Un gigante en Estella

Indurain entrega el trofeo a Alejandro Valverde. / EFE
Indurain entrega el trofeo a Alejandro Valverde. / EFE

Alejandro Valverde sigue intratable y gana también el GP Miguel Indurain

EFEESTELLA

El murciano Alejandro Valverde (Movistar) ganó ayer el Gran Premio Miguel Indurain, disputado sobre 186 kilómetros con salida y llegada en la localidad navarra de Estella, tras un demoledor ataque en los últimos kilómetros de la clásica navarra. Valverde, reciente vencedor de la Volta a Catalunya, renunció a disputar el Tour de Flandes y cumplió con los pronósticos de favorito al vencer en solitario y apuntarse su segunda victoria en la prueba, tras la obtenida en 2014.

El murciano le ganó el duelo final al ciclista madrileño Carlos Verona, que entró a 20 segundos en la línea de meta del Paseo de la Inmaculada de Estella.

La clásica navarra, organizada por el Club Ciclista Estella, es la única carrera para profesionales en la Comunidad Foral que antecede a la Vuelta al País Vasco, 'Itzulia', que comienza mañana. Antes de darse inicio a la carrera, el Club Ciclista Estella rindió un homenaje a José Miguel Echávarri, exciclista y exdirector navarro, pieza clave en la génesis del actual Movistar.

Durante la primera parte de la carrera, de menor dureza que la segunda, destacó la fuga de un grupo de ocho corredores, pero siempre bajo el control del equipo Movistar de José Luis Arrieta.

El australiano Jack Haig lo intentó en solitario en la ascensión al único puerto de primera categoría, Guirguillano, a 64 kilómetros de meta, alto que coronó en solitario, aunque fue cazado poco después. Llegó entonces el momento clave de la prueba, donde surtió efecto la estrategia del Movistar de romper y seleccionar la carrera a falta de 35 kilómetros para la línea de meta.

Apenas 17 corredores aguantaron el ritmo de cabeza, donde probó el ciclista Robert Power y poco después el colombiano del Movistar Carlos Betancur, hombre clave en la parte decisiva de la carrera.

Justo cuando fue neutralizado Betancur, a falta de 12 kilómetros, se produjo el ataque de Valverde en el alto de Eraul, con Carlos Verona como único hombre capaz de seguir la estela del murciano.

Alejandro Valverde sentenció con un segundo acelerón a falta de 5 kilómetros, donde Verona quedó sin capacidad de respuesta en las rampas de Muru e Ibarra.

Más

 

Fotos

Vídeos