Baloncesto

Laura Gil se cuelga otro bronce y supera a Pau Gasol en número de medallas

Laura Gil, con el número 24, celebra la consecución de la medalla junto a sus compañeras./AFP / Javier Soriano
Laura Gil, con el número 24, celebra la consecución de la medalla junto a sus compañeras. / AFP / Javier Soriano

La selección española femenina de baloncesto, con la murciana en sus filas, acaba en tercer lugar su Mundial tras vencer a Bélgica por 67-60

LA VERDAD / MELISA CABALEIRO

La selección española femenina, con la murciana Laura Gil entre sus integrantes, consiguió este domingo la medalla de bronce del Mundial de baloncesto que se disputa en Tenerife al vencer a Bélgica por 67-60.

Una esforzada defensa de todo el equipo sobre la línea de creación de juego de las belgas fue una de las claves de la victoria que supone una nueva medalla para este equipo, la sexta en seis años: oro en los Europeos de 2013 y 2017, plata en el Mundial de 2014, plata en los JJOO de 2016, bronce en el Europeo de 2015 y ahora bronce en el Mundial de 2018.

Además, con este triunfo, Laura Gil, consigue su medalla número 15 y supera las 14 de un mito del baloncesto español como es Pau Gasol. La murciana consiguió anotar su única canasta del encuentro en un momento clave del partido y tuvo una buena aportación en el plano reboteador.

Un bronce que sabe a oro

Con menos de 24 horas de descanso tras el derroche físico mostrado ante Australia, las chicas de Lucas Mondelo disputaron ante Bélgica el partido por el tercer y cuarto puesto. Apenas cinco días después de ser derrotadas ante la misma selección y con el hándicap de haber tenido que disputar un partido más en la competición, España tenía la oportunidad de hacerse con la medalla de bronce y finalizar con buen sabor de boca un torneo en el que brilló con luz propia. De nada valía acordarse de la dura derrota ante Australia, como expresó Mondelo. «Tenemos que llorar hasta la hora de cenar y después pensar en el partido de mañana, que hay en juego otra medalla», fueron las palabras del preparador español. Unas lágrimas que se reflejaron en gran manera en el rostro de Marta Xargay, aparentemente derrotada tras el pinchazo frente a las 'aussies'. Pero España siempre es una selección guerrera y ante Bélgica, las jugadoras tenían ganas de revancha.

El equipo fue de menos a más, algo flojo en ataque, sobre todo durante los primeros cuatro minutos donde España solo anotó tres puntos. Por su parte, las belgas comenzaron muy fuertes de cara a la canasta, sobre todo Messeman, máxima anotadora del equipo, que fue la encargada de realizar los primeros cuatro puntos del equipo. España salió a la cancha nerviosa y le costó entrar en el partido y encontrar la circulación habitual.

Cuando a los cuatro minutos, Lucas Mondelo pidió el primer tiempo muerto, Bélgica iba ganando de 7. El equipo de Mondelo, poco acostumbrado a perder por una ventaja tan amplia se mostró muy centrado en la defensa y consiguió sacar petróleo del bloqueo y el robo de balón. El equipo, falto de ideas, mejoró cuando Alba Torrens, la estrella de la selección durante el campeonato, salió para ayudar a sus compañeras y anotó cuatro puntos en apenas un minuto. Ayudada, por una Alba Cruz que se sacó un triple de la manga para poner a España tres por debajo. Aunque hubo momentos en los que la selección estuvo 10 por debajo, gracias al triple de Astou Ndour, el equipo acabó el primer cuarto de la mejor forma posible. Empatadas a 15 con Bélgica y con mucha más confianza al recuperar su acierto en ataque.

El segundo cuarto no hizo más que confirmar ese aumento de confianza de las chicas de Lucas Mondelo. Anestesiaron a las belgas con una defensa férrea, robando balones y corriendo a la contra. Astou Ndour continuó acertada en ataque y Marta Xargay, excelente en defensa y más confiada en ataque en los minutos finales del cuarto -encadenó 10 puntos en 15 minutos-. Precisamente fue ella quien propició un robo muy inteligente y se inventó una jugada larguísima para los intereses de España, que acabó con un triple que colocó a la selección 7 puntos por encima. El equipo de Mondelo mejoró en este cuarto en cuanto a acierto en triples, mientras que Bélgica aguantó el chaparrón de la mejor manera que pudo. El tapón a dos manos de Laia Palau mantuvo la ventaja de 5 para España al final del segundo cuarto (32-27).

El tercer tiempo comenzó con el tapón de Ndour y con la anotación de Cristina Ouviña, que sumó los dos primeros puntos del cuarto. Hasta ese momento, España había recuperado 7 balones y Bélgica solo 2. La pivot Ndour volvió a incrementar la ventaja española a 7 puntos. A pesar del contraataque de Anne Mestdagh que anotó de tres por primera vez para acercar a Bélgica, que se situó con esa acción 4 puntos por debajo, el equipo de Philip Mestdagh no se encontró agusto ni tuvo la fluidez de los últimos partidos por la dura defensa española. Fundamental fue en los minutos finales del tercer cuarto el triple de Cristiano Ouviña, que puso a España 9 por arriba y provocó la ovación de una grada que se volcó con sus jugadoras. Gracias al triple de Alba Torrens bajo la bocina, el equipo español acabó el tercer cuarto 12 puntos por encima de su rival -55-43- acumulando así la máxima renta del partido hasta el momento.

En el cuarto y último cuarto, Bélgica tiró de orgullo y realizó sus mejores minutos, llegando a ponerse apenas uno por debajo del cuadro de Mondelo. A pesar de la entrega de Meesseman y de Mestdagh, el tiro de Laura Gil a falta de un minuto para el final y el triple de Marta Xargay -el tercero de la tarde- pusieron al equipo español 7 por encima (67-60) y provocaron el éxtasis en la grada tinerfeña. Xargay finalizó el partido como la máxima anotadora con 17 puntos. De esta manera, la selección acabó con una Bélgica que comenzó el Mundial como una gran revelación y lo acabó metiéndose entre las cuatro equipos más importantes en su debut en un torneo de estas características. El conjunto de Philip Mestdagh repitió en el hecho de jugar una final de consolación -al igual que el año pasado en el Eurobasket de la República Checa- aunque allí sí ganó una medalla, la primera de su historia. En esta ocasión, le tocó el turno a España, que con esta victoria consigue la sexta medalla consecutiva desde 2013. No lo logró el combinado nacional ni en el Eurobasket 1987 (quedó en 6º posición) ni en Barcelona 1992 (fueron 5º en aquella ocasión). Además, esta es la primera vez que consiguen un triunfo en casa, ya que las 13 medallas de su palmarés siempre se las han colgado a domicilio. Un merecido éxito para las chicas de Lucas Mondelo que ya han agrandado su leyenda y se han convertido de pleno en la selección femenina más exitosa en la historia del baloncesto español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos