Campanada en el Palau Blaugrana

El joven Mellado regatea a Adolfo, anoche en el Palau. /lnfs
El joven Mellado regatea a Adolfo, anoche en el Palau. / lnfs

El Jimbee gana al líder Barcelona vestido de blanco y da un recital con un gol de Fernández en el último segundo

R. S.

Si el Jimbee Cartagena quiere hacerse un hueco entre los mejores equipos de la Liga Nacional de Fútbol Sala, no cabe duda de que este viernes por la noche empezó a dar un primer paso. Por lo menos, para mandar un aviso a navegantes, con un golpetazo de los fuertes en una pista intratable para todos los equipos: el Palau Blaugrana, la del líder Barcelona Lassa. Noche histórica.

El equipo dirigido por André Brocanelo dio una auténtica exhibición de fútbol sala, con un planteamiento tan arriesgado como valiente, que pilló por sorpresa a su homólogo blaugrana, Andreu Plaza, que no supo contrarrestar la táctica del brasileño. El Barça tiene a los mejores jugadores, pero el Jimbee le dio un auténtico baño y siempre llevó el peso del partido. Si tocaba rock and roll, allá que fue Brocanelo con portero-jugador desde los 30 segundos de partido. Si tocaba un vals, allí que iban sus muchachos al refugio. La lectura fue perfecta, de matrícula de honor, y los locales solo reaccionaron aprovechando los errores del rival, no por méritos propios.

4 Barcelona Lassa

Juanjo, Aicardo, Dyego, Adolfo y Ferrao. También jugaron Santana, Sergio Lozano, Arthur, Marcenio y Joselito.

5 Jimbee Cartagena

Raúl Jerez, Raúl Canto, Bateria, Mellado y Eka. También jugaron Jesús, Juanpi, Rahali, Fernández e Ique.

Goles:
0-1, Juanpi (13'). 1-1, Lozano (18). 2-1, Lozano (19). 3-1, Arthur (20). 3-2, Eka (23'). 3-3, Jesús (24'). 4-3, Joselito (34). 4-4, Bateria (40'). 4-5, Fernández (40).
Árbitro:
Moreno Reina (andaluz).
Incidencias:
Palau Blaugrana

En una contra, Juanpi robó la pelota y abrió al otro lado de la pista a Mellado, que asistió al ala de Campos del Ríos. Un contragolpe de manual. El Jimbee acumuló posesión, aceleró el paso del tiempo e irritó a las pobladas gradas del Palau Blaugrana, con silbidos hacia los cartageneros. Por si fuera poco, el equipo estrenó la tercera equipación blanca, como si fuera el Real Madrid, para añadirle más picante a la carta de presentación. Raúl Jerez le sacó varias intentonas a Arthur y, sobre todo, a la estrella Sergio Lozano. Brocanelo, que se le da de miedo jugar a toda pastilla, insistió en su idea de portero-jugador y eso pareció alejar el milagro: llegaron los errores en las entregas, fruto de la apuesta arriesgada, 'regalos' que aprovecharon los locales para poner el 3-1 al descanso.

Lo que ocurrió en la segunda parte tampoco lo olió Plaza: el Jimbee insistió en su idea, pero supo abrigarse en los momentos delicados para no sufrir. Clavó el aguijón y empató el choque en cuatro minutos. Luego, esperó su oportunidad y resistió a un Barcelona desesperado, inquieto, que no agarró el encuentro ni con el 4-3 de Joselito. Juanpi hizo de portero-jugador, chutó y Bateria, en su regreso al Palau, metió la pierna. En el último suspiro, con el Barça volcado, Fernández fue a la carrera, recortó al portero y definió con maestría, justo en el último segundo de partido. Con el empate de Peñíscola, la octava plaza está a solo dos puntos. Campanada histórica para dejar huella en la LNFS.