Ciclismo

Un Valverde «vacío» no puede lograr el tríptico

EFE BERG EN TERBLIJT

El murciano Alejandro Valverde aspiraba ayer a ganar la Amstel Gold Race para conseguir así el llamado tríptico de las Ardenas, junto a la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja, pero el corredor del Movistar no pudo estar con los mejores en los momentos clave para el desenlace de la 54ª Amstel Gold Race, en la que acabó «muy cansado y vacío».

Valverde lo atribuyó a las altas temperaturas, «ha hecho mucho calor», afirmó nada más concluir los 265 kilómetros de recorrido, y aunque «lo he intentado, el cuerpo no ha respondido como quería. Hay que aceptar las cosas como vienen. Cuando uno lo da todo, hay que estar contento», afirmó después de firmar su peor resultado, con el puesto 65º, de sus trece participaciones en la carrera de la cerveza, salvo el abandono que protagonizó en 2002, el año de su debut en ella. Ahora, los próximos objetivos serán esta semana, el miércoles en la Flecha Valona, una carrera en la que se ha impuesto en cinco ocasiones, y el domingo en la Lieja-Bastoña-Lieja en la que ha sido vencedor en cuatro oportunidades.

Ayer el triunfo fue para el fenómeno holandés Mathieu van der Poel, una de las grandes promesas del ciclismo mundial.