NBA

Ginóbili, el genio que dejó una huella imborrable

Manu Ginóbili, con la camiseta de los Spurs, que portó durante 16 temporadas. /Ashley Landis (Efe)
Manu Ginóbili, con la camiseta de los Spurs, que portó durante 16 temporadas. / Ashley Landis (Efe)

El argentino dijo adiós en agosto al baloncesto tras 16 temporadas en los Spurs, con los que conquistó cuatro veces el anillo de campeón

PEDRO REPARAZ (COLPISA / AFP)LOS ÁNGELES

Dieciséis temporadas, cuatro anillos, un premio al mejor sexto hombre del año. El 2018 despidió al argentino Emanuel Ginóbili, quien estampó su huella eterna como el mejor jugador latinoamericano de la historia de la NBA.

Entre elogios, loas y la nostalgia que sólo dejan a su paso los mitos, el de Bahía Blanca dijo adiós al baloncesto a finales de agosto tras haber cumplido su decimosexta campaña en los San Antonio Spurs, el cuadro en el que se convirtió en leyenda.

«No me quedó absolutamente nada (por cumplir). Podría haber ganado algún campeonato más. Algún Mundial. Una liga nacional en Argentina o lo que sea pero, ¿qué cambiaba? Una estrellita más en el currículo. Totalmente irrelevante», señaló Ginóbili ante los medios con la humildad que siempre lo caracterizó. «Lo más importante ni siquiera son los campeonatos. Lo más importante son las historias, las experiencias, los amigos, el aprendizaje. El aprendizaje de los buenos momentos y de los malos momentos. Eso es lo que te termina haciendo mejor persona, mejor padre, mejor marido, mejor ciudadano», agregó.

Gen competitivo

Los Spurs habían ganado el primer anillo de su historia en 1999, con Tim Duncan y David Robinson. Pero con la llegada de Ginóbili se transformaron en dinastía, haciéndose con los títulos en 2003, 2005, 2007 y 2014 y siendo un ejemplo de éxito sostenido en el tiempo.

Ginólibi «pasará a la historia por su don de gente, competitividad y valentía. Además, en un juego colectivo, marcó una época saliéndose del molde. El legado que deja es de algo que no es común en la NBA, que de por sí es anárquica en su juego: sentimiento de equipo, resignar ego como lo hizo después de ser el mejor de Europa y adaptarse a ser el mejor sexto hombre de la historia de la NBA», dijo a la AFP el entrenador que lo vio nacer en el baloncesto, Óscar 'Huevo' Sánchez.

En la NBA, su impacto fue total. Entre los jugadores que han disputado más de 1.000 partidos en la historia de la liga, Ginóbili es el que dejó el mejor balance de victorias y derrotas, con un récord de 762-295 o, lo que es lo mismo, un 72,1% de triunfos a lo largo de su trayectoria.

«Deseo a todos los jóvenes jugadores de todos los deportes que tengan a un modelo perfecto como él lo fue para mí»

«Deseo a todos los jóvenes jugadores de todos los deportes que tengan a un modelo perfecto como él lo fue para mí» Patty Mills

«(Ha sido) un ejemplo para mí. Deseo a todos los jóvenes jugadores de todos los deportes que tengan a un modelo perfecto como él lo fue para mí. Estoy muy agradecido y me siento muy afortunado de que haya sido mi compañero», apuntó el base australiano de los Spurs Patty Mills.

Un palmarés digno de los más grandes

El argentino firmó promedios de 13,3 puntos, 3,8 asistencias, 3,5 rebotes y 1,3 robos a lo largo de su carrera con los Spurs. Su palmarés es amplísimo: junto al estadounidense Bill Bradley es el único jugador de la historia en ganar un anillo de la NBA, una Euroliga y una medalla de oro olímpica tras dominar el Viejo Continente con la Virtus de Bolonia en 2001 y liderar a su selección a la presea dorada en Atenas 2004.

Por todo ello, los Spurs anunciaron al principio de la campaña que retirarán la camiseta con el número '20' el 28 de marzo contra los Cleveland Cavaliers, uniéndose a Duncan y a otros siete jugadores como los únicos en tener su casaca retirada en el AT&T Center de San Antonio.

Junto al estadounidense Bill Bradley, es el único jugador de la historia en ganar un anillo de la NBA, una Euroliga y una medalla de oro olímpica

Ginóbili forma parte de una lista exclusiva de siete hombres en haber vestido durante al menos 16 temporadas la elástica de un mismo equipo, compartiendo grupo con Kobe Bryant, Duncan, Reggie Miller, John Stockton, John Havlicek y el alemán Dirk Nowitzki.

«Es una leyenda, un ícono. No va a tener que pagar nunca más por una comida aquí (en San Antonio). Van a hablar de él de la forma en que lo hacen de Robinson y Duncan», señaló a la AFP Diego Bernal, miembro demócrata de la Cámara de Representantes de Texas.

Los números nunca hicieron justicia a un jugador que no conoció fronteras y cuyo legado en Argentina se sitúa al lado de deportistas atemporales como el exfutbolista Diego Maradona. Su huella, en la NBA, es imborrable. Primero le retirarán su camiseta. Pronto, ingresará en el Salón de la Fama y, entonces, su nombre quedará escrito para siempre junto a los más grandes de la historia.