FÚTBOL SALA

Un derbi a dos velocidades

Juanpi agarra a Álex García en una imagen de archivo. /Javier Carrión / AGM
Juanpi agarra a Álex García en una imagen de archivo. / Javier Carrión / AGM

El Jimbee busca una alegría con todo perdido y ElPozo quiere el primer puesto tras el tropiezo del Barça

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El derbi puede con todo. Y más si se juega en Cartagena. «En la primera vuelta lo vi como un partido más. No tuve nunca esa sensación de derbi especial. Me han dicho, eso sí, que en Cartagena el partido tiene más picante», soltó en la previa el argentino Diego Giustozzi, quien visita por vez primera la cancha del eterno rival de los charcuteros. Las cosas han cambiado mucho en los últimos tiempos y la presión ambiental en el nuevo Palacio de Deportes es anecdótica si la comparamos con la de la vieja 'Bombonera'. Si echamos la vista atrás y recordamos los duelos de hace dos décadas, en tiempos de Javi Matía, Paulo Roberto y compañía, la comparación directamente se nos cae.

Va bien encaminado, no obstante, el entrenador de ElPozo Murcia, que en sus últimos enfrentamientos con el Cartagena FS (en época de Plásticos Romero y en el duelo del pasado mes de diciembre contra el Jimbee) siempre lo ha pasado mal. Nunca terminaron ganando los portuarios, a excepción del duelo de Copa del Rey en el Príncipe de Asturias de hace dos años, resuelto en la tanda de penaltis, pero los de la capital sudaron siempre de lo lindo para hacerse con un punto o con los tres.

Si los murcianos lo pasan mal este mediodía sobre la cancha del Palacio de Deportes no será por un ambiente sobrecargado ni por un exceso de presión en la grada. Porque este derbi ha pasado casi de puntillas durante la semana, por las desde ayer nulas opciones de los locales de alcanzar la octava plaza, por la coincidencia con el Cartagena-Murcia de la tarde en el Cartagonova y porque además los casi 900 abonados del Jimbee tienen que pasar por taquilla. El duelo es televisado.

La temporada ya ha terminado para el cuadro cartagenero, mientras que los de Giustozzi serán colíderes si ganan hoy

Así las cosas, se espera una de las entradas más flojas de los últimos años en un partido contra ElPozo. En cualquier caso, hace bien Giustozzi en ser cauteloso, ya que los alrededor de dos mil incondicionales que acudan finalmente al partido se dejarán la garganta animando al conjunto de André Brocanelo, a pesar de que su equipo hoy ya no se juega absolutamente nada en el derbi.

Tras los resultados de la tarde de ayer, con el triunfo del Levante en Santa Coloma (2-5) y del Aspil Vidal Ribera Navarra en Ferrol (2-5), las matemáticas han abandonado definitivamenta a un Jimbee que lo echó todo a perder con sus recientes derrotas en Segovia y Valencia. El único objetivo que le queda a los cartageneros es ganar los tres partidos que le restan (el de hoy, el de la semana que viene en casa con Zaragoza y el de la última jornada en Palma de Mallorca) para terminar bien una temporada muy discreta y demasiado irregular.

En cambio, sí le echó un cable el Osasuna a ElPozo, ya que tumbó en su pista al Barça (3-2) y el reto de los murcianos de terminar la Liga regular en primera posición vuelve a ser factible. Para mantenerse en la pelea, eso sí, los de Giustozzi tienen que salir hoy indemnes de Cartagena. Matteus, por sanción, y Pito, con molestias en un gemelo, son bajas en ElPozo. En el Jimbee llegan muy justos al derbi el meta Raúl Jerez, con problemas gástricos que se suman a sus dolores en el hombro, y Raúl Canto, quien arrastra un esguince de tobillo.

ElPozo, que encadena 19 jornadas sin conocer la derrota, no ha perdido como visitante en toda la temporada. Sus dos únicos tropiezos del curso fueron en su pista, hace ya muchos meses, contra Movistar Inter y Segovia. «Ya hemos jugado 14 partidos fuera de casa y todos los rivales nos fueron planteando distintas dificultades. Y a todos los fuimos superando. No sé qué podemos encontrar distinto en Cartagena. Somos el único equipo invicto a domicilio de toda la Liga y no sé cuántos equipos fueron capaces de lograr algo así en la historia del fútbol sala», señaló el viernes Giustozzi, quien recibió los halagos de André Brocanelo, técnico del Jimbee. «Es campeón del mundo y está haciendo un gran trabajo. Pero ya adelanto que en Cartagena sufrirá», le avisó.

Más