BALONCESTO

El Mamba se consolida y se piensa en una tercera parte

Las jugadoras del San Jueves, campeonas en categoría femenina +45. / mamba
Las jugadoras del San Jueves, campeonas en categoría femenina +45. / mamba

Sus 26 equipos dan caché a un torneo que ya es un referente entre los veteranos

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEA MURCIA

Las segundas partes nunca fueron buenas, o eso dicen, pero también dicen que toda regla tiene su excepción. Después de la positiva experiencia de 2017, cuando se celebró la primera edición del Mamba, el torneo internacional de baloncesto para veteranos que acoge la ciudad de Murcia, bajo la organización de la Asociación Decyde y el colectivo Triple-Doble, con el empresario Fernando Zaplana a la cabeza, el puente de la Constitución era la fecha elegida para que los veteranos volvieran a vestirse de corto.

Y esta vez, con la semilla ya sembrada, solo era cuestión de crecer. Y así fue, con el Mamba superándose en un torneo que ha traído todo un crisol de culturas a Murcia, mejorando las marcas del año pasado con la presencia de hasta treinta internacionalidades -entre ellas una representante de Timor (Indonesia)- repartidas entre los 26 equipos participantes, de los cuales 18 eran extranjeros.

La presencia internacional se completó con una amplia representación local, pues siete de los equipos participantes eran murcianos y estaban, además, entre los grandes favoritos al título. Así lo confirmarían en la categoría +40 los chicos del Triple-Doble y en +45 las chicas del San Jueves, que en la edición pasada se quedaron al borde del triunfo y que este año no quisieron que el trofeo saliera de casa. En el resto de categorías, la +50 masculina y la +35 femenina, hubo victorias foráneas, llevándose el gato al agua las formaciones llegadas desde Serbia e Irlanda, respectivamente, con un honroso bronce para la representación de más de 50 años de los locales Triple-Doble.

Representación ilustre

A diferencia de la pasada edición, este año el Mamba no ha podido contar con la presencia de un equipo de época como fueron los veteranos del Joventut de Badalona, que abrieron el torneo de 2017 con un conjunto en el que se incluían cinco jugadores del campeón de la Copa de Europa de 1994. Sin embargo, eso no quiere decir que el torneo quedara exento de representación ilustre, pues entre los participantes se encontraron cuatro exjugadores de la ACB: Edu Piñero y Quini García (Sweet Home Barcelona), Juanjo López (Triple-Doble +50) y Gustavo Pallarés (Triple-Doble +40). También participaron exjugadoras profesionales en la competición femenina, como las internacionales Estela Ferrer y Mónica Messa, ambas en el equipo murciano San Jueves.

El torneo tuvo muchos momentos de emoción como fue la final resuelta en el último tiro después de una remontada del Triple-Doble ante el Clínica San Basilio, equipo vencedor de la liga de veteranos de la Federación Murciana en las dos últimas temporadas. Además, estuvo supervisado por Vincent Butala, presidente de FIMBA Europa, organismo regulador de las competiciones internacionales de baloncesto para veteranos, que animó a la celebración del Mamba de manera anual, que es el propósito de la organización, que ya asegura una tercera edición para el año que viene, y que en 2021 tiene el reto de acoger la World League FIMBA.

Al crecimiento del Mamba también contribuyó activamente la Universidad de Murcia, que a través de su Voluntariado UMU y su Servicio de Actividades Deportivas, colaboró en labores organizativas, además de prestar sus dos pabellones del Campus de Espinardo para la competición. Esta se disputó de manera simultánea también en los pabellones de Santa María de Gracia, San Basilio y Príncipe de Asturias.

Unos 500 visitantes y un gasto de entre 800 y 1.000 euros

Para valorar el crecimiento de este torneo, que se está posicionando como todo un referente en el baloncesto de veteranos del país, un fenómeno de imparable crecimiento hoy en día, el grupo Ingesport de la Universidad de Murcia ha seguido de cerca el desarrollo del Mamba. El objetivo era hacer una estimación del impacto económico, turístico, social y de calidad del torneo sobre la ciudad.

A espera de los resultados, que se deberían conocer a finales de mes, desde la organización adelantan que el torneo ha atraído a Murcia a cerca de quinientas personas, de las cuales se calcula un gasto medio, incluido el viaje de ida y el de vuelta, de entre 800 y 1.000 euros en todo el fin de semana. Las actividades arrancaron en el mismo Corte Inglés, en la presentación del evento, y según los datos recogido por la organización, el gasto ha ido destinado en gran parte al turismo y la hostelería, valorados muy positivamente por los visitantes al torneo.