Cuando hay química, la física sabe mejor

Exposición 'Atomos bajo el agua', en el Museo de la Ciencia de Murcia. / Edu Botella / AGM

El Museo de la Ciencia y el Agua abre la exposición 'Átomos bajo el agua', que relaciona animales marinos con elementos de la tabla periódica

JAM ALBARRACÍNMurcia

El presente 2019 fue designado por la ONU como el 'Año internacional de la tabla periódica de los elementos químicos'. El motivo es claro: aunque ya se habían registrado avances que abrieron el camino por parte de científicos como Antoine Lavoisier, John Dalton o William Wollaston, fue en 1869, esto es, hace 150 años, cuando Dimitri Mendeléiev publicó su libro 'Principios de la química', en el que desarrollaba la teoría de la tabla periódica.

Ayer se inauguró en el Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia la exposición itinerante 'Átomos bajo el agua', producida por el Oceanogràfic de Valencia bajo la dirección de Manuel Toharia, que conmemora de manera amena, visual y altamente didáctica tan señalado aniversario. Participaron en la presentación Maribel Parra (directora del Museo de la Ciencia y el Agua), Mercedes Calabuig (vicepresidenta de la Fundación Oceanogràfic), Jesús Pacheco (concejal de Cultura del Ayuntamiento de Murcia) y el propio profesor Toharia.

Maribel Parra dio la bienvenida y recordó que cuando Toharia le llamó para ofrecerle esta exposición «le salvó la vida», porque precisamente andaban «dándole vueltas a una serie de actividades para conmemorar el 150 aniversario de la tabla periódica». Asimismo señaló que el de la Ciencia y el Agua es ante todo «un centro de divulgación». Mercedes Calabuig destacó la importancia del factor itinerante de esta exposición, que tiene en Murcia su primera residencia fuera de Valencia, donde se podrá ver hasta el 22 de septiembre. Remarcó algunas de las virtudes del mayor acuario de Europa -15.000 animales, 800 especies diferentes, 100 tiburones, 21 millones de visitantes en sus 15 años de vida- e incidió en la importancia de concienciar a los ciudadanos para cuidar las playas. Por su parte, Jesús Pacheco agradeció al Oceanogràfic, habló de la importancia de la ciencia en la vida y recordó que la tabla periódica de mayor tamaño se encuentra en la fachada de la Facultad de Química de Murcia. «Siempre recuerdo que la cultura no solo son las artes, sino también la ciencia».

Peces de sangre azul

La exposición, de claro carácter divulgativo y pedagógico, y por tanto óptima para alumnos de institutos de secundaria de la Región de Murcia, consta de una veintena de fotografías de gran tamaño, en cada una de las cuales se vincula un elemento químico de la tabla periódica con un animal marino presente en el Oceanogràfic y representativo por su afinidad con dicho elemento.

Así, según explicó el divulgador científico Manuel Toharia con su conocido encanto personal, el singular tiburón de kelpo -una de las 21 especies diferentes de tiburones del acuario valenciano-, debe los puntos luminiscentes de partes de su cuerpo a su relación con el azufre; el extraño cangrejo cacerola tiene ese color de cazo ajado al no ser el hierro sino el cobre el encargado de transmitir el oxígeno a su sangre, que no es roja sino azul al no contener hemoglobina. Es conocido que el tiburón común no tiene huesos sino cartílagos, lo que hace que no existan fósiles excepto de sus dientes, lo que lo vincula al flúor.

Por su parte, el yodo es el elemento dominador en el sabroso y bello -aunque punzante- erizo de mar, la sepia tiene su idilio particular con el magnesio y el fósforo no se aleja del bacalao, mientras que el rarísimo pez piña debe su aspecto de postre tropical gracias al wolframio, aislado en 1783 y uno de los tres elementos químicos 'españoles', junto al vanadio y el platino, descubiertos en 1748 y 1801, respectivamente, en las entonces colonias españolas de México.

Divulgación amena

Gracias a los estudios de Mendeléiev y posteriores, hoy sabemos que solo hay 92 elementos, aunque de manera artificial se hayan obtenido algunos más. La exposición 'Átomos bajo el agua' muestra de un modo sencillo y plástico la relación de estos elementos con determinados animales y plantas marinas mediante bellas fotografías en paneles individuales, lo que de algún modo ayuda a entender los procesos vitales. Todas las especies están formadas por células, que a su vez se componen de moléculas con un número variable de átomos.

Solo 40 de estos átomos, los llamados bioelementos, forman parte de los seres vivos, de los que apenas 11 están presentes en todos ellos, sumando hasta el 99,5% de la biomasa del planeta. Los 29 restantes son los oligoelementos que, aun estando en muy pequeña cantidad, pueden ser esenciales. «La idea de esta exposición parte de buscar un pretexto para conmemorar los 150 años de la publicación de la tabla periódica de Mendeléiev», apunta Manuel Toharia. «Nos pareció una buena idea relacionarlos con determinados animales, algunos muy bellos y exóticos, que están presentes en el Oceanogràfic y así hacerla amena y sencilla de divulgar», concluye el profesor madrileño, director científico del complejo Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y gran defensor de la lucha contra el cambio climático.

'Ciencia a Escena'

Tal como ocurrirá en Murcia, el valenciano Museo de las Ciencias se suma hoy a la celebración del Día Internacional de los Museos con dos sesiones especiales de 'Ciencia a Escena', a las 13 y a las 16 horas. En las sesiones de 'Ciencia a Escena', personal especializado enseña ciencia a través de experimentos en directo. En 'Frío, frío' el público comprueba los sorprendentes cambios que experimentan los cuerpos en contacto con el nitrógeno a -196 ºC y en 'Magia Química', los participantes pueden ver en directo reacciones y cambios de colores, según indicó el museo.

'Átomos bajo el agua'

Exposición producida por el Oceanográfic de Valencia que puede verse en el Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia. Fecha: Hasta el 22 de septiembre. Hoy, Día Internacional de los Museos, el museo permanecerá abierto desde las 10 de la mañana a la medianoche.