Ureña vuelve a conquistar Valencia, puerta grande y mejor faena de la feria

Paco Ureña, sale a hombros durante el cuarto festejo de la Feria de Julio de Valencia./Efe
Paco Ureña, sale a hombros durante el cuarto festejo de la Feria de Julio de Valencia. / Efe

F. OJADOSVALENCIA.

La última corrida de toros de la Feria de Julio de Valencia tuvo la ausencia de Roca Rey, lo que restó público. Pese a ello, hubo más de media entrada y un gran espectáculo, al que ayudó la brava corrida de Luis Algarra.

Regresaba Paco Ureña a Valencia tras su triunfal reaparición en Fallas y su regresó le granjeó, por tercer año consecutivo, el premio a la mejor faena de la Feria de Julio. Un galardón que premió que el diestro lorquino cambiara la tarde con su emocionante faena al tercero, encastado y bonito sardo con el que se jugó la vida, se dejó llegar los pitones a la bragueta y tiró con largura para ligar muletazos que cada uno fue un desgarro en el corazón del espectador. Antes lo había bordado con la capa, por delantales y en una media enroscándose la res a la cintura. Pinchó antes de cobrar una gran estocada que tiró al de Algarra sin puntilla. Oreja de ley y petición de otra. Arrancó la que le faltaba para abrir la puerta grande del sexto, el más deslucido del encierro, a base de entrega y firmeza, rematando con un estoconazo de libro.

Abrió plaza Sebastián Castella, que se mostró a gran nivel ante el encastado cuarto, con un final de faena de cercanías de torero valiente. Le valió una oreja. En su primero fue silenciado.

Miguel Ángel Perera perdió la puerta grande al pinchar a espadas. Pudo pasear trofeo del sobrero que hizo segundo por faena mandona, y perdió las dos del gran quinto, toro de vuelta, después de una faena de gran contenido iniciada de rodillas. Fuerte ovación en ambos recibió el extremeño.