La Copa de España se pone en marcha sin la Vuelta a Murcia

El muleño Luis León celebra su triunfo en la Vuelta a Murcia del año pasado. / j. carrión / agm
El muleño Luis León celebra su triunfo en la Vuelta a Murcia del año pasado. / j. carrión / agm

La imposición de equipos y patrocinadores ha echado para atrás a los organizadores de la ronda murciana

PACO LASTRA y A. GÓMEZMADRID.

La Challenge de Mallorca que se disputará a partir de mañana no solo inaugurará la temporada en carretera en Europa, sino también la Copa de España, una competición que pretende impulsar el ciclismo profesional. En su primera edición estará integrada por todas las pruebas del calendario nacional, excepto la Vuelta a Murcia, la Clásica de Almería y la Vuelta a Andalucía, que no se han sumado al proyecto.

Francisco Guzmán, organizador de la ronda murciana, dijo ayer a 'La Verdad' que no ha aceptado la invitación de la Asociación Española de Organizadores Ciclistas de incluir en esta nueva competición a la Vuelta a Murcia, que este año es de dos etapas, por dos motivos, principalmente: la imposición de equipos y de patrocinadores.

Con respecto a la primera exigencia, el temor de los organizadores de la ronda murciana es que al estar obligados a invitar a todos los equipos españoles corren el riesgo de que se presenten sin sus mejores ciclistas. En cuanto a la imposición de patrocinadores, dicen que pueden chocar con los espónsores locales. Guzmán, no obstante, no descarta que la Vuelta a Murcia se incluya el año que viene en el calendario de esta prueba.

La Copa de España quiere servir de aliciente para corredores y equipos, ya que al término de la campaña el primer clasificado del ranking absoluto será galardonado como campeón y además se premiará al mejor joven (sub-23) y al equipo más destacado del curso, con la posibilidad de que en ediciones posteriores la escuadra ganadora pudiese ser invitada a la Vuelta a España.

Formada por 16 carreras, entre las que destacan, además de la Vuelta a España, la Volta a la Comunitat Valenciana, la Volta a Catalunya, el GP Miguel Induráin, la Vuelta a La Rioja, la Vuelta al País Vasco, la Clásica de San Sebastián y la Vuelta a Burgos, la Copa de España ha sido creada por todos los estamentos del ciclismo nacional con el objetivo de dar un salto cualitativo y cuantitativo, «porque la participación está yendo hacia abajo y es imprescindible hacer algo para salir del 'impasse' y evolucionar», dijo ayer en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) el presidente de la Asociación Española de Organizadores Ciclistas, Marcos Moral.

La Copa de España, que sigue el ejemplo de la Copa de Francia, Italia y Bélgica, es de libre adhesión y también está integrada por la Klasika Primavera de Amorebieta, la Vuelta a Castilla y León, la Vuelta a Asturias, Vuelta a Madrid, la Vuelta Aragón, la Ordiziako Klasika y el Circuito de Getxo.

Recuperar el interés del aficionado

«Ahora tendremos un calendario que generará un mayor interés en el aficionado a través de una clasificación para la Copa de España. Es un proyecto que nace con vocación de agradar a todos», se congratuló el director de la Vuelta a España, Javier Guillén, que a través de Unipublic ha apoyado la iniciativa «desde el principio». Guillén calificó la Copa de España como «una nueva plataforma de comunicación en pro del ciclismo español».