención es que el brasileño entrene a su equipo «toda la vida».

Brocanelo recoge el guante, se siente respetado por los que mandan y acepta el reto. Sabe que las expectativas son «altas» y asegura que «tengo por vez primera una plantilla con la que puedo plantar cara al Barça a un partido».

De cara el debut de este domingo, el entrenador del Jimbee sueña con un ambiente de lujo. «Esperamos que se llene el pabellón y que nuestra afición nos lleve en volandas. Sabemos que la apuesta del club este año es muy grande y muy fuerte y estamos preparados. Es un reto impresionante empezar con la ilusión de poder ganar al Barça en nuestra cancha. Prefiero empezar así», reconoce Brocanelo.

No le preocupan demasiado los resultados de su equipo en una pretemporada en la que el Jimbee ha perdido con Benfica, Burinhosa, Peñíscola y Bisontes y empató, este pasado sábado, contra Alzira. «Tuvimos solo en la primera mitad [de ese último amistoso] 28 finalizaciones y 20 de ellas fueron con tiros a portería. El punto negativo es que no marcamos ningún gol en el primer tiempo. Me gustó mucho la presión alta que hicimos y estoy muy contento con el equipo. A nivel físico estamos muy bien para empezar la Liga», apunta el brasileño.