Ciclismo

Valverde disfruta, se relaja y gana en el final de curso

Valverde el sábado, en un clínic de béisbol en Saitama. /LeTour
Valverde el sábado, en un clínic de béisbol en Saitama. / LeTour

LA VERDAD

Cuatro ciclistas del Movistar Team han disfrutado de una experiencia que no olvidarán en Saitama, ciudad de la región de Kanto, ubicada apenas a una veintena de kilómetros al norte de Tokio. Los murcianos Alejandro Valverde y Rubén Fernández, Jorge Arcas e Imanol Erviti fueron invitados por la organización del Critérium de Saitama a participar en los eventos que acoge la prefectura japonesa para celebrar el final de la temporada ciclista, un agasajo coordinado por el Tour de Francia.

Valverde, con el maillo arcoíris de campeón del mundo, disfrutó el sábado en una exhibición con bicis de juguete y un curioso clínic de béisbol, seguido un día después [ayer] por tres pruebas ciclistas no competitivas que conformaron el programa central del acto: unos sprints entre grupos de cuatro corredores -imitando el 'keirin', disciplina de pista tan popular en Japón-, una contrarreloj por escuadras con todos los miembros azules rodando por el circuito y, finalmente, 19 vueltas al trazado urbano, en el que el ciclista de Las Lumbreras levantó los brazos por delante de Thomas (SKY) y Arashiro (TBM). La carrera se disputó en un circuito de 3,1 kilómetros de longitud por las calles de Saitama.

Un mes después de conquistar el maillot arcoíris de campeón del mundo, Alejandro Valverde sigue ganando pruebas y manteniendo su particular idilio con las victorias. El noruego Alexander Kristoff (EAU Emirates) ganó el maillot verde de la clasificación por puntos y el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain-Mérida) se llevó el maillot de lunares de la clasificación de la montaña. El también italiano Matteo Trentin (Mitchelton -Scott) ganó el premio de la combatividad.

«Fue una carrera maravillosa», declaró el murciano de 38 años que venció en el sprint final a Thomas.

«Estoy feliz porque fui capaz de participar en esta carrera», añadió Valverde, que cubrió los 58,9 kilómetros en 1 hora, 20 minutos y 13 segundos, lo que corresponde a un promedio de 44,056 km/h.

En cuanto a Saitama, el murciano no dudó en valorar la experiencia positivamente. «Aquí uno llega relajado y el trato es buenísimo. Siendo una prueba del Tour a la que venimos algunos de los más destacados, hay que verlo como un premio», dijo el líder del Movistar, una de las estrellas de una carrera con ciclistas como Geraint Thomas o Vincenzo Nibali.

A pesar de que la prueba no es oficial (se disputa desde 2013), contó con una enorme expectación y casi 200.000 aficionados en las calles de Saitama.

Agradable final de temporada

De esta prueba japonesa han hablado los mejores corredores. Chris Froome dijo en 2016 que «es muy agradable terminar la temporada allí, porque el ambiente es relajado y propicio para las carreras. Los corredores en el Tour aprovechan esta carrera para probar algo diferente, para el intercambio de experiencias en otro nivel, lejos de otras carreras más empapadas de historia. Ir a Japón, descubrir su cultura y compartir cosas con los aficionados es una experiencia maravillosa. Aprecio el hecho de que son muy respetuosos con todos los corredores y estoy impresionado con su conocimiento detallado de nuestro deporte».

El vencedor del año pasado fue Mark Cavendish, corredor del Dimension Data, quien superó a los locales Fumiyuku Beppu (Trek-Segafredo) y Yusuke Hatanaka en el esprint final de la última vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos