Oreja de ley para un inspirado Paco Ureña en Madrid

Paco Ureña, este viernes, en Las Ventas./Javier Lizón / Efe
Paco Ureña, este viernes, en Las Ventas. / Javier Lizón / Efe

El lorquino corta su segundo trofeo en San Isidro y crece de cara a su tercera tarde el 15 de junio

FRANCISCO OJADOSMadrid

Comparecía Paco Ureña por segunda vez en la Feria de San Isidro, después de cortar una oreja el viernes anterior en su regreso a la primera plaza del mundo. Obtuvo otra de mucho peso y volvió a coquetear con la puerta grande. El azar quiso que se enfrentara a la ganadería del toro que le produjo el accidente ocular el pasado septiembre en Albacete, la de Alcurrucén.

El Festejo

Ganadería:
Seis toros de Alcurrucén, nobles pero faltos de fondo.
David Mora.
De grana y oro, palmas y silencio.
Paco Ureña.
De rosa y oro, silencio tras aviso y oreja.
Álvaro Lorenzo.
De azul Soraya y oro, silencio y silencio.
Incidencias.
David Mora pasó a la enfermería al concluir el festejo. Ureña recibió un puntazo al entrar a matar al quinto.

Un toro de casi 600 kilos fue el segundo. Lo toreó francamente bien con el capote Paco Ureña, con verónicas acompasadas y una media de categoría. Brindó Ureña a sus compañeros heridos, Fortes y Escribano. Se fue haciendo con las embestidas por abajo, con estéticos doblones, para luego ligar una serie muy vertical que elevó la obra, y continuar con otra tanda diestra muy encajada. Pero cuando la creación del diestro alcanzó sus mejores momentos fue con la muleta en la zurda, al natural. Lamentablemente pinchó en hueso antes de una estocada muy defectuosa y quedó sin premio. 603 kilos pesó el quinto, que salió abanto. El inicio de faena por estatuarios y dos ayudados por bajo extraordinarios metieron al público en la faena. El toro gigante tuvo el defecto de salir suelto, pero le buscó las vueltas el de Lorca en una de sus faenas de mayor inspiración en esta plaza, toreando al natural muy por abajo y con pellizco.

Los trincherazos y los del desdén fueron carteles de toros, así como el toreo de frente a pies juntos. En los medios entró en la suerte de recibir, pinchó arriba, y el volapié posterior fue sensacional. Oreja de ley en una tarde en la que los valores de Ureña se reafirman en Madrid. El 15 de junio Las Ventas le espera en la Corrida de la Cultura, con Juli y Roca Rey. David Mora, que compitió en quites con Ureña en el primero, se manejó con buenas maneras ante un lote que dio pocas opciones. Fue volteado de fea manera al entrar a matar con verdad a su primero.

Correcto en las formas estuvo Álvaro Lorenzo ante el tercero, sin alcanzar el trasteo la ligazón deseada. Repitió, algo rebrincado, el sexto y por momentos lo toreó con temple el joven toledano. Mantiene el crédito de cara a su tercera tarde en San Isidro.