Un coloso, en plena construcción

Juanpi abraza al portero Raúl Jerez, uno de los jugadores más en forma del Jimbee, tras el partido ante Osasuna Magna. / pablo sánchez / agm
Juanpi abraza al portero Raúl Jerez, uno de los jugadores más en forma del Jimbee, tras el partido ante Osasuna Magna. / pablo sánchez / agm

El Jimbee Cartagena, que acusa la falta de una pretemporada, recibe el domingo al Inter Movistar . El equipo, sin el mejor Bateria, es el segundo más goleado; en Ciudad Real y Santa Coloma se pagó cara la desconexión en la segunda parte

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

La visita del Inter Movistar al Palacio de Deportes, este domingo, a las 13.15 horas, va a pillar al Jimbee Cartagena en pleno proceso de construcción, con algunas virtudes y muchos errores por corregir. Pero el calendario de la Liga Nacional de Fútbol Sala ha querido que los de Guillamón, faltos de rodaje y madurez en la pista, se vean las caras con uno de los mejores equipos del mundo a mediados de octubre, cuando el proyecto está a medio hacer y con falta de más tiempo de cocción.

Aunque en el club aseguran que los jugadores están «motivados» para «ganarle por primera vez» al equipo madrileño, lo cierto es que el partido pillará en cuadro a los locales, que acumulan una serie de errores pendientes de subsanar para competir de tú a tú contra un rival de tanta entidad. La principal sombra que lastra a los de Guillamón, desde el primer día, es la falta de una pretemporada normal a la del resto de equipos. La empresa Jimbo Fresh, a través de su marca Jimbee Melón, acudió al rescate del club sobre la bocina: con el verano en marcha, hubo que trabajar a contra reloj en la confección de la temporada. Los brasileños Bateria y Eka llegaron con muy poco margen y, en público, el propio entrenador del Jimbee ya ha confesado que algunos jugadores no han alcanzado aún su mejor estado físico.

El brasileño, la estrella, está lejos de su mejor nivel y necesita más tiempo de adaptación

Problemas en la defensa

Estas primeras cinco jornadas de Liga han servido para comprobarlo: Guillamón debe trabajar la pizarra y subsanar los problemas defensivos del equipo. La retaguardia da muchas facilidades a los rivales: el Jimbee es el segundo equipo más goleado, con 24 dianas encajadas, y esa herida debe quedar cerrada cuanto antes para escalar posiciones. Solo el colista Segovia, con 26, sabe lo que es recoger más veces el balón del interior de la portería.

Si la directiva, encabezada por Miguel Ángel Jiménez Bosque, quiere meterse en el 'play-off', no cabe duda de que reducir esos números será vital. Porque los resultados (dos victorias, un empate y dos derrotas) no preocupan demasiado: de 5 jornadas, 4 se han jugado fuera de casa. Así, en el club entienden que la cosecha no es tan mala, y que podrían llevar más puntos si hubieran jugado más veces en el Palacio de Deportes.

Las entradas ya se han puesto a la venta al precio de 8 euros para los socios y 15 para el resto

Si en el casillero del Jimbee aparecen 7 puntos de 15 posibles, en parte es por culpa de otro 'vicio' que arrastran los de Guillamón: la desconexión en las segundas partes. Los Raúl Canto, Mellado y compañía arrancan aturdidos los segundos veinte minutos, y eso ha supuesto penalizaciones en el marcador. La semana pasada, sin ir más lejos, el Jimbee no pudo superar al modesto Valdepeñas, penúltimo. Estuvo dos vences por encima en el marcador, pero los locales remontaron y se pusieron por delante hasta un 4-2. Por suerte, el equipo siempre compite gracias a las paradas de Raúl Jerez, al acierto de Eka y al liderazgo de Fran Fernández: el de Abanilla es el máximo goleador de la LNFS, con 7 dianas, y es la gran sensación hasta el momento.

Las segundas partes

No obstante, su brillante arranque liguero no bastó para no pagar la novatada en Santa Coloma: en la segunda jornada, los de Guillamón recibieron un gran correctivo en la pista del Santa Coloma: pasó lo mismo que en el de Valdepeñas, pero sin reacción. Se tiró por la borda el 0-3 de la primera parte y, en un segunda irreconocible, los locales pasaron por encima, con el 6-3 definitivo. Verdaderamente, ahí se vio un problema que de momento persiste.

Tal vez el estímulo necesario para acabar con esos 'fantasmas' de las segundas partes sea encontrar la mejor versión de Bateria. La estrella brasileña, llamada a llevar el peso del grupo, a ser un referente, anda lejos de su mejor nivel. O al menos, cerca de parecerse a aquel jugador que brilló en el Inter Movistar y en el Barcelona. En el club son conscientes de ello, y hasta el ala carioca ya confesó en una entrevista reciente a 'La Verdad' que físicamente se encontraba «bien», pero que necesitaba tiempo para adaptarse «al equipo y al juego».

En el plano estrictamente institucional, a la directiva de Miguel Ángel Jiménez Bosque le queda una importante tarea pendiente: enganchar a la afición para que acuda al Palacio de Deportes. El club que él preside sigue estancado en los 850 abonados. En casi dos meses, la cifra apenas ha crecido en 100 fieles más. Y todo ello, a pesar de que los más de 7.000 socios del Efesé pueden sacar el carné del Jimbee por 50 euros. En el estreno de hace dos semanas acudieron unas 1.500 personas, para las alrededor de 4.200 butacas. El partido de este domingo, ante un Inter Movistar que anoche empató en Jaén (2-2) su partido aplazado de la jornada 4, es televisado y habrá que pagar una entrada de 8 euros, 15 el público general. ElPozo reunió la semana pasada a 6.000 espectadores, y animó al público con sorteos de camisetas y móviles, y música y animadoras al descanso.

Más

 

Fotos

Vídeos