Rafaelillo sufre importantes lesiones en el tórax, con varias costillas rotas

El torero es conducido a la enfermería tras la cogida. /EFE
El torero es conducido a la enfermería tras la cogida. / EFE

FRANCISCO OJADOSMURCIA

Las últimas pruebas practicadas al diestro murciano Rafael Rubio 'Rafaelillo', que el pasado domingo sufrió una brutal cogida en Pamplona, revelan importantes lesiones en el tórax. Rafaelillo, que fue embestido por el cuarto toro de la tarde mientras lidiaba un miura, sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del complejo hospitalario de Navarra, a donde fue trasladado desde la enfermería de la plaza de toros de Pamplona, después de ser intervenido de urgencia.

Según el parte médico, Rafaelillo sufre lesiones muy severas en las dos parrillas de la caja torácica, con un cuadro de fracturas costales muy grave. Concretamente, en el costado derecho tiene fracturadas la cuarta costilla, los arcos posteriores de la séptima, octava, novena y décima costilla; presenta una fisura en la séptima costilla y fractura de la apófisis transversa derecha de la séptima vértebra, mientras que en la parrilla izquierda se aprecian también rotas la sexta, séptima, octava, novena, décima, undécima y duodécima costilla, varias de ellas, además, acabalgadas. También tiene fracturadas las transversas derechas de L1 y L2.

A la gravedad de las fracturas se suma un «enfisema subcutáneo, lesiones focales hepáticas compatibles con hemangiomas, un neumotórax izquierdo que ocupa aproximadamente el 50% de la caja torácica; otro derecho que ocupa aproximadamente un tercio de la caja torácica, condensación parenquimatosa en el LII compatible con posible contusión pulmonar, y un pequeño hemotórax derecho».

Cumpleaños

El parte médico emitido en la tarde de ayer es un auténtico parte de guerra. Tras el percance, el torero fue sometido a una toracotomía de urgencia 'in situ' y trasladado posteriormente al centro hospitalario de Navarra.

Rafaelillo, que hoy cumple 40 años, pasará su aniversario ingresado en el hospital, en el que se encuentra desde el primer momento su hermano y mozo de espadas, Ramón Rubio, y varios miembros de su cuadrilla. A la capital navarra también ha viajado desde Murcia su familia cercana. Rafael Rubio está recibiendo muchas muestras de cariño de profesionales del toro y aficionados.