«Me niego a pensar que todo está perdido»

La cantante y compositora Sole Giménez./
La cantante y compositora Sole Giménez.

Sole Giménez hablará mañana en Murcia de sus preferencias musicales junto al periodista Toni Garrido

Antonio Arco
ANTONIO ARCO

«Es muy gratificante ver cómo una canción tuya provoca un suspiro, una sonrisa o una lágrima», dice Sole Giménez (París, 1963). Y lo dice, esta cantante y compositora fuertemente vinculada a Yecla, con esa privilegiada voz suya. Su voz: se impone en el espacio y en el tiempo cuando la utiliza para cantar-acariciar-lamentarse. La voz de Sole Giménez es un don. Ella utiliza esta palabra cuando se refiere a las cosas hermosas que te regala «la naturaleza», y ahora vive un tiempo de regalos; el mejor de todos, su nuevo disco, 'Mujeres de la música'. Un disco con diez canciones -'El talismán', de Rosana; 'Hasta la raíz', de Natalia Lafourcade; 'Alguém me avisou', de Dona Ivone Lara; 'La flor de la canela', de Chabuca Granda; 'Vivir', de Rozalén; 'Amores', de la irrepetible cantautora murciana Mari Trini...- del que se siente «muy satisfecha porque creo que el resultado ha merecido la pena». Sole Giménez -¿cómo no volver de cuando en cuando a su interpretación, a dúo con Joan Manuel Serrat, de 'Pendiente de ti'?-, participará mañana en Murcia, a las 19.00 horas, en el auditorio de la Fundación Caja Mediterráneo, en el encuentro titulado '¿Por qué escuchamos siempre la misma música?', en el que también participan el periodista Toni Garrido, los publicistas Toni Segarra y Gonzalo Madrid, y Tom Kallene 'El sueco'.

Sole Giménez, qué curioso, reconoce, humildemente, que a veces tiene la sensación «de estar empezando. Sé que la gente me conoce desde hace mucho tiempo y que, en ese sentido, tengo bastante terreno ganado, pero en otros estoy como... '¡hola, soy Sole Giménez y soy cantante!'». Se niega a acomodarse. También a que el desánimo la venza; si éste llega, lo recibe cantando y así lo enamora. Ayer estaba encantadora. «'Mujeres de la música' está gustando mucho a las personas que se están acercando a estas canciones. El público me está dando muchísimo cariño, y eso es algo que a mí me compromete a no defraudar a nadie, hablo artísticamente, y a entregar mi corazón en cada cosa que hago: componer, preparar un nuevo disco, cada concierto que doy...».

Encuentro-debate
'¿Por qué escuchamos siempre la misma música?'.
Participan
Sole Giménez, Toni Garrido, Tom Kallene 'El sueco', Toni Segarra y Gonzalo Madrid.
Dónde y cuándo
Auditorio de la Fundación Caja Meditérraneo, en Murcia. Mañana a las 19.00 horas.

Defensora de la alegría como arma con la que moverse sin estridencias por el mundo, aunque suyo es el tema 'Tan sola' -«...tengo dudas, tengo frío y miedo de escuchar tanto silencio...»-, apuesta siempre por el optimismo, «porque a pesar de tantos problemas a los que hoy nos enfrentamos los músicos en España, es muy gratificante ver cómo una canción tuya provoca un suspiro, una sonrisa o una lágrima. Como tengo un buen trabajo, a pesar de las circunstancias en las que nos movemos ahora, y también salud, me considero muy afortunada».

Y que quede claro que, tras estos días «pasados por agua» tan intensos que hemos vivido, a Sole Giménez -«escucho mucha música en el coche, o cuando estoy sola en casa, porque me gusta paladearla como el buen vino»- no le dan miedo ni los rayos, ni los truenos. «Son más peligrosas algunas personas, más capaces de hacer daño», advierte. Hoy tiene uno de esos días en los que, como ella dice, «estás más positiva y haces el esfuerzo de no fijarte tanto en lo malo que sucede, porque hay tanto malo que a veces te desesperas, y eso hay que evitarlo...».

-¿Se tiene algo prohibido?

-Totalmente prohibida la rutina.

A pesar de todo

-¿A qué se niega usted?

-Yo, como Fito Páez, a pensar que todo está perdido. Es el mensaje más bonito que se pueda dar: ¿quién dice que todo está perdido, que no hay esperanza? Si yo entrego mi corazón, ya hay esperanza.

-También existe la posibilidad de que lo ofrezca y se lo partan.

-Da igual, hay que superar que pueda pasar eso. ¿Vamos a dejar de ser honestos por miedo?, ¿vamos a dejar de intentar relacionarnos con sinceridad por miedo?, ¿vamos a dejar de darnos a los demás sin prejuicios por miedo? No. ¿Qué quedará entonces, cuando los miedos nos puedan?

-¿Y muy claro qué tiene?

-Que la felicidad consiste en dar, entregar, compartir y en, a pesar de todo, amar.