El Jimbee busca dar la campanada ante un Movistar Inter anestesiado

Los de Guillamón, sin el sancionado Ique, reciben en el Palacio de Deportes al cuadro madrileño, mermado por las bajas y por un irregular inicio

RUBÉN SERRANO Cartagena

Es muy difícil ver al mejor equipo del mundo besar la lona. Prácticamente imposible. Y menos, si el rival que tiene delante es un enclenque, motivado eso sí, pero a años luz de su oponente. Pero si realmente hay una pequeña posibilidad de cambiar el guión, no cabe duda de que es esta mañana, a las 13.15 horas, en el Palacio de Deportes: el Jimbee Cartagena, en fase de tonificación para competir con los pesos pesados, recibe la visita del Movistar Inter, un gigante anestesiado, mermado por las bajas y muy lejos de la cabeza de la clasificación. Ese estado de zozobra es al que deben agarrarse los chicos de Guillamón para dar la campanada, o al menos hacer que el encuentro no sea un garbeo visitante.

El cuadro interista es el Goliat del fútbol sala: invencible, acumula títulos año tras año y machaca a todo aquel que se pone por delante. Pero ese martilleo, común en las últimas temporadas, no parece tan letal en este inicio liguero; los de Jesús Velasco, fuera de sí, tan solo han sumado 8 de 15 puntos posibles, números de púgil de media tabla y no de campeón. Los madrileños están en tierra de nadie y, por primera vez, se dejan manosear por los rivales como nunca antes. De ese aturdimiento han sacado tajada el Levante (5-3), Peñíscola (3-3) y Jaén (2-2), estos últimos el pasado miércoles, en un encuentro atrasado por la competición europea de los de Torrejón de Ardoz.

El motivo principal es que el Inter acusa la plaga de bajas de gran parte de sus jugadores. En Jaén, sin ir más lejos, Velasco tan solo dispuso de 9 del primer equipo, contando a los porteros Jesús y Alejandro. La única buena noticia es que en el Palacio sí estará el pívot Elisandro, recuperado de sus molestias en la rodilla. Por supuesto, también la estrella del equipo: siempre es un lujo para cualquier espectador disfrutar de las diabluras del portugués Ricardinho, uno de los mayores artistas del parqué. Con él, toda estrategia es insuficiente: en cualquier momento puede agitar el partido. Ya lo hizo en la Salobreja, cuando salió al rescate de un Inter horrible y ayudó a rascar un punto.

Ricardinho, un artista

Es lo que tienen las grandes estrellas, que van por libre y no entienden de malos momentos. La del Jimbee Cartagena, Bateria, brilla con menos intensidad: tal vez enfrentarse a su exequipo sea la motivación que necesita para arrancar. No todos los días se juntan en una misma pista tan buenos jugadores. El club ha puesto el encuentro de pago para los alrededor de 850 socios: la entrada les sale a 8 euros y al resto del público, a 15. No hay cifras oficiales de venta de entradas. Las taquillas del Palacio abrirán antes del partido.

Al margen de la imagen que presente el Palacio de Deportes, lo cierto es que la cita tampoco le llega en el mejor momento posible al Jimbee Cartagena, estancado en la zona media de la clasificación y que la semana pasada tampoco pudo superar al modesto Valdepeñas, penúltimo, en Ciudad Real. La «motivación» de la que han hablado en el club durante la semana no será suficiente para poner en aprietos al Movistar Inter: hay que cerrar las grietas en una defensa que ha encajado 24 goles en 5 jornadas. También está pendiente solucionar las desconexiones en las segundas partes, que han penalizado en los resultados.

Calendario complicado

A los de Guillamón les conviene ir a por todas, más allá del tallaje del adversario, a fin de no alejarse demasiado de la zona alta. En las próximas fechas tampoco se bajará el pistón de los rivales, con la visita a la pista de un Aspil Vidal que anda al acecho de la cabeza, la próxima semana; y el partido en casa, la siguiente, contra otro 'hueso' como el líder Barcelona. Con ese horizonte por delante, el Jimbee Cartagena debería mentalizarse para sacar algo positivo y no descender más en la clasificación.

La única baja para hoy es la del pívot Ique, que cumplirá el segundo de los cuatro partidos de sanción que le cayeron ante Osasuna Magna. El Movistar Inter no avisa: a medio gas, adormilado, pudo superar la semana pasada a ElPozo Murcia, en el Palacio de los Deportes (3-5).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos