Baloncesto

Paco Guillem: «Nadie nos quitará las ganas de luchar»

Paco Guillem, entrenador del Basket Cartagena, el lunes en el Palacio de Deportes. / j. m. rodríguez / agm
Paco Guillem, entrenador del Basket Cartagena, el lunes en el Palacio de Deportes. / j. m. rodríguez / agm

El técnico del Basket Cartagena prepara otro proyecto para sobrevivir en Liga EBA, resignado a competir bajo mínimos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

«Otro año que salimos sin patrocinador y ya van siete». Lo dice Paco Guillem, que cumplirá este curso su cuarta temporada al frente del equipo sénior del Club UPCT Basket Cartagena. Pero no se resigna y sueña con que algún día «nos toque a nosotros dar ese salto que llevamos tiempo buscando». Valenciano de 54 años, afincado en Cartagena desde hace más de dos décadas, Guillem es el alma máter de la entidad que preside Pedro Collados. Lleva el primer equipo, es el director deportivo, coordina las bases y también dirige cada año algún conjunto de la cantera. Faltan manos en un club en el que lo único que sobra es ilusión.

El baloncesto -de subidón tras el oro conseguido por la selección masculina tras superar a Argentina el pasado domingo en la final del Mundial- crece en los últimos años en casi todas las ciudades del país. También lo hace en la vecina Murcia, con un equipo en ACB (el UCAM) y otro en LEB Plata (el Real Murcia). En Alcantarilla, donde la empresa Hero respalda económicamente al Jairis, preparan este curso un ambicioso proyecto en Liga EBA, la categoría en la que van a volver a competir los hombres de Paco Guillem.

Pero en Cartagena no cambia nada. Así, toca seguir braceando en el grupo E-B de Liga EBA, la cuarta división del baloncesto nacional. El año pasado, casi de milagro y al final de la fase por la permanencia, los cartageneros se salvaron del descenso a Primera Nacional, una categoría de índole regional. Fueron antepenúltimos. Bajaban dos. Salvados por la campana. Sí descendió el otro equipo de la ciudad, un Estudiantes Cartago Telecom que solo ganó un partido en toda la temporada y acabó el último en la fase regular y en la de permanencia.

Otra temporada sin patrocinador: El club lleva siete años buscando apoyos y ninguna empresa se ha decidido a invertir en él

«Sufrimos mucho la temporada pasada porque a nuestros dos mejores jugadores se los llevaron. A Michael Crane lo fichó un equipo de Irlanda. Y al dominicano [Luis Jacobo] nos lo quitó un LEB Plata [el Vic]. Nosotros no pagamos nada a los jugadores. Están aquí a cambio de alojamiento y comida. Es lógico que cuando viene una oferta se marchen. No podemos obligar a nadie a quedarse con nosotros. Nuestros dos únicos patrocinadores son la Universidad Politécnica y Casa Tomás. Sin ellos no podríamos salir adelante. De ninguna manera. Casa Tomás, por ejemplo, es fundamental en nuestro día a día, porque se encarga de todas las comidas de los jugadores que vienen de fuera», explica Guillem.

En clara desventaja

«Estamos viendo en los últimos años cómo todos nuestros rivales encuentran patrocinador. La crisis quedó atrás y, aunque no nos movemos en los niveles de inversión anteriores a 2008, todos los equipos de EBA pueden fichar jugadores. Todos cuentan con un espónsor principal que les permite contar con un buen presupuesto. Nosotros, un verano más, hemos tocado a un montón de puertas y lo cierto es que ninguna se ha abierto. Es una pena que esto pase en una ciudad como Cartagena, con más de 200.000 habitantes y tanta actividad empresarial. Pero es nuestra realidad desde hace siete años y tenemos que convivir con ella», confiesa el director deportivo y entrenador del UPCT Basket Cartagena.

Sin recursos: Los jugadores no cobran y firman a cambio de comida y alojamiento. Usan el club como escaparate

Guillem, en la época de las vacas gordas, fue segundo entrenador de Polaris Murcia y Pamesa Valencia, en ACB, y primer técnico en Archena, en Liga EBA. También fue director deportivo del conjunto murciano y del valenciano, en ambos casos también en la ACB. Se movía bien en la élite. Tuvo una larga carrera en las pistas. Jugó de base en Proexinca Cartagena, Pamesa Valencia, Lliria, Godella, Gandía y Archena. Toda su vida ha estado Guillem en divisiones profesionales, pero en esta etapa en Cartagena (ya son siete años) le está tocando trabajar en condiciones muy precarias, moviéndose como buenamente puede en un baloncesto puramente amateur. Es lo que hay.

Y ni tira la toalla ni abandona su sueño: conseguir que Cartagena tenga algún día un equipo en Liga LEB. «Nadie nos quitará las ganas de luchar. A ilusión no nos van a ganar. Este año vamos a tener que currar mucho, porque los rivales han mejorado sus plantillas y nosotros la hemos tenido que cambiar casi por completo. Jugábamos mucho en estático porque no teníamos gente demasiado atlética. Este año seremos más agresivos y posiblemente corramos más. Hay tiempo hasta el 5 de octubre [cuando el Basket Cartagena arranca la Liga recibiendo al Calpe] para conjuntarnos e ir consiguiendo un modelo de juego», afirma.

Baja el presupuesto

Tendrá que llevar a cabo, por tanto, un nuevo ejercicio de supervivencia en Liga EBA el conjunto cartagenero, salvo que aparezca un patrocinador a última hora. O incluso, a lo largo de la temporada. Si esto no ocurre, toca volver a competir bajo mínimos. El presupuesto no está cerrado, pero «volverá a bajar» con respecto al año pasado. Fue de 40.000 euros y también era inferior al del curso anterior.

Sube el nivel: La competencia aumenta en Liga EBA porque casi todos los equipos cuentan con un buen espónsor

El equipo seguirá jugando sus partidos en casa en el Pabellón Central. Serán los sábados por la tarde, a las 19.30 horas, con entrada gratuita. De momento, «no vamos a jugar en el Palacio de Deportes, aunque sí que entrenamos allí tres veces a la semana», señala Guillem, quien subraya la «importancia» de seguir mantienendo «un nivel alto» en las bases y escuelas del club.