Un derbi histórico de nuevo en erupción

Vinicius y Manoel Tobías, en la final de la Liga de 2006. / J. M. Rodríguez / AGM
Vinicius y Manoel Tobías, en la final de la Liga de 2006. / J. M. Rodríguez / AGM

La apuesta de Jimbo Fresh por llevar al Cartagena a luchar otra vez por los títulos resucita los grandes ElPozo-Polaris que, hasta 2007, convirtieron a la Región en el epicentro del fútbol sala mundial

JOSÉ OTÓN

Es imposible encontrar en los archivos de la Liga Nacional de Fútbol Sala una final de la Liga tan volcánica como la que en 2006 disputaron ElPozo Murcia y el Polaris World Cartagena, ni tampoco una rivalidad tan enconada y visceral como la que estas dos ciudades llevaron, durante cerca de tres años, a los cuarenta metros de largo y los veinte de ancho que mide una pista de fútbol sala. Nunca hubo tanta tensión ni tanta exigencia por ganar al vecino en un espacio tan reducido.

El reciente desembarco en el primer equipo de fútbol sala cartagenero de la firma Jimbo Fresh evoca los recuerdos de la época más glamurosa del fútbol sala regional, cuando ElPozo y el Polaris Cartagena convirtieron a la Región en el epicentro del fútbol sala nacional y mundial y ambas escuadras coleccionaban campeones del mundo en sus filas. Las imágenes, en el retrovisor, de los derbis murcianos, con grandes medidas de seguridad en el Palacio de los Deportes y en una 'Bombonera' abarrotada horas antes de la visita a la ciudad portuaria del eterno rival, se agolpan en la memoria colectiva de todos los amantes de un deporte que sueñan con que la llegada de esta firma hortofrutícola reviva aquellos derbis.

ELPOZO MURCIA

Patrocinador
Grupo Fuertes.
Entrenador
Diego Giustozzi (Buenos Aires, 1978). Campeón del mundo con Argentina.
Estrella
Miguel Sayago Martí, 'Miguelín'.
Presidente
José Antonio Bolarín Sánchez.
Palmarés
5 Ligas, 4 Copas de España, 6 Supercopas, 2 Copas del Rey, 1 Recopa y 1 Copa Ibérica.

JIMBEE CARTAGENA

Patrocinador
Jimbee Melón.
Entrenador
Juan Carlos Guillamón (Los Garres, Murcia, 1975). Ascendió en 2016 al Plásticos.
Estrella
Dione Alex Veroneze, 'Bateria'.
Presidente
Miguel Ángel Jiménez Bosque.
Palmarés
16 temporadas en Primera División. Subcampeón de la Liga en la campaña 2005-06.

De 2003 a 2007 la constructora de Facundo Armero y Pedro García Meroño, que llegó a facturar 600 millones de euros al año, decidió plantar cara a otra de las grandes firmas de la Región, ElPozo, liderada por la familia Fuertes. Además de la rivalidad deportiva e histórico-política, estos duelos fueron el choque de dos estilos empresariales antagónicos.

Polaris pagó más de un millón en 2005 para fichar a Lenísio y Balo, que jugaban en ElPozo

Hasta aquel 2003 el Cartagena había sido un equipo humilde. En junio de 1998 había conseguido su primer ascenso a Primera, manteniéndose en la élite con dificultades y gracias a la gestión de Antonio Mínguez y de Mínguez Sáez, GMI y Hospital CMV Caridad. ElPozo, mientras tanto, había conseguido ya su primera Liga, en 1998, frente al Talavera. Pero que la constructora pachequera Polaris World se convirtiera en el principal patrocinador del equipo de Mínguez fue equiparando las fuerzas con su rival. El humilde Cartagena se reforzó con jugadores como Cristian, Indio y David Marín, y puso la guinda a la plantilla de la temporada 2003-04 con Manoel Tobías, elegido varias veces mejor jugador del mundo. Y al primer intento se cargó a ElPozo en las semifinales de la Copa de España de Santiago y se coló meses después entre los cuatro mejores de la Liga.

Los buenos resultados cultivaron la ambición de García Meroño, que aumentó su apuesta. Fichó a Simi, Marcelo, Jordi Torras y Orol. En apenas dos años el Cartagena pasó de convertirse en un equipo que evitaba el descenso a ser candidato al título. Pero, al segundo intento, se topó con ElPozo en semifinales, en las que los murcianos impusieron su experiencia. La tensión estaba a flor de piel; Paulo Roberto, entonces líder de ElPozo, arrojó agua a la grada del Pabellón Central donde estaban las familias de los jugadores locales. El partido estuvo parado durante muchos minutos y el brasileño, que años antes tuvo que salir de la 'Bombonera' escondido en el maletero del concejal de Deportes Gómez López, consiguió que su equipo tomara oxígeno y remontara un partido eléctrico. La semifinal 2004-05 fue el aperitivo de lo que estaba por llegar.

Al juzgado

Pedro García Meroño redobló la apuesta y preparó el mejor equipo de fútbol sala de la historia. Disparó a la línea de flotación de su gran rival. Lenísio y Balo, dos de las grandes estrellas de un ElPozo que había perdido las tres últimas finales contra el Interviú, rompían unilateralmente su contrato con los charcuteros y se marchaban a Cartagena. Ambos alegaron que su relación contractual con el club que presidía Pedro Orenes acababa cada verano, cuando no eran dados de alta en la Seguridad Social durante el mes de agosto. El asunto acabó en un Juzgado de lo Social de Murcia, en un juicio en el que hasta Kike Boned fue llamado a declarar.

Pero Polaris, en una batalla que marcó el verano de 2005, decidió acabar con el asunto depositando los 1,1 millones de la cláusula de rescisión de ambos jugadores, algo inaudito en este deporte. A todo lo que ya tenía el equipo cartagenero sumó a dos de los principales bastiones de un ElPozo en el que Paulo Roberto había colgado las botas y al que comenzó a liderar, con todos los galones, Kike Boned. Duda, que también fue tentado, junto al cierre valenciano, para marchar al Polaris, se sacó de la chistera a un desconocido Wilde y también a Bácaro. Y junto a Vinicius, que había estado en un segundo plano por detrás de su hermano Lenísio, Mauricio, Fran Serrejón, Álvaro y Joel, entre otros, ElPozo, tocado en su orgullo, escribió su gran historia.

La final de la Liga que meses después protagonizaron ElPozo y Polaris es historia del fútbol sala. Cinco partidos que dieron la vuelta al mundo. En una serie tremendamente igualada, el Polaris superó un 'match- ball' y llegó al quinto y definitivo encuentro, con cerca de 3.000 aficionados cartageneros en las gradas de un Palacio tomado por las medidas de seguridad, como si fuera un Real Madrid-Barcelona. Pero ElPozo impuso su jerarquía para llevarse su segunda Liga, un trofeo que cambió el rumbo de su historia.

El golpe hizo dudar a García Meroño, que aun así mantuvo su apuesta por el fútbol sala una campaña más, la 2006-07, en la que los fichajes de Ciço y Rafael no causaron tanto impacto. Pero el Polaris volvió a patinar en la Copa de España y cayó de nuevo ante los de Duda en la semifinal de la Liga. Solo unos días más tarde, en un hotel de uno de los resort de lujo construidos por la firma pachequera, Pedro García anunciaba su marcha de la Liga, a la que acusó de «falta de profesionalidad».

El Futsal Cartagena tuvo que sobrevivir con el apoyo de firmas más pequeñas. Incluso y, paradojas del destino, tuvo a ElPozo como aliado, con la cesión de jugadores como Esquerdinha, Bebe, Pedreño y Raúl Manjón. Hasta que Plásticos Romero subió un peldaño y llevó al fútbol sala cartagenero el año pasado a otra fase final de la Copa y a soñar con el 'playoff'. Ahora, el Jimbee Cartagena quiere dar un paso más. Aunque no es el Polaris millonario que llegó a tener presupuestos de 4 millones, mira alto. Con los fichajes de Bateria y Eka (vendrán más), piensa discutir la hegemonía de ElPozo en la Región, a la que va camino de devolver los mejores derbis de la historia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos