Mundial Francia 2019

Alexia Putellas: «Darnos como favoritas sería un error»

Alexia Putellas. / Foto: Óscar Chamorro I Vídeo: Virginia Carrasco

La futbolista del Barcelona afronta el Mundial con «ilusión» pero con los pies en el suelo: «El camino a seguir es competir cada partido, ponérselo difícil a cada rival e ir avanzando»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Alexia Putellas se convirtió en jugadora profesional casi por casualidad. «No te lo planteas hasta que se da la circunstancia. Cuando era pequeña era irreal tener la posibilidad de ser futbolista, pero poco a poco se ha ido resolviendo hasta que llegó el momento y no lo dudé», confiesa antes de disputar el Mundial de Francia. Jugadora del Barcelona, por su posición siempre se fijó en «Rivaldo», aunque se hizo más culé gracias a «al Barcelona de Guardiola, con Xavi, Iniesta y Messi», recuerda.

Donde más le gusta jugar es de «extremo izquierdo y medio», aunque por circunstancias ha tenido que disputar algún partido como «lateral izquierdo», aunque reconoce entre risas que «han visto que mejor para adelante».  Ahora tiene ante sí el reto del Mundial, en el que «ilusión no va a faltar» y en el que cree que «marcarse un objetivo sería un error».

El Mundial ya está aquí. ¿Cómo lo afronta?

Tenemos que intentar aprovechar cada minuto, competir cada partido y afrontarlo con mucha ilusión porque es un momento especial para el fútbol femenino. Ya se marcó un antes y un después con el Mundial de Canadá y espero que ahora también ocurra.

¿Qué supone participar en una cita tan importante?

Supone lo máximo a lo que puede aspirar una jugadora con su selección. El estar ahí es representar a todo el fútbol femenino, a un país, a un colectivo de todas las jugadoras que quieren estar allí. Sólo 23 tenemos la suerte de estar.

¿A qué aspira España en el Mundial?

Marcarnos un objetivo sería un error y darnos como favoritas también. Hay que tener un respeto a las selecciones que históricamente han sido campeonas y que llevan 30 años de ventaja con respecto a nosotras como Alemania, Francia, Estados Unidos, que son superpotencias. Ponernos a su nivel no nos hace bien y no sería real. El camino a seguir es ir a competir cada partido, ponérselo difícil a cada rival e ir avanzando.

El fútbol femenino ha cogido peso

Desde luego. Es un cambio de mentalidad en la sociedad y se está animando a las chicas jóvenes a jugar al fútbol. Antes no había equipos, la gente no creía y ahora, poco a poco, instituciones y clubes están apostando en la igualdad en el deporte. En el Mundial habrá un antes y un después porque dependerá de los resultados que esto vaya a más.

¿Qué supuso el récord de asistencia en el Metropolitano?

Es un poco engañoso porque fue un día especial y se hizo historia, pero la realidad no es esa. No podemos ponernos una venda en los ojos. La realidad es la de los domingos en las ciudades deportivas en las que difícilmente se llega a las 1.000 personas. Que se llene un día es muy bueno, pero eso tiene que servir para enganchar a la gente todos los fines de semana.

¿El objetivo es igualarse con el fútbol masculino?

Si, pero sin perder la esencia que hay en el fútbol femenino. La cercanía y el respeto entre la afición y las jugadoras no se puede perder.

¿Y acercarse en los salarios?

Es un mundo aparte. Ellos mismos lo dicen. No se va a llegar nunca y tampoco es bueno llegar.

¿Son habituales los juegos en la concentración?

Cada concentración tiene su juego. Hubo una en la que estábamos con las cartas y el siete y medio, otra con el póker…

¿Siempre has tenido claro que querías ser futbolista?

No te lo planteas hasta que se da la circunstancia. Cuando era pequeña era irreal tener la posibilidad de ejercer de futbolista. Poco a poco se ha ido resolviendo hasta que llegó el momento y no lo dudé.

¿Cuáles son tus referentes deportivos?

Cuando era pequeña me acuerdo de Rivaldo, me hice más culé con el Barcelona de Guardiola, con Xavi, Iniesta y Messi.

¿Cuál es su posición en el campo?

Extremo izquierdo y medio, pero para atrás no me he ido. Algún partido de lateral izquierdo, aunque han visto que mejor para adelante.