El segundo órgano más grande de la Región se instala en la iglesia de El Carmen

Montaje de la estructura del órgano que se está instalando en la iglesia del Carmen en Murcia, el pasado miércoles. /vicente vicéns / agm
Montaje de la estructura del órgano que se está instalando en la iglesia del Carmen en Murcia, el pasado miércoles. / vicente vicéns / agm

La iglesia murciana inaugurará en febrero esta pieza musical, construida en Cuenca por el maestro organero Frédéric Desmottes

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Hace poco más de un año que la música de órgano volvía a dejarse escuchar en la iglesia de San Miguel de Murcia tras décadas de ausencia. El templo, situado en el centro de la capital, había perdido durante la Guerra Civil el corazón -tubos, mecanismos y maquinaria- del instrumento musical que presidía su coro. Apenas quedaban unos tablones de madera, vestigios de lo que antaño había sido un importante atractivo litúrgico y cultural para el templo. Su párraco, Silvestre del Amor, con el apoyo de los feligreses y la Asociación Merklin Amigos del Órgano de la Región (Amaorm), habían logrado impulsar la construcción de un nuevo órgano que desde entonces luce en su balcón interior.

Similar historia es la que reproduce ahora la iglesia Nuestra Señora del Carmen de Murcia, que en febrero estrenará su propia 'caja de viento'. El templo murciano, a cuyo frente está desde hace catorce años el párroco José Carrasco, da cobijo estos días a más de dos mil tubos de plomo y estaño, repartidos por varias de sus salas adyacentes; maderas, fuelles, y hasta a una grúa que ha ocupado momentáneamente el lugar destinado habitualmente a los bancos eclesiásticos.

Características

Estilo
Silvermann, de mediados del siglo XVIII.
Música a interpretar
Amplio repertorio, desde Bach a la música romántica.
Características técnicas
Cuenta con 2.500 tubos y 40 registros; tres teclados con 56 notas; y pedal con 30 notas. Permitirá programar registros mediante ordenador.
Dimensiones
8,5 metros de altura y 6, 30 de anchura.
Maestro organero
Frédéric Desmottes.

Desde el pasado lunes, la iglesia murciana acoge la instalación de un nuevo órgano. Una pieza construida desde cero y de forma artesanal en el taller de Frédéric Desmottes, el mismo que dio forma a la estructura musical de San Miguel. Los trabajos de montaje del instrumento, que según prevé Desmottes finalizarán entre el lunes y martes próximos, están siendo dirigidos por este maestro organero de origen francés y afincado en el municipio conquense de Landete. Con él trabajan en Murcia cinco personas, encargadas de acoplar las distintas cajas de madera que conforman la estructura del órgano, así como su mecanismo de tubos y demás piezas.

Con ocho metros y medio de alto y algo más de seis de alto, el órgano del Carmen, será, una vez instalado completamente, el segundo más grande de la Región, por detrás del Merklin-Schütze de la Catedral; y también uno de los más grandes que han salido del taller de Desmottes . En él, afirma el maestro organero, se han invertido 13.000 horas de trabajo que han tenido ocupado a su equipo de artesanos, compuesto por nueve personas, durante un año.

Diseñado para que en él se pueda interpretar «todo tipo de música», desde Bach hasta las melodías románticas, el nuevo instrumento, presupuestado en 450.000 euros, cuenta 2.500 tubos, 40 registros musicales, tres teclados y pedal, además de un ordenador que permitirá la programación de registros musicales. Este último añadido en el funcionamiento del órgano ha supuesto un «reto» para el organero francés, puesto que es la primera vez que imprime a un proyecto suyo la posibilidad de automatizar los registros. Para ello se ha valido de la colaboración, afirma, de una empresa italiana especializada.

En cuanto al diseño exterior del instrumento, este, explica Desmottes, respeta la estética del templo. El órgano está realizado en madera de pino policromado, consta de tres torres en su fachada principal e incluye diversas tallas decorativas.

Rehabilitar el templo

«Cuando llegué a la parroquia hace 14 años me encontré con un templo totalmente deteriorado. La iglesia se construyó a mediados del siglo XVIII y tras la Guerra Civil quedó destrozada. Uno de los objetivos que me planteé entonces fue rehabilitar poco a poco el edificio para devolverle su esplendor. El retablo mayor se recuperó hace unos años, y también se arreglaron los tejados. El órgano forma parte de ese deseo de rehabilitar la iglesia», afirma el párroco de El Carmen, José Carrasco. La iglesia, explica el sacerdote, contó, antes del conflicto civil, con «un viejo órgano del maestro Matías Salanova», el mismo constructor, matiza, que realizó el que hoy se ubica en el Convento de las Anas, también en Murcia. No obstante, de aquel instrumento, no quedó «nada».

Fruto de ese deseo de recuperación del templo, se están realizando igualmente obras de rehabilitación en el tejado de las dos torres y en la fachada de la iglesia. Todos estos trabajos, asegura Carrasco, se han hecho con las «aportaciones de los fieles», sin descuidar, destaca el párroco, «la atención a las necesidades del barrio y de sus vecinos».

Aunque todavía no hay fecha, para su estreno en febrero está previsto que se lleve a cabo un concierto al que asistirá el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, según adelanta Carrasco; y al que le seguirán, en días posteriores, un par de actuaciones más, aún también por confirmar, añade el párroco. Para ello, primero habrá que afinar el órgano, tarea que el equipo de Desmottes iniciará una vez concluida la instalación del instrumento. La pieza ya se afinó en el taller de Landete; ahora «hay que ajustarla a la sonoridad del templo». Además de en San Miguel y El Carmen, Desmottes ha dejado su firma en dos órganos más de la Región: los de Alguazas y Ricote, los cuales restauró.

Temas

Murcia
 

Fotos

Vídeos