Baloncesto

Un sueño 'alimentado' en las bases

Las jugadoras del ISEN Baloncesto Femenino Cartagena posan tras el entrenamiento del jueves en el pabellón Virgen del Carmen, en el Ensanche. / j. m. rodríguez / agm
Las jugadoras del ISEN Baloncesto Femenino Cartagena posan tras el entrenamiento del jueves en el pabellón Virgen del Carmen, en el Ensanche. / j. m. rodríguez / agm

El ISEN Baloncesto Femenino Cartagena, surgido en 2016, es el único equipo de la Región que disputará dentro de una semana la fase de ascenso a la Liga Femenina 2, equivalente a una Segunda División, con 9 de 12 jugadoras canteranas

RUBÉN SERRANO

Son las nueve de la noche y el viento helado parece concentrarse en la estrecha (y a la vez céntrica) calle Doctor Pérez Espejo, en el corazón del Ensanche. Es jueves, en la recta final de la Navidad, y no hay rastro de estudiantes en la cercana residencia Alberto Colao, de la Universidad Politécnica de Cartagena. Ni siquiera hay trasiego de coches unos metros más adelante, en el Paseo de Alfonso XIII, la principal arteria de entrada a la ciudad. Solo el bote de una pelota, y el chirrido de la suela de los zapatos en el parqué, rompe el silencio de una Cartagena en modo vacaciones. El ajetreo procede del pabellón deportivo Virgen del Carmen. Y allí están ellas, las protagonistas de este reportaje, sonrientes tras un largo día que acabará pasadas las once de la noche, tras el entrenamiento. Son las chicas del ISEN Baloncesto Femenino Cartagena, que exactamente dentro de una semana lucharán por el ascenso a la Liga Femenina 2, un salto al profesionalismo y equiparable a una Segunda División de fútbol.

Realmente, nadie en el club es consciente de lo que han logrado en tan poco tiempo. La entidad como tal no existía, y estaba integrada en la estructura del Club Basket Cartagena, hasta que un grupo de padres decidió tomar un camino por su cuenta y construir un proyecto independiente, exclusivamente femenino y con especial mimo a las bases, en 2016. Llamaron a las puertas de cientos de empresas, hasta que ISEN Centro Universitario les puso «todas las facilidades» para empezar. «Gracias ellos, a la ayuda municipal y al resto de empresas colaboradoras, tenemos el presupuesto cubierto y a las chicas no les cuesta el dinero jugar», explica con orgullo el presidente del club, Gerardo González, un cartagenero de 52 años que trabaja en una empresa de reparación de automóviles.

Quién
Baloncesto Femenino Cartagena (BFCT). Viste equipación rosa y blanca. El patrocinador principal es ISEN.
Qué
El año pasado ascendieron de Autonómica a Nacional. Ahora se han metido en la fase de ascenso a Liga Femenina 2.
Cómo
El próximo domingo disputarán el primer partido de la liguilla, contra Paterna, y se alargará hasta el mes de abril.
Dónde
Entrenan cuatro días a la semana, de 21 a 23 horas en el Palacio de Deportes. También en el Virgen del Carmen.
Cuándo
Surgió en 2016, tras desvincularse del Club Basket Cartagena. Son 120 chicas en las distintas categorías.
Presupuesto
25.000 euros en Nacional. 90.000 en Liga Femenina 2. ISEN, Ayuntamiento y pequeños patrocinadores.

Presupuesto cubierto

Él y otras ocho personas más forman la directiva, «totalmente altruista» y de la que algunos son padres de niñas que juegan en el ISEN Baloncesto Femenino Cartagena (BFCT). «Al principio nos tomaban por locos, que no íbamos a ninguna parte. Hacemos un gran esfuerzo para sacar las cosas adelante. Parece una tontería, pero tenemos colaboradores que nos aportan 400 euros. Con uno no haces nada para costear viajes, pagar a los entrenadores, los árbitros, los seguros médicos, los viajes... Pero si encuentras a veinte más, ya son 8.000 euros, que para nosotros supone un mundo. Es básico, porque con la ayuda de ISEN y del Ayuntamiento cubrimos un 60 o 65% del presupuesto», sostiene.

El domingo 13, a las seis, en el Palacio, jugarán el primer partido de la liguilla contra el Paterna

Ahora, el club tiene equipos en todas las categorías inferiores y varias escuelas. En total hay 120 chicas, unas 70 federadas. «Nuestra filosofía es cuidar las bases, y por ese camino nos va bien. Antes nadie nos creía y ahora todos quieren participar en el proyecto. Hemos estado muchos años viendo a nuestras hijas jugar en otros clubes, tenemos experiencia y sabemos cómo funcionar. No nos va a cambiar la mentalidad. Aquí el 25 de cada mes están pagados los desplazamientos y también cobran los fisioterapeutas y los entrenadores. En un par de años, nuestro objetivo es contar con 300 o 400 niñas de la Comarca, visitando colegios y fomentando el cariño por el baloncesto desde el principio. Trabajamos ya pensando en el futuro», asegura tajante el presidente González.

El equipo sénior que va a luchar por el ascenso a la Liga Femenina 2 es un claro ejemplo. Es el fruto de dos años cuidando la cantera. Prácticamente el 100% de las chicas rondan los 19 años de edad, son estudiantes y sacan el tiempo libre para entrenar, cuatro días a la semana, de nueve a once de la noche. Lo hacen normalmente en el Palacio de Deportes, pero esta semana les tocó hacerlo en el pabellón Virgen del Carmen debido a la celebración del Máster Jóvenes de bádminton. Son 12 chicas y 9 de ellas son canteranas. «Es el espejo en el que se fijan el resto de categorías. El equipo sénior es el referente».

Garbeos en Autonómica

En el club veían venir el crecimiento. El BFCT ascendió la temporada pasada de categoría: pasaron de competir en Autonómica a hacerlo en Nacional, dentro del grupo de ocho formado por equipos de Alicante y Murcia. «Autonómica se nos había quedado pequeña. Hubo partidos que ganábamos por 60 o 70 puntos, incluso una vez por más de 100, en Caravaca. Ahora hemos notado el salto. Hay mucha más calidad», dice el entrenador, Francis Carrasco, un informático de 41 años, nacido en Alcantarilla, que tiene una tienda y lo compagina con el baloncesto. Lleva «casi una década» en los banquillos, en categorías inferiores, en Nacional y en EBA.

«Queremos ir a los colegios y fomentar la ilusión por este deporte, la cantera es la filosofía»

El BFCT ha terminado la temporada en cuarta posición, justo en el límite que da acceso a disputar la fase de ascenso a la Liga Femenina 2. Ahora, disputarán una liguilla con 8 equipos (los 4 del grupo de Alicante y Murcia y los 4 de Valencia y Castellón). Es un sistema de competición complejo, que se alargará hasta el mes de abril con la disputa de otra segunda fase contra otros equipos de Nacional. Solo subirán tres. Lógicamente, con haber llegado hasta aquí es más que suficiente para el club. «Nuestro objetivo era la permanencia, desde el principio. Esto es un premio. A las chicas les costó mucho adaptarse a la categoría, pero rápidamente dieron un salto, cambiaron de mentalidad», rememora Carrasco.

El técnico cree que la clave estuvo en la primer partido de Liga. «Lucentum, uno de los equipos más fuertes, nos ganó por 40 puntos en casa. Ahí las chicas se dieron cuenta de que no iba a ser como en Autonómica. En el partido de vuelta, les ganamos por 14 allí». Las que dieron un paso al frente fueron las bases del equipo, María Montoro y Celeste. «Maduraron rápido, dieron un paso al frente y tiraron del 'carro' en los peores momentos». También es de destacar el papel de Irati, la veterano del equipo. Tiene 28 años, es del País Vasco y trabaja en la refinería.

Irati, en la refinería

El equipo trabaja con la mente puesta en el largo camino a la Liga Femenina 2. La primera cita es dentro de una semana, a las seis de la tarde en el Palacio de Deportes, contra Paterna. Es la fecha marcada en rojo en el calendario. «Para nosotros es un premio. Vamos con los pies en el suelo, sin presión, y eso nos ayudará a que se note en el juego. Es muy difícil, pero estoy seguro de que daremos el follón a todos los rivales, saldremos a morder», anticipa Carrasco.

Hay 120 chicas en todas las categorías inferiores y el objetivo es llegar a las 300 en dos años

La directiva, en cualquier caso, ya ha mantenido reuniones con la Concejalía de Deportes. El presupuesto para jugar en Nacional es de 25.000 euros, pero en el caso de ascenso subiría a 90.000, porque los desplazamientos ya son por toda España (también Canarias). «Tenemos el respaldo y la garantía de poder cubrirlo. No tendríamos problema», asegura el presidente.

La UMU y la UCAM, 'golosinas' para la generación del 99

No todo es color de rosa en la ISEN Baloncesto Femenino Cartagena. En el club son conscientes de que hay generaciones, como la de 1999, que vienen «con mucha fuerza», pero que difícilmente podrán retener. «Hay hornadas espectaculares, pese al auge del fútbol femenino. El problema es que las chicas tiene que seguir formándose en los estudios, y salen fuera. Ése es nuestro problema. No podemos ofrecerles una alternativa. No puedes retenerlas». En este sentido, tienen la posibilidad de estudiar en la UMU y en la UCAM y seguir vinculadas a otros equipos más potentes, como el AD Infante de Murcia o incluso el Lorca. Ambos compiten también en Nacional, con jugadoras más mayores e incluso extranjeras, de más nivel, pero se han quedado fuera de la fase de ascenso a Liga Femenina 2. Llegado el caso, el BFCT podría estudiar esa vía con la UPCT.