¿Cómo pueden afrontar sus vacaciones los corredores?

Los corredores del Grupo Alcaraz descansan tras un entrenamiento./LV
Los corredores del Grupo Alcaraz descansan tras un entrenamiento. / LV

Los 'runners' tienen la opción de realizar un descanso activo, en el que llevar a cabo otras actividades deportivas, o bien pasivo, sin ningún tipo de ejercicio físico

SERGIO CONESAMurcia

Una vez que llega el final de la temporada, terminadas las competiciones fijadas como objetivo o los retos marcados al inicio de la preparación, se debe realizar el conocido como periodo de transición o de descanso, que suele coincidir con el mes de agosto por las vacaciones de la mayoría de los trabajadores. Hay dos opciones para llevarlo a cabo, según indican los preparadores del Grupo Alcaraz José Antonio Alcaraz y David Manzano. Por un lado se puede hacer un descanso activo, realizando otras actividades deportivas o reduciendo significativamente los días y/o la intensidad del entrenamiento, o bien pasivo, cesando la actividad deportiva. La pregunta que se pueden hacer los 'runners' es, ¿qué opción es más beneficiosa?

Descanso activo: se trata de mantener la actividad deportiva pero sin la exigencia que supone un plan de entrenamiento y con el único objetivo de mantener el tono muscular, controlar algo el peso y disfrutar de otra forma la práctica deportiva. Esto puede hacerse realizando otros deportes como la natación, el ciclismo o salidas a andar por la montaña. Incluso algún deporte colectivo como el fútbol o el baloncesto y combinarlo con un poco de carrera suave. Los entrenadores del Grupo Alcaraz indican que «es conveniente no acumular más de dos o tres sesiones seguidas, como tampoco es recomendable descansar más de tres días seguidos. Este periodo puede alargarse generalmente entre tres o cuatro semanas».

Descanso pasivo: no hacer 'nada de nada', alejándose de la práctica deportiva durante el tiempo que los deportistas se tomen de vacaciones atléticas. «No es lo más recomendable ya que se pierden muchas de las capacidades conseguidas, como la pérdida de tono muscular que supondrá la desprotección de las articulaciones y que surjan molestias en lugares que antes no existían», explican Alcaraz y Manzano.

Descanso mixto: la opción 'ideal', realizar una semana de descanso total o casi total y comenzar durante una o dos semanas alternando otros deportes con alguna salida suave de carrera. Es el paso previo a comenzar con la pretemporada.

Con este tipo de descansos tras una larga temporada se persigue la recuperación de los depósitos de energía y también de las lesiones. Además, también un descanso a nivel articular y muscular e incluso la recuperación psicológica. Por último, la reconstrucción de las estructuras musculares dañadas.

«Como siempre, lo que recomendamos como entrenadores es aplicar el sentido común y saber que si bien hemos de ser conscientes de que necesitamos descansar, también tenemos que tener en cuenta que somos deportistas y hemos de seguir realizando actividad física de forma saludable. Así como mantener una alimentación adecuada. Verás que antes de lo que te imaginas, a la vuelta de vacaciones, recuperas tu estado de forma anterior y podrás encarar con más fuerza e ilusión la próxima temporada», añaden los preparadores del Grupo Alcaraz.