Second: «No estamos para hacer otro 'Rincón exquisito'»

Sean Frutos, Jorge Guirao, Nando Robles y Fran Guirao posan para 'La Verdad' en las raíces de un ficus del jardín de Floridablanca, considerado el primer jardín público de España./Enrique Martínez bueso
Sean Frutos, Jorge Guirao, Nando Robles y Fran Guirao posan para 'La Verdad' en las raíces de un ficus del jardín de Floridablanca, considerado el primer jardín público de España. / Enrique Martínez bueso

La banda indie-rock murciana publica su octavo álbum de estudio, un 'Anillos y raíces' que se sitúa a la altura de sus mejores trabajos

JAM ALBARRACÍN

Deseos de cambio y liberación, de reivindicar la diferencia ante la norma, de escapar de la rutina y marcar un rumbo propio, de investigar con sentido y sensibilidad, de encontrar nuevas vías de expresión sin traicionar su naturaleza. He aquí algunos de los ejes sobre los que gira 'Anillos y raíces', el octavo álbum de Second -noveno si incluimos el directo '15'-, un disco que presenta algunas novedades armónicas y estructurales sin dejar de sonar a ellos mismos. Un trabajo que han elaborado con mimo durante todo este año, en el que han prescindido de tocar en directo, y que vio la luz hace solo 48 horas.

Un disco en el que la banda murciana formada por Sean Frutos, Jorge Guirao, Nando Robles y Fran Guirao -durante el trayecto se apeó Javi Vox- ofrece su mirada más profunda y trascendente, además de mostrar un estupendo estado creativo que, me falta perspectiva para poder ser más contundente, se sitúa a la altura de sus mejores entregas. Anillos y raíces. Experiencia e identidad. Logros y conocimiento de origen. Virtudes y honestidad. Respeto y ecología. Tras más de una década inmersos en el rentable pero agotador bucle gira-disco-gira, sobre todo tras su consolidación como uno de los grupos más populosos en los (abundantes) festivales españoles, los componentes del que desde hace años es uno de los mejores proyectos nacionales de indie-rock decidieron hacer una pausa.

Parar, pensar, observar, resituarse, tomar aire y decidir. Un parón que en la práctica lo ha sido solo de los escenarios, pues ya en el mismo mes de enero los chicos de Second hicieron una de sus felices concentraciones («nos levantábamos a las 6.00 y trabajábamos de 8.00 a 16.00, ocho horas diarias»), poniendo ideas en común y tomando decisiones compartidas que luego serían elaboradas en el estudio de grabación junto a Raúl de Lara, a la sazón el productor del álbum. Que Second esté de vuelta es una buena noticia. Que lo hagan con estos ropajes ('Contra viento y pronóstico', 'En otra dimensión', 'Mira a la gente') la convierte en magnífica. Me cito con ellos en una remota cafetería de la ciudad de Murcia. Da igual, poco a poco comienza a aparecer gente y mi grabadora se vuelve loca. Está acostumbrada.

-Vuelven las concentraciones de Second. Mira que les salen buenas, cada vez que hacen una llega un gran disco detrás.

-Jorge: Esta vez era más necesaria que nunca. Hicimos una puesta en común de todas las ideas y la verdad es que ha sido un disco muy participativo por esto, porque desde el comienzo hemos estado todos trabajando conjuntamente.

-Finalmente ha sido un parón de escenarios, que no de trabajo.

-Sean: Totalmente. Llevábamos 12 años ininterrumpidos de gira-disco-gira e incluso las grabaciones de los discos las hacíamos mientras estábamos girando... y llegó un punto en que necesitábamos esto. Nos lo podíamos permitir y queríamos hacerlo. Hemos tenido tiempo para reflexionar sobre las canciones, sobre el grupo, sobre lo que queremos, hemos vuelto a pensar un poco en qué somos, encontrarnos a nosotros mismos y trabajar con calma. Creo que eso ha sido muy bueno, se ha notado en el resultado del disco y también en la salud del grupo. -Nando: Yo lo que he notado es que igual en otros discos cada uno aportaba las ideas que tenía de canciones y en muy poco tiempo nos poníamos a grabar. Ahora, al tener la tranquilidad de que lo íbamos a hacer con calma, que disponíamos de tiempo, al no tener la presión de las fechas ni de tener que tocar el fin de semana, hablábamos mucho más, ha habido mucha más comunicación e interacción entre nosotros y eso ha hecho que las canciones adquirieran mayor sentido.

-'Anillos y raíces' me suena a título de serie de HBO.

-S: [Ríe] Los anillos hacen referencia a la experiencia y las raíces a nuestra identidad, pero también al medio ambiente, que es algo con lo que nos sentimos muy identificados. En los últimos años me está sirviendo también como válvula de escape, el salir a la naturaleza y escapar un poco de esta vida ajetreada que llevamos. Hacer un paréntesis que me hace relativizar mucho las cosas y me sirve como inspiración. Me parece muy importante que seamos conscientes de que hay que respetarla y cuidarla.

-El bien común, que se llama ahora. ¿Alguna acción prevista?

-Fran: Sí, con una parte del dinero de las reservas del disco vamos a hacer una acción en la que se van a plantar unos árboles en lugares que necesitan reforestación [uno es Calblanque]. Ahora hay más conciencia general, pero poco interés por parte de los dirigentes. Todos los materiales del disco físico están hechos con papel reciclado y las camisetas del 'merchandising' son ecológicas. Se trata de poner nuestro granito de arena.

Madurez y trascendencia

-El factor épico, una cierta grandiosidad tanto ambiental como vocal, ya estaba presente en Second. Pero creo observar una mayor intención de trascendencia.

-S: Seguramente, pero creo que eso va también con los años, evidentemente no vamos a hablar de lo mismo que cuando teníamos 25. Al final siempre nos quedamos con las canciones que creemos que nos van a seguir gustando, o que vamos a poder seguir escuchando, dentro de 20 años. Y ese es el tipo de canción en el que a lo mejor nos hemos centrado más en este disco. Quizá sí tenga un poco más de sentido de trascendencia, hemos jugado menos con arreglos pop. No hay canciones frívolas en 'Anillos y raíces'.

-N: No sé si es hacerse mayor o qué, pero yo ahora encuentro más la inspiración después de leer un libro que de escuchar música. Me resulta significativo. De hecho, 'Teatro infinito' [uno de los singles de adelanto] está inspirada por 'Walden' (Walter D. Thoreau, 1854), un libro que es en sí mismo pura naturaleza.

-J: En 'Montaña rusa', por ejemplo, dominaban más ese tipo de canciones más alegres o desenfadadas. Aquí hay canciones con mucha garra y potencia, pero es un disco más profundo.

-Después de tanto tiempo sin parar, ¿han echado de menos los escenarios y los loores del público?

-S: Un poco, pero bueno, creo que hemos sido honestos con nosotros mismos. Como siempre. Creo que en este disco hemos vuelto de algún modo a nuestros orígenes, a nuestras raíces. Hay bastante del Second original pero revisitado por las vivencias y por todo lo aprendido durante estos ya 21 años juntos. El 'feedback' que estamos recibiendo es que ven a un Second de nuestros comienzos pero actualizado, que es lo que buscábamos. Seguimos aquí pero estamos al día y nos reinventamos. Se trata de seguir aprendiendo a cada nuevo paso.

-Y después de tanto tiempo, ¿no es complicado mantener la identidad de la banda y al mismo tiempo ir renovándose?

-S:Es jodido, pero era una de las premisas que teníamos: no repetirnos, sin dejar de ser nosotros. Pero eso es lo interesante de seguir aquí durante tanto tiempo. No estamos para hacer otro 'Rincón exquisito' u otro 'Nivel inexperto', sino para intentar hacer otras cosas. Y es difícil. Lo que sí es cierto es que tenemos una identidad muy marcada y eso es bueno, porque la gente cuando escucha 15 segundos de una canción sabe que es nuestra. Pero dentro de esa personalidad y de esa identidad, sí que investigamos, estamos constantemente calentándonos la cabeza. Hay partes de las canciones que rompen y estructuras que no eran al uso de Second. Para mí ha sido una de las motivaciones y es uno de los principales logros de este disco.

-Javi Vox [guitarrista] decidió abandonar el grupo. ¿Cuáles fueron sus razones?

-Todos: Pues no lo tenemos muy claro. Second funcionamos mucho como grupo y si uno deja de sentirse a gusto... Él tomó esa decisión y nosotros la respetamos. Hubo algunas discrepancias en la manera de llevar el grupo, de no ir en la misma línea. Cada uno es libre de elegir su camino. Ha sido una pieza importante en el grupo y desde aquí le deseamos lo mejor del mundo.

-Si no me equivoco, en noviembre de 2017 ofrecieron su último concierto -con la Orquesta Sinfónica Región de Murcia-, luego grabaron la canción 'No Quick Fix' para el disco de homenaje a Nada Surf, un cava por Navidad y... a por 'Anillos y raíces'.

-F: No te equivocas. Y eso nos ha permitido dedicarle tiempo y poder experimentar bastante, creo que es el disco que más bocetos de canciones hemos manejado. Había cosas de todo tipo. Hemos investigado, no hemos desechado o aceptado las canciones de principio, la mayoría las hemos trabajado bastante hasta que al final ya tuvimos que decantarnos para que el disco tuviera una cohesión.

-N: Las primeras semanas de concentración, empezábamos a ver canciones y una de las primeras era un tema que yo lo veía claramente como un single, con un ritmo un poco 'This charming man' (The Smiths), unas notas muy alegres, la melodía que había encontrado Sean era cojonuda... Si lo hubiéramos seguido trabajando creo sinceramente que teníamos un hit claro, una bonita canción de escucha fácil. Y... pues no. Al final pasamos de él.

-F: La verdad es que tengo la sensación de que se ha quedado fuera otro disco, que tal vez hubiese tenido más éxito.

 

Fotos

Vídeos