La Federación dará una respuesta a Guillamón «en un par de semanas»

El Jimbee continúa pendiente de resolver el finiquito del extécnico, casi un mes después de su despido y sin contacto entre las partes

R. S. CARTAGENA.

El cobro del finiquito del exentrenador del Jimbee Cartagena Fútbol Sala sigue estancado, casi un mes después de que fuera despedido y su lugar, ocupado por su segundo André Brocanelo. En este tiempo, ambas partes han mantenido hasta un par de reuniones, sin que haya un entendimiento entre el técnico de Los Garres y la directiva encabezada por Miguel Ángel Jiménez Bosque. Guillamón entiende que el contrato que firmó en la etapa de Plásticos Romero hasta junio de 2019 está para cumplirlo, aunque el presidente del club cree que su deber es pagarle hasta el día trabajado, es decir, dos de las diez nóminas que se abonan hasta final de temporada.

En las últimas semanas ya no ha vuelto a existir contacto entre las partes, según fuentes consultadas por 'La Verdad'. A efectos federativos, Brocanelo sigue apareciendo como segundo entrenador. Como Guillamón no ha denunciado al Jimbee, la Liga Nacional de Fútbol Sala no ha puesto pegas a que el brasileño sigue dando instrucciones en el banquillo.

Asunto «bloqueado»

El asunto está «bloqueado» y, aunque no existe una denuncia, la Federación sí tiene en sus manos «el contrato que acredita» que Guillamón tenía contrato hasta junio de 2019 y, por lo tanto, está «amparado». El documento, según esas mismas fuentes, está en la Federación «desde el pasado viernes». Ese contrato profesional, no obstante, ya estaba en manos de la Federación antes de que empezara la Liga. Lo normal es que en un plazo de «un par de semanas» den «una respuesta». A partir de ese momento, sostuvieron esas fuentes, ya estaría en manos de Guillamón o del Jimbee, según sea la parte perjudicada, dar un paso más e ir a o no «a juicio». Con Brocanelo, el balance es de dos empates y una derrota.

 

Fotos

Vídeos