Rafaelillo: «Cada movimiento brusco me hace sentir mucho dolor»

El torero murciano Rafaelillo, con su mujer, Aki, en la UCI navarra./
El torero murciano Rafaelillo, con su mujer, Aki, en la UCI navarra.

El diestro murciano continuará al menos tres días más en la UCI, donde se recupera de la brutal cogida que sufrió el domingo en Pamplona

FRANCISCO OJADOS

Rafael Rubio 'Rafaelillo' continuará ingresado al menos tres días más en la UCI del complejo hospitalario de Pamplona, donde se recupera de las graves heridas sufridas al ser cogido por el cuarto toro de la ganadería de Miura en la corrida de la Feria de San Fermín del pasado domingo.

Rafaelillo, que sufre grandes dolores debido a las severas fracturas que padece en sus dos parrillas costales (siete costillas fracturadas en la parrilla izquierda y cuatro fracturadas y una fisurada en la parrilla derecha), más las lesiones en las vértebras L1 y L2, se mantiene a reposo, en cama, desde el pasado domingo. El tratamiento a base de calmantes para ayudar a soportar los dolores acompaña al torero murciano, que está enchufado a un número incontable de monitores para seguir su evolución. Los médicos que lo tratan esperan poder retirar los drenajes a lo largo del día de hoy y que el diestro pueda levantarse de la cama en las próximos jornadas para alternar el reposo en un sillón ergonómico.

Este martes, este diario pudo visitar al diestro en su habitáculo de la UCI de hospital navarro y pudo comprobar que pese a los tremendos dolores el diestro mantiene buen ánimo: «Hoy estoy mucho mejor que el domingo», afirmó el diestro, quien reconoció que lo más molesto es «no poder moverme de la cama». Para Rafael, «cualquier movimiento brusco o el hipo me hace sentir mucho dolor», pero tiene asumido que «la recuperación será lenta, y que en este punto lo más importante es llevar a cabo todas las recomendaciones que dan los médicos y recuperarse bien, sin que queden secuelas». En UCI, el doctor Orera le realiza un seguimiento continuo. También recibe la visita de los miembros del equipo médico de la plaza de toros de Pamplona, que dirige el doctor Hidalgo. Con ellos, Rafaelillo recuerda el percance: «En la primera cogida, cuando el toro me lanzó y me golpeó contra las tablas es cuando noté el golpe en las vértebras, pero cuando sentí cómo me rompía todas las costillas fue cuando me cogió en el suelo y metió el pitón por dentro de la chaquetilla. Me apretó contra el suelo y luego contra la barrera y ahí sentí cómo se movían todos los huesos y la sensación de quedarme sin aire». Afortunadamente, los huesos hicieron de barrera entre el pitón y el pulmón, afirma uno de los médicos que atendió a Rafael en la enfermería de la plaza. De lo contrario, las consecuencias hubieran sido terribles. Rafael recuerda la sensación de no poder respirar al llegar a la enfermería. En cuanto al tiempo de recuperación, los médicos de la UCI navarra afirman que se quedará unos tres días más en este servicio antes de pasar a planta. En el mejor de los casos, si la evolución es la deseada, según el doctor Hidalgo, la recuperación será de al menos tres meses, por lo que es muy probable que Rafaelillo pierda lo que queda de temporada en Europa -hoy miércoles estaba anunciado en Dax (Francia)- y no pueda reaparecer vestido de luces hasta este invierno en América.

Rafaelillo se encuentra acompañado por su esposa, Aki, que desde primera hora del lunes se encuentra en Pamplona. Este martes no quiso pasar la oportunidad de obsequiar a Rafael con una tarta en el día del cuarenta cumpleaños del diestro, que coincide con la onomástica de la Virgen del Carmen. Un día especial, celebrado de manera imprevista en una cama de hospital, en la que el bravo torero se emocionó cuando recibió la llamada de sus hijas, Claudia y Valeria, que además de cantarle el cumpleaños feliz, esperan con impaciencia la vuelta de su padre a la casa de veraneo familiar.

Durante la tarde, Rafaelillo recibió la visita de los responsables de la Casa de Misericordia, organizadores de la Feria del Toro de Pamplona, y por la noche, la de su amigo Antonio Ferrera, que le hizo especial ilusión. Desde Murcia también viajó a la capital Navarra su amigo Clemente. este miércoles, su compadre Daniel Luque y Paco Ureña también pasarán por la UCI del hospital pamplonés para dar su apoyo a Rafaelillo.