«El ciclismo femenino murciano es un desierto desde la crisis»

Gloria Rodríguez, con su bici de entrenamiento y sus últimas medallas, ayer, en el velódromo de Torre Pacheco. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Gloria Rodríguez, con su bici de entrenamiento y sus últimas medallas, ayer, en el velódromo de Torre Pacheco. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

A Gloria le queda cuerda para rato. También quiere despuntar su paisana y compañera Irene Méndez, que está un escalón por debajo. Pero detrás de ellas no hay nada. «En los años de bonanza se trabajó muy bien la cantera, pero la realidad es que el ciclismo femenino murciano es un desierto desde la crisis. Falta inversión y una apuesta clara por este deporte. Tampoco en los chicos anda muy bien. No hay relevo generacional», comenta la ciclista de Torre Pacheco.

Ella ha llegado a la élite «porque mis padres siempre han estado ahí y luego he tenido el respaldo de un club importante, como el CC Roldán, una instalación buena como el velódromo [de Torre Pacheco, inaugurado en 1982] y el apoyo del Ayuntamiento [de Torre Pacheco ]. Pero ahora mismo en Murcia estamos muy lejos de otras regiones», lamenta.

SU BIOGRAFÍA

Nombre y edad
Gloria Rodríguez Sánchez. Nacida en Torre Pacheco, se formó en el CC Roldán y tiene 26 años.
Altura y peso
1,76 cm y 57 kg.
Palmarés en pista. Ha ganado 48 medallas en los Campeonatos de España, en todas las modalidades
persecución individual, scratch, contrarreloj, velocidad por equipos y puntuación.
Palmarés en carretera. 7 victorias como profesional
Gipuzkoako Emakumeen Itzulia (2015), torneo Euskaldún (2017), Trofeo Roldán (2016 y 2018), 1ª etapa del Gipuzkoako Emakumeen Itzulia (2018) y Vuelta a Murcia (2018).

En estos veinte años que lleva subida a la bici ha tenido que renunciar a muchas cosas, pero no es algo que la martirice. «Las noches de fiesta perdidas me dan igual, porque nunca me gustó trasnochar ni desfasar. Prefiero una buena tarde con amigos. Me he acostrumbrado a una dieta sana y en vacaciones, cuando puedo comer de todo, al final me canso y vuelvo a la dieta. Algún viaje con amigos sí que me he perdido y luego está el tema de los estudios. Acabé Bachiller pero no pude ir a la universidad», cuenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos