El ciezano Cobarro llega a «dar lo máximo» como ala del Jimbee

Juan Giménez y Cobarro se estrechan la mano, ayer. AGM/ J. M. RODRÍGUEZ /
Juan Giménez y Cobarro se estrechan la mano, ayer. AGM / J. M. RODRÍGUEZ /

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Con una sonrisa de oreja a oreja y rodeado de su familia. Así compareció ayer en el Palacio de Deportes Fernando Cobarro, el ala de 21 años, en su acto de presentación como nuevo jugador del Jimbee Cartagena. El ciezano viene de marcar 16 goles en el filial de ElPozo, en Segunda, pero necesitaba crecer y en el primer equipo no tenía opción de coger rodaje. Debutó con Duda y esta pasada temporada, con Giustozzi, tuvo minutos en los dos últimos partidos de Liga, sin nada en juego.

Cobarro aseguró que es un jugador «polivalente, comprometido al máximo, pillo y que sabe estar en el momento» adecuado. El ciezano viene a cerrar la plantilla dirigida por André Brocanelo, que es de 16 jugadores y, por lo tanto, el brasileño deberá hacer cuatro descartes en cada convocatoria. Son los porteros Raúl Jerez, Marcao y Chispi; los cierres Mellado, Jesús Izquierdo y Attos; los alas Raúl Canto, Juanpi, Fernández, Bateria, Franklin, Cobarro y Thalles (aún pendiente de presentar), y los pívots Eka, Ique y Lukaian.

Rodeado de su familia

«La situación en ElPozo era difícil y esta era la opción más buena. He hablado con André y me ha pedido responsabilidad, esfuerzo y que dé lo máximo de mí. Mi punto fuerte también es el sacrificio defensivo», indicó el jugador, que firma por tres años y es seguidor del charcutero Álex, también ciezano. «De niño siempre quise ser como él y seguir sus pasos, y lo he conseguido».

Cobarro estuvo acompañado en todo momento por el gerente del club, Juan Giménez. «Cobarro se une a esa apuesta que estamos haciendo por tener y retener talento del fútbol sala en nuestro equipo. Creemos que es una apuesta que está en consonancia con aquel primer compromiso que nos marcamos, de ayudar a los jóvenes de la Región para que tengan un equipo de élite y de referencia para poder seguir creciendo. Esta será su casa a partir de ahora y estamos seguros de que con él, junto con otros jóvenes que se han incorporado, el futuro del fútbol sala en Cartagena está más que asegurado».