El Jimbee no despierta

Bateria anima a Mellado tras su fallo en el 0-1./Antonio Gil / AGM
Bateria anima a Mellado tras su fallo en el 0-1. / Antonio Gil / AGM

Los cartageneros caen ante un aplicado Zaragoza y se hunden en la clasificación

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El Jimbee no funciona. La tormenta perfecta cae sobre un club en el que las cosas no van como todo el mundo pensaba que iban a ir. Cuatro de los cinco refuerzos del verano se quedaron este domingo en la grada, incluyendo a un Thalles por quien el Jimbee acaba de pagar 50.000 euros de cláusula, 'rara avis' en el mundo del fútbol sala. Attos era el único que estaba lesionado. Lukaian, el único fichaje que sí saltó a la cancha, estuvo horroroso. Bateria y Eka, los jugadores que están llamados a tirar del carro, evidenciaron por tercera semana consecutiva que están a años luz del nivel que un día tuvieron. Tampoco está Jesús Izquierdo. Raúl Canto e Ique, que debutaron este domingo en esta Liga, no son la solución.

2 Jimbee Cartagena

Raúl, Mellado, Juanpi, Bateria y Eka -quinteto inicial-. También jugaron Lukaian, Raúl Canto, Franklin, Jesús Izquierdo, Ique y Fernández.

3 Fútbol Emotion Zaragoza

Adrián Pereira, Javi Alonso, Villanueva, Víctor Tejel y Esteban -quinteto inicial-. También jugaron Pedro Cary, Diego Sancho, Tabuenca, Richi Felipe y Trasobares.

Goles:
0-1, Esteban (4). 1-1, Fernández (25). 1-2, Trasobares (26). 1-3, Javi Alonso (28). 2-3, Eka (36).
Árbitro:
Mayo López y Panadero-Díaz Concha. Amarillas a los locales Bateria, Raúl Canto y Jesús Izquierdo; y a los visitantes Esteban y Tabuenca.
Incidencias:
Palacio de Deportes de Cartagena. Unos 2.000 espectadores.

Así las cosas, el actual Jimbee vive de las paradas de Raúl, la calidad de Juanpi, las arrancadas de Franklin, la garra de Fernández y la solvencia del imberbe Mellado. Muy poco para ganar partidos en la mejor Liga del planeta. La grada mira al banquillo. Como siempre. Seguro que André Brocanelo tiene su parte de culpa en este desastroso inicio de temporada del Jimbee. No se entiende, por ejemplo, que Fernández sea el último jugador de la rotación, cuando es el único -junto a Juanpi- que tiene determinación y mente limpia cuando encara el área rival. También debería imponer su autoridad el técnico brasileño cuando se montan escenas tan poco edificantes como la protagonizada este domingo por Fernández y Eka en el banquillo, encarándose y diciéndose de todo con el partido en juego.

Pero, estando como está ahora mismo el equipo cartagenero, la sensación es que ya puede venir Duda, PC, Jesús Velasco o quien ustedes quieran que esto no lo levanta nadie. Solo los jugadores, muchos de ellos a un abismo del mínimo exigible que deberían dar, pueden revertir una situación que nadie imaginaba. El Jimbee, que quería estar entre los cuatro mejores, anda en zona de descenso, todavía no ha ganado y, lo peor de todo, emite unas sensaciones ciertamente calamitosas.

Sin dudas con el técnico

No se pone nervioso el presidente, Miguel Ángel Jiménez Bosque, optimista por naturaleza. Su confianza en el entrenador es inquebrantable. Al menos, de momento: «No hay ni una sola duda con André. Es parte del club y es el entrenador que nos hará grandes. Con él llegaremos arriba», afirmó este domingo tras el partido en declaraciones a Onda Regional. Hubo pitos y amago de bronca al acabar el encuentro, algo que no es frecuente en fútbol sala. Un sector de la afición empieza a impacientarse. La próxima salida es a la cancha del Osasuna.

Con todos los nuevos fuera de la lista, a excepción de un decepcionante Lukaian, Brocanelo apostó por una vuelta a las esencias de la temporada pasada, en la que, sobre todo al final, hubo cosas muy interesantes. El quinteto era el mismo de entonces, con Raúl, Mellado, Juanpi, Bateria y Eka. Y los cuatro primeros minutos de los locales, ante un Zaragoza asustadizo, fueron estupendos. Juanpi remató dos veces a la madera y el 1-0 parecía cuestión de tiempo. Pero llegó el 0-1, obra de Esteban tras un error infantil de Mellado. De esos que no se pueden cometer cuando se compite en la élite.

El tanto de los maños, aplicados y solidarios, hizo daño al Jimbee, muy empeorado por los que salieron del banquillo. Hasta que entró Fernández, el último de todos y saludado por la grada con una tremenda ovación en la que se entendía además una crítica a Brocanelo por no dar más carrete al de Abanilla. Fernández, que pisó la pista cuando ya se habían consumido once minutos, chutó tres veces seguidas y activó a los suyos.

El 1-1 se demoró más de la cuenta. Vino ya en el segundo tiempo. Lo hizo Fernández -no podía ser otro- en una contra muy bien llevada por Mellado. El zurdazo del chaval de Blanca fue remachado casi en la línea de gol por el '90' del Jimbee. Sin embargo, la alegría duró solo un minuto. El propio Fernández dejó su marca en un córner y Trasobares aprovechó la situación para marcar a placer en el segundo palo. Fue otro de esos errores que no se pueden consentir en Primera División.

Pronto llegó el tercero, tras una jugada confusa en la que los visitantes sacaron de banda con la pelota en movimiento. Los árbitros no se enteraron y la jugada acabó con el tanto de Javi Alonso, quien no se lo creía. Tuvo doce minutos el Jimbee para darle la vuelta al marcador o, al menos, salvar un punto, tal y como había hecho la semana anterior en Santa Coloma. En la primera acción con portero-jugador marcó Eka. Y después Lukaian chutó al poste. Pero no llegó el tanto del empate. Y la gente se enfadó. Es normal. En verano le vendieron una película muy distinta de la que están viendo.