Drahovsky no vuelve y el Jimbee renuncia a su filial de Tercera

Drahovsky remata de cabeza en un partido con el Plásticos Romero Cartagena, frente a Peñíscola. / antonio gil / agm
Drahovsky remata de cabeza en un partido con el Plásticos Romero Cartagena, frente a Peñíscola. / antonio gil / agm

El eslovaco rechaza la propuesta del club cartagenero, que va a inscribir a un equipo en Preferente «para los que salen de juveniles»

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Jimbee Cartagena no va a poder recuperar al ala eslovaco Tomas Drahovsky, quien ya militó la pasada temporada en el club, entonces bajo la denominación de Plásticos Romero. Drahovsky, de 26 años, se marchó el pasado verano al Sparta de Praga, alegando que tenía que regresar a casa para solucionar temas personales. Y ha realizado una gran temporada en la Liga checa. André Brocanelo quería traerlo de vuelta para el próximo campeonato, pero el jugador ha decidido quedarse un año más en Praga. También lo pretendía el Santa Coloma.

Drahovsky es internacional con su selección y antes de venir a Cartagena pasó por Slovmatic de Bratislava, Kosice, Benago Futsal y Eto Raba Gyor. Llegó a Cartagena sin hacer ruido en el verano de 2017 y le costó un mundo adaptarse a un nuevo país, a un idioma desconocido, a unos compañeros que no conocía de nada y a una nueva Liga, pero en la segunda vuelta se desató, hasta el punto de convertirse en uno de los mejores hombres del equipo que entrenó Juan Carlos Guillamón.

Pero, al menos de momento, Drahovsky no vuelve. Y el Jimbee sigue buscando una pieza más que cierre una plantilla que será de 16 jugadores, trece de campo y tres porteros. A las llegadas de Chispi, Attos, Thalles y Lukaian se unirá un quinto fichaje que todavía está muy verde. Hay un verano entero por delante y ninguna prisa por elegir al hombre que cerrará un plantel que debe pelear por estar entre los seis primeros de la Liga, como mínimo.

El filial, en Preferente

Por otra parte, el gerente del club, Juan Giménez, confirmó a 'La Verdad' que el Jimbee no inscribirá este año a su filial en Tercera División, lo que conlleva la marcha de Jesús Barón, Pele, Javi Díez y Fabián Molina, jugadores que el año pasado estuvieron con el primer equipo. Giménez alegó que «la primera plantilla va a ser muy larga y eso dejaba a los chicos del Tercera sin posibilidad de entrenar y optar a tener minutos en Primera».

Añdió que «todos los del filial querían jugar en Segunda o Segunda B y, de momento, no nos planteamos tener un filial en esas categorías. Así, lo vamos a sacar en Preferente para que jueguen los que salen de juveniles, con la idea de que noten menos el salto».