Víctor Ullate pone fin a su compañía tras 31 años al frente

Bailarines de la compañía Víctor Ullate durante la actuación 'Tres'./Archivo
Bailarines de la compañía Víctor Ullate durante la actuación 'Tres'. / Archivo

La causa es la «inviabilidad económica» del proyecto, aunque la escuela y la fundación que llevan su nombre «mantendrán sus puertas abiertas»

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Con una nota de prensa Víctor Ullate (Zaragoza, 1947) anunciaba ayer que la compañía de danza que creó hace ya 31 años llegaba a su fin. ¿La razón? Según apuntaba en el comunicado de prensa que compartió a través de su cuenta en Twitter, la «inviabilidad económica» del proyecto. Eso sí, la escuela y la fundación que llevan el nombre del bailarín «mantendrán sus puertas abiertas».

En el texto, la compañía señala que Ullate «ha decidido seguir luchando por mantener su legado y continuar formando a futuros bailarines como lo ha hecho hasta ahora, razón por la cual la Escuela y Fundación Víctor Ullate mantendrán sus puertas abiertas».

En este sentido, la nota asegura que «el maestro no renuncia a su sueño de darle la oportunidad de convertirse en bailarines a niños que por su situación de exclusión social no podrían hacerlo». El bailarín va más allá y agradece el trabajo de las «grandes estrellas de la danza» que han formado parte del Víctor Ullate Ballet, al equipo administrativo, al público y a las instituciones y empresas el apoyo que les han dado desde 1988, «pieza clave de este sueño de llevar la danza a su máximo nivel y en dejar en alto el arte de España».

Hace unos meses, en una entrevista con Efe, con motivo del estreno en el Festival de Mérida de su versión de 'Antígona', Ullate aseguró que ese sería el montaje de su despedida de los escenarios. Entonces, el director artístico de la compañía, Eduardo Lao, precisaba en declaraciones a la agencia la noche del estreno que «que eso mismo» había dicho el zaragozano cuando montó 'Carmen': «Ya veremos qué hace, aunque tiene que hacer un cambio de vida», apostillaba. Pese a todo, Lao explicaba que la compañía había visto comprometida su continuidad por la falta subvenciones.