Rydman y Spuck conquistan el Benois al que aspiraba Arqués

Juanjo Arqués. /LV
Juanjo Arqués. / LV

LV MURCIA

El premio Benois de la Danse al mejor coreógrafo, al que estaba nominado el murciano Juanjo Arqués, recayó en Fredrik Benke Rydman por 'Dueto con un robot industrial', del Stockholm City Theatre, y Christian Spuck por 'Winterreise', del Ballet de Zurich. Para Arqués era su primera nominación a estos galardones, considerados los Oscar de la danza. En una reciente entrevista con 'La Verdad', explicaba que con nueve años ya le gustaba bailar, y sus padres le apuntaron a la peña huertana La Higuera, de El Puntal, y de ahí pasó al Conservatorio, acabó la carrera con 17 años, y luego se marchó a Madrid, de ahí a Inglaterra y Ámsterdam. «Me ha gustado bastante coreografiar, yo tenía unos walkman y tenía una cinta de Vivaldi cuando empecé a tener clases de ballet, me hacía mis propias coreografías en el pasillo, indirectamente ya estaba coreografiando». En el English National le dieron la oportunidad de hacer un 'workshop' y así fue cómo empezó a potenciar ese lado y, continuó su carrera en Holanda. El ballet 'Ignite', por el que estuvo nominado, es una coproducción del Birminnghan Royal Ballet y la Compañía Nacional de Holanda. La mexicana Elisa Carrillo Cabrera ganó el premio a la mejor bailarina por 'Romeo y Julieta', según coreografía de Nacho Duato.

Temas

Danza